sábado, 31 de diciembre de 2011

MAÑANA SERÁ OTRO AÑO


Se agota este año de pesadilla pasando el testigo a un año nuevo que no promete mejores sueños. En “Única mirando al mar”, el costarricense Fernando Contreras plantea la necesidad de generar sueños e ilusiones incluso para los que viven en y del estercolero, pero parece que en España hemos aparcado la lírica en favor de los parámetros económicos y apenas nos queda otro recurso que soportar resignadamente lo que nos ha de llegar, entregados, sin un atisbo de rebeldía. ¿Si los males no son remediables para qué aplicar terapias de complacencia? Esa parece la interrogante vital con la que el flamante ministro de Economía, Luis de Guindos, parece haber llegado a su ministerio. Después del espejismo de los “brotes verdes” que nunca brotaron, llega este sofista de “inteligencia práctica” y nos abre en canal con las perspectiva de que el año que entra será aún peor que el que se va… ¿Virgencita, Virgencita, déjanos como estamos?

De Guindo nos desea un próspero año nuevo con recesión, recorte inicial de 4000 millones y más paro, sin dejarnos resuello para la esperanza y sin la posibilidad remota de que podamos levantar el vuelo. Si el mal es tan irremediable, ¿para qué queremos un ministro de Economía? Un amigo que se mueve en las alturas y que opina desde una plataforma digital, me asegura que el ministro, pese al fatalismo de sus palabras, ha sido prudente, cauto y diplomático, porque lo peor se lo ha guardado para ir administrándolo poco a poco y evitando el dolor de una intervención sin anestesia: “Se recibiría muy mal en los mercados europeos que dijeran la verdad de lo que se han encontrado los nuevos ministros… Mariano Rajoy ha pedido el gota a gota para la administración de las malas noticias y, predicando con el ejemplo, ha hablado de recortes de 16.500 millones y no de 28.000”. O sea, que De Guindos se ha quedado corto en su vaticinio y mi amigo asegura que aún no ha salido a superficie la punta del iceberg.

¿Y qué puede ser peor que entrar de nuevo en recesión, recortando entre 16.500 y 28.000 millones, mientras crece el paro, se reducen aún más los créditos y prácticamente desaparece la pequeña y mediana empresa? Me explica que el gurú de la economía mundial y premio Nobel, Nouriel Roubini, segura que “la economía española no va a entrar en recesión porque lleva mucho tiempo en recesión, y la situación es tan extrema que el nuevo Gobierno no tiene recursos para realizar un cambio importante a corto plazo”. Roubini, que vaticinó la crisis un año antes de que explotara, asegura que el tiempo que perdió España negando la evidencia fue el desencadenante de la agonía actual. “España está tan lastrada por su situación que apenas tiene posibilidades de escapar del rescate en dos años…”

Bueno, mirémoslo en positivo porque en 2012 la solución estará más cerca. Mientras tanto asumamos solidariamente una situación que no puede caer exclusivamente sobre la cabeza de los más desfavorecidos. Si tenemos que apretarnos el cinturón, hagámoslo los que todavía tenemos cinturón… ¡Y próspero año nuevo!

miércoles, 28 de diciembre de 2011

INOCENTE, INOCENTE


Hoy es el día del cliente de la CAM que depositó 36.000 euros en un fondo de inversión hasta el año 3000 y que, por no haberse leído la letra pequeña, no podrá recuperarlo hasta dentro de 982 años… Urdangarin (sin tilde), también se considera “inocente, inocente y víctima de una conspiración”. Es verdad que todavía no está imputado y que, hasta ahora, todas las sentencias condenatorias son callejeras, pero el goteo de informaciones que cada día se conocen, sin rectificación ni matización de parte, dejan claro que el juez que instruye el sumario se lo está tomando con calma y está haciendo con el yerno del Rey una excepción que deja en evidencia la imparcialidad de la señora con los ojos vendados. El Rey dice que “todos somos iguales ante la Justicia”, pero, sin pretender corregirlo, yo creo que todos somos iguales ante la ley, porque la Justicia es otra cosa.

Cada nuevo capítulo añade pólvora al fuego de una situación que va de mal en peor para el yerno- cuñado-esposo, para la esposa-infanta-hermana y para la Familia Real que, al parecer, conocía las andanzas del afortunado matrimonio. No olvidemos que la hija del Rey, además de sentarse en el consejo de administración, levantando actas como secretaria, era propietaria del 50% de la empresa y los pingües beneficios que el asunto generaba iban a la buchaca común, aunque el único imputado sea Diego Torres, secretario personal de las hijas del Rey, tercero en discordia y, hasta ahora, único chivo expiatorio.

La propia Casa Real no parece creer en la condición de “inocente, inocente” y además de calificarlo de “poco ejemplar”, aclara que en 2006 detectaron las atípicas actividades mercantiles de Urdangarin y le aconsejaron dejarlas y alejarse, camino de Washington, para ocupar el puesto dorado que le habían conseguido como altísimo ejecutivo de Telefónica, la empresa que quiere poner a diez mil de sus empleados en la calle. Lo que no se sabe es si, además de buscarle el enchufe americano, la Casa Real movió ficha para que la Justicia tuviera acceso a las primeras indagaciones sobre un caso que, aunque circunscrito exclusivamente a las responsabilidades del matrimonio, afecta de lleno a la institución monárquica. Hasta ahora, la Casa Real no ha dicho nada de la esposa-infanta. Tiempo habrá para verificar lo iguales que somos todos ante la Justicia.

Si desde 1996 conocían los trapicheos de Urdangaarín &Company (digámoslo así) tardía parece la reacción de la real familia, pese a que, como se ha visto ahora, tuvo un conocimiento muy madrugador de las hazañas del Midas. Hasta que la marea de espeso chapapote no llegó a la opinión pública, la Casa Real prefirió ponerse de perfil y sólo cuando el caso se hizo clamor popular, decidió dar unos pasos tan necesarios como tardíos. El mensaje del Rey, es verdad, marcó distancias y equilibró balanzas con alusiones clarísima, aunque no podemos olvidar que Urdangarin no ha salido de la categoría de “presunto” y no se puede ser presunto y real al mismo tiempo. No se si me entienden.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

ESO, FELIZ NAVIDAD


Mi abuela Cornelia, la mujer más sabia que he conocido, decía que las navidades se oxidan y se entristecen con el tiempo y sólo ilusionan a los niños. Así parece, aunque sigamos aferrados a una liturgia que se adentra cada día más en lo pagano y comercial. Las navidades se entristecen porque, en un corre turno imparable, los nietos pasan a padres, los padres a abuelos y los abuelos… Con los años van faltando los soportes familiares de nuestra infancia y es imposible suplir en la memoria los huecos de la mesa. Año a año, las navidades van llenándose de ausencias, de nostalgias y añoranzas que suelen acabar en melancolía. Los niños no tienen la memoria lastrada y al carecer de recuerdos tristes la viven en plenitud, con la fuerza que en ellos perdura de su cercana natalidad.

Internet ha suplido al cartero y sólo unos cuantos amigos permanecen fieles a la tradición del envió de cartas, tarjetones y postales. Todo lo demás es marketing, pamplina y política comercial. Nada. Durante los últimos años he recibido “los mejores deseos” de gente a las que ni siquiera conozco, parlamentos y gobiernos autonómicos, Congreso, Senado, Tribunal Constitucional, bancos y cajas, instituciones que me habían incluido en el listado de su protocolo, asociaciones, federaciones, la práctica totalidad de los ayuntamientos de Extremadura, medios de comunicación... Fuera del bullicio político, este año no ha llegado ni la de HOY. La verdad es que no respondía a ninguna porque sabía que nadie me las enviaba. Llegaban cargadas de vacíos, como las amables misivas que recibimos de los candidatos en vísperas de elecciones. Al recobrar el paisanaje y el peatonaje, me han llegado las de verdad, las de siempre, las que espero. Las otras nunca llegaron. Lastres fuera, ausencias que se agradecen.

La crisis, -ay, la crisis-, nos ha privado de las avanzadillas tradicionales de la televisión y este año se ha quedado en casa la muñeca tonta que lleva toda la vida aproximándose al portal. Mejor. Tampoco ha venido el fulano con la mochila que volvía por Navidad y ha faltado, lógico, el turrón más caro del mundo. ¿Han oído el “queremos turrón, turrón, turrón? ¿Han visto a la buenorra en moto, con la chupa de cuero, que buscaba a Jacq´s? Este año ha sido de “eau de toilettes”, con tipas famélicas y quebradizas que nos salpican con fragancias de nubes parisinas. O sea, con polución. Por faltar incluso ha faltado el cava de las burbujitas, el que se gastaba un montón de pasta para decirnos que se gastaba un montón de pasta. La estrella ha sido una corrala en la que la compañía telefónica de Urdangarin celebra asamblea de vecinos, a cada cual más tonto. Hay uno que lleva todas las navidades con un borrego al hombro…

Que los niños la vivan, que la disfrute el que pueda y que la mala suerte se aparte y de un respiro a los que necesitan un poco de suerte. Sólo pensando en mañana podremos abrigar un poco de esperanza para cinco millones y medio de paisas que no están para muchas celebraciones. Con todo, feliz Navidad y próspero año nuevo. Ya veremos, ojala.

LA OTRA CARA DEL DEBATE


De cuando en cuando las cámaras se dirigían a Zapatero, que seguía el debate con la misma cara que cuando asistía a las cumbres europeas o a los encuentros internacionales, alelado, ausente, aburrido, sonámbulo, con pinta de no entender nada y el rictus de pasmado. En alguna de las tomas me recordó a Gabino Diego en su genial interpretación de “El rey pasmado” cuando, por fin, consiguió ver en vivo y en directo el trasero desnudo de una señora. Zapatero estaba contando nubes, porque él es intangible y, como la Tierra, también pertenece al viento. Posiblemente sus escasas luces no le dejen ver el abismo que ha abierto a nuestros pies y si su indigencia intelectual es la que refleja su rostro, hasta puede que se vaya con la satisfacción del deber cumplido, a pesar de haber retrasado el reloj más de veinte años. Pobre hombre y pobre país el que se pone en manos de un pobre hombre.

No utilizó Rajoy la famosa frase de “sangre, sudor y lágrimas” de Giuseppe Garibaldi (que después usaron Theodore Roosevelt y Winston Churchill), pero el rosario de propósitos inmediatos que dejó sobre la tribuna bien podía resumirse así. No se alteró, no hizo aspavientos, no se incursionó por el terreno del histrionismo ni enfatizó con la odiosa solemnidad de su predecesor, pero cada punto y aparte era un mazazo al estado de bienestar, porque no va a dejar títere con cabeza para poder zurcir, a la desesperada, los costurones que han ido abriendo durante ocho años de zafarrancho. Mal lo tiene Rajoy y mal lo vamos a tener todos porque tras las alegrías etílicas de las noches de jarana llegan las vomiteras de las resacas. En ellas estamos.

El zapaterismo es historia, pero no hay que pasar página porque todos vamos a pagar, durante años, la lección que no quisimos aprender a tiempo, confiando nuestro pasado, nuestro presente, nuestro futuro a tahúres que pierden incluso con las cartas marcadas, a trileros a los que se les caen los dados huecos. La ruina que esta gente ha quedado es tan descomunal que hasta puede que nos acordemos piadosamente de ellos cuando Rajoy, sin tiempo para anestesias ni contemplaciones, comience a dar vueltas al torniquete con medidas de choque, aplicando una economía de guerra a todos, porque unos pocos quisieron vivir en el país de las maravillas. Y lo peor es que se van con la garantía de una parcela en el edén para, con el riñón bien protegido, dedicarse de por vida al noble arte de contar nubes. Tienen mucha práctica.

El debate fue pobre, de aliño y resignación. La oposición carecía de argumentos y de fuerza para contraponer un modelo diferente, porque todos son conscientes de que no hay caminos alternativos. Rubalcaba, la cara más pétrea del universo político, incluso se permitió el lujo de ser generoso y condescendiente, cooperante y solidario, coincidiendo en diagnósticos y medidas, como si acabara de descender en un paracaídas, incontaminado, y no tuviera nada que ver con la sangría a la que un Rajoy convencido intentaba poner remedio. Lo mejor fue ver a Zapatero levantarse de su asiento.

domingo, 18 de diciembre de 2011

ASUNTOS PENDIENTES


Tenemos la convicción de que Rajoy afinará el violín económico apretando todas las clavijas que impone la UE y sabemos que acabaremos pagando los tiestos rotos de estos años de locura en los que han hecho piras con el dinero publico. Todavía, hasta el 21, habrá candelas en cada BOE. En la bolsa no van a dejar ni polvo y como de donde no hay no se puede sacar, el nuevo Gobierno entrará regalando zarpazos de oso. La cuesta de enero va a tener más pendiente que el Mortirolo y, como suele ocurrir, los más afectados serán los más necesitados. El único problema que puede tener Rajoy es que antes de dar vueltas al torniquete de las economías privadas, debería suprimir de la administración pública un montón de instituciones que no sirven para nada y que nos cuestan miles de millones de euros.

Además de mirar con lupa el sistema autonómico, con sus múltiples regalías y estupideces, (71 embajadas tiene Cataluña repartidas por todo el mundo), creo que urge buscar acomodo a las competencias de instituciones prescindibles, como las diputaciones; acabar con el nuevo monstruito que está creciendo en las mancomunidades; supervisar el presupuesto de la Casa Real y cerrar con siete llaves mostrencos costosísimos como el Senado. El papelón de la llamada Cámara Alta, de la que apenas ha trascendido nada que no sea su inutilidad o sus gastos estúpidos, como los 350.000 euros de los traductores, los 600.000 euros de la “adaptación” de su cocina o el más reciente, los 417.000 euros para colgar en sus paredes los retratos de 34 políticos, es injustificable en un país con cinco millones de parados y en rampa de salida hacia la quiebra/rescate. La mejor reforma que podemos hacer del Senado es colgar en su puerta el “cerrarlo por defunción”. En la República ya lo hicieron y Franco no lo abrió.

El desprestigio del Senado se ha materializado el 20-N pasado en los 2.17 millones de sufragios que ha perdido entre votos nulos y blancos, y en las declaraciones de muchos de los senadores que señalan abiertamente su inutilidad: “No sirve para nada. Es ridículo en un contexto de recortes de gasto público. Su única utilidad es que los partidos coloquen a 266 personas que no caben en otro sitio”. “Es un “inem” para políticos, donde nos gastamos 56 millones de euros anuales”. Anasagasti asegura que “el Senado es un estorbo, algo que no vale para nada. Revisamos cientos de textos para cambiar una coma que finalmente también puede ser suprimida en el Congreso”.

El Senado, un lujo insostenible, con 266 senadores, altos sueldos, dietas, despachos, taxis, transporte, móvil, seguros, ordenador, plan de pensiones… y casi 500 trabajadores en nómina, sirve para alimentar la chistografía entre la propia clase política que se refiere a él como “el valle de los caídos” o “el cementerio de los elefantes”. En el seno de los partidos mayoritarios buscan su reforma para transformarlo en una cámara de representación territorial, pero eso es vestir al muerto y buscarle funciones inútiles a un órgano que después de 35 años se ha declarado innecesario y constitucionalmente incompetente para todo. Para todo menos para gastar millones de euros.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

PRÁCTICAS TORTICERAS


Le exigua mayoría que el Partido Popular tiene en la Asamblea de Extremadura más la abstención cómplice de IU, le permite cierta ventaja en los tiempos parlamentarios, pero, hasta ahora, en treinta años de democracia, nunca se había usado la mayoría, ni siquiera las reiteradas mayorías absolutas, para torcer el brazo a las normas habituales, descendiendo a prácticas torticeras, para limitar los derechos de la oposición. El Parlamento no puede enmudecerse con argucias ni estrategias oportunistas, -en las que evidentemente están de acuerdo PP e IU-, porque eso desvirtúa su función, lo devalúa y hace injustificable el enorme coste económico que tiene. Ya está bastante desprestigiada la clase política para que ella misma se desnude ante los focos, demostrando que los sesenta y cinco diputados, casi todos liberados con un sueldo muy generoso, no sirven de nada porque se zancadillea su función desde la propia Cámara.

Como se sabe, contra los Presupuestos presentados por la Junta se han registrado dos enmiendas de totalidad, una del PSOE y otra de IU. Si prospera cualquiera de las dos, los Presupuestos son rechazados por la mayoría absoluta de la Asamblea. Hasta ahora, todos los grupos de oposición que presentaban enmiendas de totalidad podían agruparlas, repartiéndose los tiempos de la defensa o defenderlas por separado. Las votaciones se hacían después de haberlas debatido todas. Ese respeto al parlamentarismo se puso de manifiesto incluso en la etapa más dura de Ibarra, cuando llegó a tener 39 de los 65 diputados. Ahora el PP, a la primera y con la abstención de IU, que “ni quita ni pone rey, pero ayuda a su señor”, ha hecho una interpretación torticera del reglamento, para poner al PSOE en la tesitura de elegir entre defender su enmienda de totalidad o votar la de IU, restringiéndole su derecho para optar por las dos opciones.

La Mesa de la Asamblea ha articulado el debate presupuestario de tal forma que en primer lugar se escuchará la enmienda de IU, votándola a continuación, antes de que se debata la del PSOE. ¿Qué puede hacer el PSOE? Si vota la enmienda de IU, los Presupuestos son rechazados y no puede defender la suya, porque es absurdo posicionarse contra unos Presupuestos “muertos”. Si quiere defender su enmienda no puede votar la de IU y, en justa reciprocidad, lo más normal es que IU tampoco vote la del PSOE, con lo que las dos enmiendas, una con tres votos y otra con 30 se rechazarían. Me malicio que miel sobre hojuelas porque eso es exactamente lo que quieren PP e IU. Uno salva sus Presupuestos y el otro salva la cara, escenificando un distanciamiento del PP y defendiendo un rechazo que en el fondo no quiere. ¿Tartufo o Maquiavelo? Pinocho.

Puede parecer una trampa muy ladina, pero la democracia se resiente con estos juegos malabares. En treinta años todos los grupos han podido defender sus enmiendas y votar las de los demás. No es momento para montar el teatrillo de marionetas porque la gente no sabe si apretarse el cinturón o bajarse los pantalones para c… en las muelas de algunos listillos.

domingo, 11 de diciembre de 2011

HASTA QUE BROTE LA SANGRE


Hay normas que por estar impresas en el sentido común no necesitan ser escritas porque si tuviéramos que legislarlo todo, acabaríamos contando las veces que respiramos. ¿Es necesario articular un protocolo para establecer que un gobierno en funciones no puede darse homenajes de última hora? Pues parece tan absurdo como necesario, porque la fiesta continúa, derramando millones de euros en cada BOE para, hasta el último minuto, seguir esquilmando las arcas públicas, a cambio de nada y para agradecer a unos pocos los servicios prestados, pero… ¡con el dinero de todos! Alguna norma genérica habría que establecer para que los que tienen un gorrino adosado en el cerebro, no sigan succionando de una teta de la que sólo brota sangre.

En ningún sitio está escrito que una ministra en funciones, a diez días de dejar el cargo, no pueda organizar un periplo turístico para ella y su séquito habitual. Es algo que debería salir de la conciencia, pero cuando ésta es dura de oídos la música no llega, aunque se tenga orejas de elefante. La penosa ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, antes de irse ha querido darse un homenaje y aprovechando el último tren que le queda, se ha ido a México, Nueva York y Moscú, para asistir a diversos eventos culturales. En México estuvo en una gala cinematográfica y en Nueva York ha descansado unos días, hotel de cinco estrellas, por el encomiable afán de estar presente en una exposición monográfica de Sorolla. Después voló hasta Moscú porque, infatigable hasta el último aliento, quiso estar presente en la clausura del Año Dual (¿?) y, de paso, regalar su presencia en una actuación en el Bolshói. En Moscú, en justa correspondencia a su esfuerzo, ocupó varias habitaciones en el hotel más caro, donde se reservó una suite de lujo, a razón de 1.200 euros/noche. Antes de irse habría que darle la medalla del trabajo…

¿Tenemos que regular los negocios particulares de algunos miembros de la Familia Real para impedir que a su sombra se cometan abusos? Pues parece que sí, que hay que hacerlo porque ahí están los tiros libres del señor Urdangarín y su esposa, montando un lucrativo negociete de influencias para llevárselo calentito. ¿Qué la esposa, pese a ser dueña del 50% del negocio no sabia nada? ¡Ah, bueno, pues usted perdone, aquí no ha pasado nada! ¿Hay que creerse también que es la diabólica casualidad la que ha hecho que la hija mayor de los reyes, presidenta de la Special Olympics, conceda el galardón anual de esa fundación a la Fundación Mapfre, en la que trabaja como directora de proyectos? El galardón deberá pasárselo doña Elena de una mano a otra, ya que es ella la que lo entrega y la que debe recibirlo. Doble mérito el suyo.

¿Debemos articular una ley para que los gobiernos en minoría se bajen de la prepotencia y pacten sus decisiones con la oposición? Parece innecesario porque el sentido común debería ser la ley más compartida y aceptada, pero.... A base de legislar, acabaremos todos con un sensor en el culo, para controlar los gases de efecto invernadero.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

BODRIO PRESUPUESTARIO


Yo creo que Antonio Fernández, consejero de Economía y Hacienda, y José Luis García Macías, secretario general de la consejería, que ya fue director general de Presupuestos con Ibarra, saben de economía y saben de presupuestos, aunque el bodrio final que han presentado en la Asamblea parezca fruto de un cortar y pegar, un suma y sigue de los papeles que han elaborado en cada una de las consejerías. Ha saltado la liebre de la improvisación por el chiste de los 22 millones de euros que dejaban tiritando a la Universidad y que ha puesto en evidencia que ni el presidente, ni la vicepresidenta je, je, je, ni el consejero se molestaron en echar una ojeada a lo que habían remitido desde la Consejería de Educación y Cultura, a la señalan como responsable última del desaguisado... ¡Ya encontraron la pagana!

Si con esta ligereza e improvisación elaboran la que pomposamente viene llamándose “ley principal”, que Dios nos proteja cuando se dediquen a asuntos de menor rango. ¿En qué tejado está la pelota? El consejero de Economía y Hacienda, echando balones fuera, señala a la de Educación, pero finalmente ¿quien es el responsable de la elaboración de los presupuestos, quien ha estado hablando desde hace meses de ellos, quien dijo que se presentaban y que no se presentaban porque faltaban datos, quien fue a Madrid para despejar dudas y quien los llevó personalmente a la Asamblea, donde los calificó de “rigurosos, eficaces y solidarios”? Con un mínimo de coherencia, responsabilidad y decencia política, ya deberían estar algunos ceses o dimisiones encima de la mesa, porque el ridículo es de redoble de tambor, aunque si por fin son retirados o rechazados, es de suponer que se muevan sillas y sillones

Como no cuestiono la capacidad del consejero de Economía y Hacienda, creo que si hubiera repasado el borrador que le remitieron desde Educación y Cultura, habría detectado el fallo espectacular de reducir 3.600 millones de pesetas del capítulo de la Universidad, institución a la que pertenece y a la que prácticamente liquidaban. No olvidemos que esos presupuestos fueron aprobados en el Consejo de Gobierno. La consejera, elegida como cabeza de turco, tiene muy acotado el campo de la Educación, que lleva César Diez Solís. ¡Apañada está la titular de Educación y Cultura si espera que ciertos personajes, expertos en desaparecer en los momentos de dificultad, den la cara o tengan un gesto de dignidad política! ¿Y el director general de Universidad?

Los consejeros pueden enviar a Economía y Hacienda sus previsiones, sus sueños o pretensiones, pero la responsabilidad última de los presupuestos cae fuera de su ámbito. La primera en la frente, Antonio Fernández y todo su largo aparataje de técnicos y asesores, se han puesto en evidencia porque en treinta años de autonomía nunca se habían presentado unas cuentas tan improvisadas, tan poco cotejadas y de perfil tan ligero. Que después de haber jugado electoralmente con los Presupuestos, catalogados por la vice je, je, je, “como austeros, reales, equilibrados…”, se tengan que retirar porque no tienen ni pies ni cabeza… ¿Son irresponsables PSOE e IU por rechazar semejante bodrio presupuestario? Eso dice Monago.

sábado, 3 de diciembre de 2011

IZQUIERDA DESUNIDA


Cayo Lara, coordinador general de IU, mantiene abierta la herida por la que le supura la rebelión de su organización en Extremadura y ya se ha hecho pública la primera ruptura en el seno de la misma, con la dimisión de la mitad de los miembros de su presidencia regional. Demasiado han tardado, demasiada paciencia han tenido ante el desnorte y la indefinición de sus tres diputados autonómicos, a los que acabarán tocando el himno del PP al entrar en la Asamblea. Pedro Escobar, cuestionado dentro y fuera de la coalición, no creo que tenga resuello para aguantar así toda la legislatura. Y Víctor Casco no parece muy contento con la dieta de madera que le imponen, haciéndole tragar palos de fregona todos los días. A partir de junio pueden convocarse nuevas elecciones y, si eso ocurre, los tres se quedarán colgados de la brocha e IU, aún con otros candidatos, puede verse de nuevo fuera de la Asamblea. A tiempo.

En la IU extremeña hay algo que chirría porque dentro de una organización política estatal tienen difícil acomodo los comandos independientes que llevan el paso cambiado. Es imposible armoniza el interés general con el “yo hago lo que me sale…”, ya que eso supone, además de romper las reglas del juego, jugar a la gallinita ciega… ¿A cambio de qué? A Pedro Escobar le molesta que le hablen de “la pinza PP/IU” porque posiblemente no exista, pero “por sus votos los conoceréis” y si es palmípedo, tiene pico de gaviota, grazna como una gaviota, vuela como una gaviota y salta de roca en roca, lo más probable es que sea una gaviota. Si tan seguro están los tres diputados autonómicos de sus determinaciones, lo más honesto sería bajarse de una IU que rechaza sus decisiones y subirse a una organización propia que les permita ir a su bola.

IU nacional ha dado la espalda a la federación extremeña, abandonándola a su suerte, desvinculándose de ella durante la pasada campaña electoral. Y Cayo Lara ha avanzado que “ni en Andalucía, ni en ningún otro sitio se repetirá lo de Extremadura”. Si la organización nacional los margina y las disensiones internas comienzan, incluso con calificativos de “melones podridos”, ahí tienen algo peor que una “falta de comunicación”. Lo que no pueden negar es que hay una ruptura manifiesta entre lo que ellos hacen y lo que IU cree que hay que hacer y la dimisión de ocho de los quince vocales de su dirección es un aldabonazo que deberían escuchar y analizar. Cayo Lara y Pedro Escobar parecen no pertenecer a la misma organización política y eso deja a Escobar en un desequilibrio imposible de mantener durante mucho tiempo ¿Quién tiene razón? La mejor manera de saberlo es que cada uno siga su camino porque también existe el divorcio en política y no es bueno forzar una convivencia imposible.

De todos modos, la ruleta sigue girando y los acontecimientos vendrán sin que los llamemos. No hacen falta dotes adivinatorias para saber que en junio IU dejará de marcar el tiempo, comenzaremos a oír otra sinfonía y, seguro, habrá músicos que para el chunda, chunda, no encuentren su instrumento.

EL COMPLEJO DE EDIPO


Decía Madariaga que “en política el complejo de Edipo suele cumplirse siempre, porque si el hijo no mata al padre, es el padre el que mata al hijo”. Sófocles lo apuntó en su “Edipo, rey”, donde se recordará que la agresión inicial partió del padre contra el hijo, al que mandó degollar al poco de nacer. Finalmente fue el hijo el que acabó con la vida del padre y esto es lo que ha quedado en la memoria del espectador. La recreación del drama se hace a diario en múltiples escenarios y en Extremadura -al margen del Teatro Romano, donde ya aburre por reiterativa-, sube al escenario nuevamente, ahora con la interpretación estelar de Rodríguez Ibarra, empeñado en “degollar” a Vara, su hijo. Veremos como transcurre la segunda parte del drama, porque si sigue el libreto de Sófocles, el Oráculo acabará imponiendo su vaticinio.

Creo que Vara lo debe estar pasando muy mal porque su sentido de la lealtad, su fidelidad y el reconocimiento hacia su mentor y padre político, le impiden levantar el brazo contra él, pero cuando falla la reciprocidad en los afectos, estos suelen deteriorarse en las dos direcciones. Ibarra, que se conoce poco, ignoró su instinto depredador cuando dijo aquella tontería, una más, de querer ir sentando en la parte trasera del autobús. Tarea imposible para alguien como él, acostumbrado durante veinticinco años a caminar bajo palio y recibiendo el aplauso tornadizo de una plebe que las mismas velas que a dios se las pone al diablo. Los que conocemos a Ibarra sabíamos que los buenos propósitos tenían fecha de caducidad, porque él no soporta la condición de actor secundario y es capaz de romper las vidrieras de Gaudí para seguir acaparando la atención en el centro del escenario

Empeñado en la tarea de dirigir el mundo, jamás soportó que Vara le ofertara lealtad, pero sin hacer seguimiento de su descaro, demagogia, impudicia, grosería y oportunismo. No quiso ver que Zapatero había cavado la tumba del PSOE y que el electorado esperaba, con la navaja entre los dientes, la primera oportunidad para pasarle factura. Y tampoco quiso ver que, pese a todo, Vara salvó en Extremadura los muebles del partido. Mientras en casi todas las comunidades el PP lograba mayorías absolutas, aquí sólo consiguió dos escaños de diferencia, necesitando la complicidad de IU para poder gobernar. ¡Ay si en aquella ocasión se hubiera presentado Ibarra!

Ahora Ibarra vuelve por sus fueros, salta del asiento trasero en marcha y da un volantazo, pretendiendo que el coche se estrelle con Vara dentro, porque no soporta que en el seno del PSOE se le respete, se le escuche y se valore su moderación de cara a una renovación en la que él no cabe. A Edipo nuevamente le busca la yugular su padre.

A la postre y después de tanto cuento y tantos humos, Ibarra se descubre como un puñetero “rompecristales”. Especie muy necesaria para los cristaleros.

sábado, 26 de noviembre de 2011

PARA ENMARCAR


Un vecino, alborozado, me ha invitado a ver el nuevo cuadro que, en lugar preferente, ha colgado en su despacho. Se trata de una copia amplificada, enmarcada y protegida con cristal, del BOE del 22 de noviembre, notificando el cese de Zapatero como presidente del Gobierno: “Esto no lo cambio yo ni por un Picasso, este es el paisaje más bonito que he visto en mi vida”. Sí, Zapatero, sus dos vicepresidentes y los 13 ministros cesaron el martes pasado, aunque quedan en funciones y, todavía, tienen un mes de recorrido para seguir con sus tropelías, impartiendo doctrina de imbecilidad hasta el último aliento, como así consta en el mismo BOE donde ellos cesan. Si este parto del relevo se prolonga hasta el 22 de diciembre, que nadie dude de que Zapatero vaya a seguir jugando a ser “guay”.

El BOE del pasado martes, además de recoger el cese de todos ellos, publicaba acuerdos aberrantes, tomados por los ya cesados, para beneficiar a los de siempre y como siempre. ¿Puede un gobierno en funciones seguir dando manotazos en las exiguas arcas de un país al que ha arruinado? Me dicen que sí, pero que por pudor, por ética, por estética y por respeto democrático, ningún gobierno provisional lo hace y que, salvo en casos de urgencia extrema o necesidad, todo queda pendiente para que el entrante tome las medidas que considere oportunas. Aquí no. Mientras tengan la playstatión del BOE en sus manos, seguirán escribiendo editoriales memorables. Lo que tal vez no sepa mi vecino es que en el último Consejo de Ministros, Zapatero ha seguido ejerciendo de Zapatero y, contra lo habitual en un presidente y en un gobierno que están en funciones, ha seguido con la cohetería habitual de los últimos años.

Como si nada hubiera pasado el 20-N, el mismo BOE en el que se publican sus ceses, se publican también ayudas por valor de 2´5 millones de euros para organismos que el Partido Popular ha anunciado que va a suprimir de inmediato, como Red.es. ¿Tiene algún sentido y obedece a alguna urgencia dotar con esa cantidad a cinco organismos que están a punto de colgar el “cerrado por defunción? Una parte muy sustancial de ese dinero lo conceden para que esos organismos compren ordenadores de mesa y portátiles. Puede que no tengan tiempo ni para desembalarlos. Eso es deslealtad, pitorreo y ganas de tocar las narices.

Además, cómo no, en su último Consejo de Ministros, ya cesados, conceden 9.200.000 euros para ayudar a unas producciones cinematográficas que suelen recaudar en taquilla menos que en subvenciones. Pero como les pareció poco, lo amplían con otros 2.800.000 euros más “dado el elevado número de solicitudes recibidas”. Todo el mismo día en que Europa nos dio un ultimátum para que aceleremos el traspaso de poderes y arreglemos nuestras cuentas o no sometamos al control con un rescate que parece insoslayable.

La gente del cine debería usar ese dinero para hacer una película de terror, incluyendo en sus créditos a los cinco millones de parados, con un consejo de ministros descojonándose de risa.







miércoles, 23 de noviembre de 2011

RAJOY, LA ESPERANZA


Me confundí por cuatro escaños, porque vaticiné 190 para el PP, pero acerté en todo lo demás, incluido el grupo parlamentario propio para los compis de ETA. Y desde julio vengo repitiendo que el PSOE, “escaño arriba, escaño abajo, se quedaría en las proximidades de los cien”, pese a que las encuestas señalaban hasta 25 más. ¿Es eso una ruina para los socialistas? Si lo comparan con los 202 que han llegado a tener sí, pero si miran hacia abajo verán que el siguiente, CIU, tira cohetes por tener 16 y que otros agotaron el cava por haber conseguido asomar la cabeza con 1, 2, 3, 5, 11 escaños. Cuando en el PSOE hagan una lectura fría y sosegada de los resultados, se darán cuenta de que el bipartidismo sigue operante y que su suelo electoral es firme y duro como el granito de Quintana. Posiblemente nunca más consigan los 202 diputados de Felipe González, pero difícilmente logren bajar de los 110 porque es imposible que vuelvan a coincidir un espécimen tan desastroso como Zapatero y una situación económica semejante. Zapatero es irrepetible.

Si los socialistas quieren llorar allá ellos, pero el castigo recibido no ha sido proporcional al daño que han hecho, con esos gobiernos de zopencos y zopencas que, a su imagen y semejanza, hemos sufrido durante esta pesadilla del memo solemne que descubrió que la Tierra es del viento. Deben poner velas a todos los santos laicos y aconfesionales, para agradecer a su electorado una fidelidad que ningún otro partido tiene. Y deben, claro, cambiar el disco y desprenderse de las costras paquidérmicas de sus antiguallas. Con 110 diputados, a 76 del PP, pero a 99 de IU, el tercero de ámbito nacional, tienen mucha cuerda para recuperar lo perdido, porque está claro que el electorado socialista es bastante mejor que el partido.

Rajoy, que tiene experiencia capacidad y solvencia para arreglar los pufos de Zapatero, ha ganado las elecciones sin perder la compostura, sin creerse un emisario de la divinidad, sin hacer payasadas y sin disfrazarse de nada. Tampoco se dejó deslumbrar como un pardillo por oportunistas de ocasión y vendedores de corbata. Supo estar a las duras, cuestionado incluso dentro del Partido Popular, y en la noche del pasado domingo, demostró el temple de los saben que el viento de la política barre a los supermanes de cartón-piedra. Además, enfatizó su reconocimiento a los que de verdad le ayudaron durante años, a los que trabajaron marcándole rutas, lo asesoraron, argumentaron sus intervenciones y estuvieron a su lado incluso desde la leal discrepancia. Eso evidencia inteligencia y que es un bien nacido. Porque es agradecido.

Rajoy, un hombre tranquilo, no tiene nada que ver con el patanismo, el matonismo, la soberbia, la chulería y el engolamiento fatuo de los que, por haber tenido la fortuna de estar en el lugar oportuno en el momento oportuno, consideran que deben ser entronizados en el olimpo de los dioses. Los mequetrefes sólo pueden hacer políticas mequetrefes. Como tampoco es un vividor de la política, no ha tenido necesidad de abrirse camino a codazos. Ojala cunda el ejemplo.


sábado, 19 de noviembre de 2011

MAÑANA, A VOTAR


Nos han impuesto como cláusula de civismo democrático votar y mañana es el día. Parece que todo está hecho, pero las urnas están para algo y ningún vaticinio sirve hasta que el recuento efectivo determina el único resultado que vale. Antes del 11-M también se daba mayoría absoluta a Rajoy y después ya se sabe lo que ocurrió… El que gane las elecciones se encontrará con una patata caliente, muy difícil de pelar, porque España es observada desde fuera como un funambulita borracho, sobre una cuerda floja y sin la barra de equilibrio. Abajo aguarda el precipicio del paro, la voracidad de los especuladores, la morosidad de la banca, la ausencia patológica de créditos, la desconfianza de Europa y las reticencias de los inversores hacia una España que lleva dos años en caída libre.

Si la UE nos ha dado un respiro ha sido por la proximidad de las elecciones y por la posibilidad, remota, de que con los restos del naufragio podamos anudar una balsa que pueda mantenerse a flote, sin que tengan que lanzarnos salvavidas como a Grecia, Irlanda, Portugal, ¿Italia?... España está en rampa de caída y nos quedan años de “sangre, sudor y lágrimas”. Difícil lo tenemos, porque si desde fuera se nos mira con desconfianza, desde dentro tampoco vamos sobrados de fe en un futuro que nadie cree que comience pasado mañana. No es cosa de chasquear los dedos.

Ha concluido la campaña como suele, sin que nos enteremos de nada, pero a falta de concreciones programáticas, Twister ha sido el gran catalizador de las preocupaciones de la calle y, después del “gran debate”, los tuiteros se desconectaron de la campaña hasta el punto de que en esta última semana, ni Rajoy ni Rubalcaba han logrado despertar a un electorado a medio camino entre el aburrimiento y la resignación. El tema central de esta última semana ha sido la nueva parida de Durán i Lleida, lamentando que Cataluña “tenga más Mohameds que Jordis”, la catalogación de Bertin Osborne de “gilipollez” a los del 15-M y, sobre todo, la portada de una revista, mostrando las carnosidades de Terelu Campos.

Para bien o para mal, incluso las vacas sagradas del columnismo patrio mojaron sus plumas en menta para referirse a las tocinetas que lucia la presentadora de televisión, mientras que Rajoy, Rubalcaba, Rosa Diez, Cayo Lara… se desgañitaban buscando una atención que nadie les prestaba y adquirían la condición de secundarios, desplazados al rincón de las anécdotas. Con cinco millones de parados, con lo que tenemos encima y con lo que va a caer encima de lo que ya tenemos, el desinterés de las redes sociales es un reflejo del desinterés de la calle. Al margen de lo que ocurra mañana, esta desconexión entre la política y el electorado debería ser otro motivo para la reflexión. Si con problemas reales el electorado percibe que los políticos son el problema o que sólo aportan soluciones ficticias, aquí tenemos otro motivo de preocupación. Mal asunto es que Terelu, con sólo insinuar sus atributos, barra a los políticos como hojarascas y que la gente quiera más mamas y menos mamones.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

DE ERROR EN ERROR


Hace mucho que vengo escribiendo que, después de Zapatero, el mayor error de los socialistas ha sido seguir el señalamiento de su dedito y aceptar la nominación de Rubalcaba como candidato, pero en el PSOE van como pollos sin cabeza y necesitan darse un testarazo mayúsculo para que, a partir de ahí, comiencen a considerar la necesidad de una catarsis que les haga recuperar credibilidad, orden y musculatura electoral. Si su situación se la deben al deambular de Zapatero y a sus compis de jarana ¿cómo pretenden que el electorado deje de pensar en Zapatero poniendo a Rubalcaba? ¿Qué ha hecho Zapatero que no haya hecho Rubalcaba? Lo desarticulado que está el PSOE se evidencia en la aceptación de un Rubalcaba que, más de lo mismo, además es más feo. El “efecto Rubalcaba” sólo ha existido en la cabeza de los socialistas, porque el electorado lo tiene catalogado y amortizado y “lo que no pué se no pué se y además es imposible”.

Las seis encuestas publicadas el pasado fin de semana se muestran unánimes en la derrota del PSOE y coincidentes en la magnitud del descalabro: El PSOE bajará de los 120 escaños y el PP subirá por encima de los 185. Mi encuesta particular aún es más extrema, porque yo creo que el PP se situará por encima de los 190 y que el Congreso de los Diputados se atomizará con la presencia de 12 o 14 partidos que lograrán hacerse un barquichuelo con los restos del buque socialista. Entre ellos estará, posiblemente con grupo propio, una ETA crecida desde la legalización de Bildu en las pasadas elecciones municipales. Así las cosas, las secuelas de la pestilencia de Zapatero nos acompañarán durante toda la legislatura. Lo único bueno de tanta atomización es que Rajoy podrá gobernar en solitario y sin pagar el peaje a las pirañas nacionalistas.

A cuatro días del 20-N (la elección de la fecha fue otra parida de Zapalcaba), como me aseguraba un socialista extremeño de primera fila, “todo el pescado está vendido”. Vendido y cocinado porque ese besugo no cabe en el horno de ninguna urna. Hombre, es verdad que la “ruina” socialista hay que sopesarla en sus justos términos, porque, pese al candidato, pese a Zapatero, pese a la ruina que nos han regalado estos desnortados y pese a los cinco millones de parados, un partido con más de cien diputados es una opción de futuro si encuentra su camino y se deshace de la vieja piel que lo encorseta.

Haber recurrido a Felipe González y a Alfonso Guerra, no ha hecho más que ahondar en la herida de la necesidad de una regeneración a la que los viejos elefantes se oponen. ¿Era necesario recurrir al túnel del tiempo para que Guerra reedite sus chistes y Felipe, con su abultada chequera, hable de los pobres? Grotesco. De error en error, porque eso ha fijado la imagen de Rubalcaba como un viejo caimán, atrincherado en los noventa y perteneciente al club de la “cal viva”, ahora aderezado con aromas de faisán podrido. Se va el caimán, se va el caimán…

sábado, 12 de noviembre de 2011

¿DE QUIEN SON LOS PARADOS?


Hay que reconocerle a Guillermo Fernández Vara que durante su etapa de presidente asumió más los fracasos que los aciertos. Sin paliativos, hizo suya la responsabilidad del paro en Extremadura y esa fue su cruz durante casi toda la legislatura: “Reconozco que llegué prometiendo crear empleo y estoy contando parados. Ese es mi mayor fracaso, asumo mi responsabilidad”. No se si fue muy político, pero desde luego fue honrado y valiente. Monago y su vicepresidenta je, je, je, esperaban cada mala noticia para poder arremeter contra Vara y contra su consejera de Empleo, a la que tildaban de “lástima” “pena”, inútil, calamidad… Con cada parado hacían vudú y se lo clavaban a Vara como alfileres a un monigote, e incluso sacaron del baúl la cantinela de Aznar, “márchese, Sr. González”, sólo que aquí era “márchese, Sra. Lucio”. ¿Ahora no se tiene que marchar nadie?

Entonces sabíamos que, desde el primero, los parados eran de Vara, pero ahora, además de parados están huérfanos porque nadie asume la responsabilidad de su situación. ¿Siguen siendo de Vara? ¿En qué momento pasarán a ser cosa de Monago y de su vicepresidenta je, je, je, que ahora dice que es un problema global? El caso es que en la cartelería para el 20-N siguen insistiendo con que “lo primero el empleo”. ¿El empleo de quien? No deben considerarlo muy prioritario porque la consejera de Empleo lo compatibiliza con otras cuatro cosas y el gerente del SEXPE sólo le dedica media jornada. Eso sí, si la globalización es global, ¿por qué ha subido en Extremadura el doble que la media nacional?

La vicepresidenta je, je, je, que durante años se ha nutrido sacando a la palestra casos de enchufismo y nepotismo, y que en eso sigue (¡cosas veredes, querido Sancho!…), se ha convertido en la “mujer orquesta” y ha asumido, entre otras múltiples ocupaciones, la responsabilidad del empleo, pero en tres meses ha descubierto que el paro, pese a lo que ella creía y ordeñaba, es cosa de la globalización y que sus responsabilidades, como consejera de Empleo, no parecen ir más allá del ámbito familiar. Hasta Monago, los parados tenían como padrecito a Vara, pero ahora la vice, qué lista, dice que son hijos de esa entelequia recurrente que es la globalización. En apenas tres meses hemos pasado de 119.593 a 132.750, la mayor subida en el menor tiempo: 13.157 nuevos parados, a pesar de que “lo primero es el empleo”... ¿En qué quedamos, es global o autonómico? Depende de quien mande.

A los pocos días de haber logrado la ansiada foto con los sindicatos y la patronal por el primer plan de empleo de la era Monago, desde CCOO ya piden la dimisión del gerente del SEXPE y en UGT tildan los nuevos datos como “desastre sin paliativos”. Ganas de enredar ya que “la doñita del gran poder” dice que no tenemos nada que hacer porque el tema del empleo lo ha trasferido ella a la glo-ba-li-za-ción. Hay estupideces que, además de globales, son universales. ¡Doña je, je, je!

miércoles, 9 de noviembre de 2011

LA OCASIÓN PERDIDA


¡Qué egoísmo ha demostrado Monago, guardándose para él solito a su asesor de imagen, a la fuente lumínica e iridiscente de Iván Redondo! Si Mariano Rajoy hubiera tenido a su lado al gran gurú del marketing político, seguro que habría llegado a la cita en moto y con un casco de bombero, se habría dirigido a la audiencia tirando unas canastas y, al final, le habría dejado a Campos Vidal sus zapatillas: “toma, para que las subastes, que España y yo somos así”. Pero no, como “el tío de la batuta” se lo reserva Monago para que le elija sus ternos y su perfil más bonito, todo resultó ramplón, mediocre y medido hasta el aburrimiento. Si hubo alguna novedad fue la faceta de periodista de Rubalcaba, entrevistando al presidente del Gobierno, pero todo lo demás resultó tan previsible que hasta podíamos haber escrito la crónica del “gran debate” antes de que se produjera.

A mí plin, pero yo creo que el pugilato almibarado lo ganó Rajoy por escaso margen, que es casi como decir que lo perdió, porque la ocasión era de las que no se repiten y tenía que haber concluido el asunto con Rubalcaba besando la lona en un KO fulminante. Y Rubalcaba, que perdió a los puntos, salió con su mandíbula intacta, demostrando cintura y dejando sobre el cuadrilátero evidencias de tener la cara más dura de la clase política universal. Ese tío la tiene de granito. ¡Ay lo que yo daría por verlo frente a Berlusconi! ¿Se suponen ustedes lo que hubiera ocurrido si en el lugar de Rajoy hubiera estado Rubalcaba y en el lugar de Rubalcaba Rajoy? ¡Habrían tenido que amontonar los trocitos con una escoba!

Yo no se si Rubalcaba tiene programa electoral, pero todos nos enteramos de que el del PP es ambiguo, sinuoso, bifronte y con más trampas que una película de chinos. Rubalcaba erre que erre con el programa: “en la página 151 dice…” Y Rajoy erre que erre: “que no, que se lo han explicado mal”. Al comprobar de cerca la mansedumbre de un Rajoy que rechazaba el cuerpo a cuerpo y no quería exponer ni un suspiro, Rubalcaba se creció y hasta se atrevió, -jo, que osadía- a hablar de Educación, de los parados, de los jubilados, de las políticas sociales y de los recortes que él intuía que estaban ocultos en la cabeza de Rajoy. Rubalcaba miraba a Rajoy y lo acusaba de querer hacer todo lo que él había hecho y Rajoy buscaba auxilio en sus papeles. ¡Ay, si hubiera tenido allí al mago de Monago!
Los dos hablaron de austeridad en un debate que costó más de 500.000 euros, con algunas partidas tan chungas como la de 20.000 euros del catering, 15.000 de acreditaciones, 10.000 de transportes… ¿Debemos darles las gracias porque el circo sólo tenga una función?. En noventa y tres minutos no tuvieran tiempo para hablar de medio ambiente, de igualdad, de inmigración, de cultura, de Europa, de corrupción… Silenciaron el caso Gürtel por el caso Blanco y casi ni hablaron de lo que se cuece en ese puchero de ETA. ¿Tanga, timba, tango o tongo?

lunes, 7 de noviembre de 2011

ATENTOS A LA PANTALLA



¿Tenemos la televisión que queremos o tenemos la televisión que quieren? La interrogante puede resultar retórica, pero la verdad es que cuesta trabajo aceptar que lo que vierte la pantalla sea lo que demandamos los televidentes. El pozo de la basura parece no tener fondo y con cada programación consiguen una pala telescópica de mayor alcance para ahondar en la ciénaga. Por mucho que creamos que es imposible caer más bajo, siempre consiguen descender más, y más, y más. Si fuera un descenso físico, ya estaríamos contando canguros en las selvas australianas. Parece evidente que, en zapatillas, desprevenidos en la comodidad del sillón, estamos dispuestos a engullir lo que quieran servirnos y que las voces, los escándalos, los gestos soeces y la brutalidad son adictivos para que permanezcamos atentos a la pantalla.

El canal de Berlusconi, el más rentable de España, prácticamente ha restringido su parrilla a un solo programa y, con los mismos protagonistas, ofrece basura a todas horas del día. Directamente o por el subterfugio de los comentarios, en supuestas mesas de debate, los mismos tipos y tipas ocupan el grueso de la programación estelar. Ellos son el centro del universo y el canal, que ha optado por el reduccionismo televisivo, ha encontrado el filón del oro vendiéndonos la vulgaridad de unos personajillos anodinos, cutres y casi selváticos, a los que ha hecho protagonistas estelares. Jugando con sus miserias, juntándolos o separándolos, haciéndolos llorar o reír, relatando sus vergüenzas o enjaulándolos, para que se peleen entre ellos por fruslerías que ellos mismos se han inventado, han conseguido la fidelidad de una audiencia que crece con cada vuelta al torniquete de lo grotesco. No hay hilo conductor, no hay un guión establecido y parece que ni siquiera hay un reparto de papeles. Son actores voluntaristas de una representación interminable de dramas tristes, de gente triste y con un libreto triste sobre vidas tristes, que reescriben o improvisan ellos mismos.

Lo curioso es que los otros canales y muchos medios de comunicación siguen la estela luminosa de los borricos/as y también dedican sesudos debates a analizar las peripecias del que parece ser el canal angular de la televisión en España. Hace unos días, el tipo que Berlusconi nos envió para hacer caja, aclaraba que su canal no está para difundir ciencia, elevar la moral o impartir cultura, que lo que él pretende es exactamente lo que están consiguiendo: ganar mucho dinero, ganar mucho dinero y ganar mucho dinero. Los principios deontológicos, el respeto a la audiencia e incluso las obligadas restricciones del lenguaje por el horario, quedan soslayados por el afán recaudador porque ya tienen comprobado que incluso las sentencias condenatorias por libelo, falsedad, utilización o manipulación de la imagen, son rentables, aunque tengan que indemnizar a los agredidos. En las últimas semanas han tenido que indemnizar a Guti, a Arancha del Sol, a Aznar, a Anna Fournikova… A más escándalo más caja.

Ahora toca debatir sobre un nuevo personaje, Sonia Baby, cuyo mérito consiste en introducirse cinco metros de cadena en la vagina e ir soltándolos eslabón a eslabón. Yo ya hice mi aportación. De nada, don Silvio.

HISTORIAS DE SANTOS


Cuando era niño, el cura de mi pueblo, Campillo de Llerena, nos leía un libro de pastas negras y letras doradas, "Historias de Santos". Estoy seguro de que aquel buen señor lo que pretendía era inculcarnos el valor de la fe y el sacrificio, pero lo que realmente conseguía era atemorizarnos porque no había una sola historia que acabara bien. Eran unos relatos terribles, empapados de sangre de mártires, de sacrificios y renuncias que escuchábamos con cierto embeleso, esperando siempre el final de la historia, que era donde se cargaban las tintas. A veces tuve pesadillas porque las imágenes que ilustraban el libro eran precursoras de las de Freddy Kruger, pero con el único efecto especial de la entonación tenebrosa del sacerdote. Yo creo que aquellos relatos me apartaron de la vocación de santo, porque a mi aquello de la santidad me pareció siempre un trabajo muy duro y tan peligroso que siempre acababa mal. Nunca nos leyó una historia de alguien que habiendo vivido bien hubiera acabado santo.

Después supe que para llegar a santo no había que estudiar mucho ni hacer oposiciones y que los santos son como recinocimientos académicos que concede la Iglesia, como los títulos nobiliarios son cosa de los reyes, por lo que apenas caben discusiones sobre los elegidos. La Iglesia valora los méritos y la Iglesia, según su criterio, eleva a los altares a quien considera oportuno, aunque todo el proceso sea opinable. Y los con títulos nobiliarios más de lo mismo, los reyes los concede a quien le da la gana. Ya se sabe que algunos linajudos títulos nobiliarios se lograron a cambio de unos caballos de raza y otros por no pasar a lo reyes la factura de los embutidos de todo un año. ¡Por chorizos, vamos!

Pero volviendo a lo de los santos, un grupo de fans está intentando que la Conferencia Episcopal vuelva a instar a la Santa Sede para que se reabra el capítulo de la beatificación de la reina Isabel la Católica, solicitando la apertura inmediata del proceso de beatificación, paralizado desde hace más de cincuenta años. Bueno, ya está dicho, es cosa de la Iglesia, pero por aquello de opinar, supongo que la Santa Sede, tendrá el expediente completo de las obras y milagros de doña Isabel, la que fuera reina inmisericorde de Castilla y León, la que ordenó ajusticiar a cuatro mil sevillanos en apenas dos meses, quedándose con todos sus bienes y la que instituyó los tribunales de la Santa Inquisición. Claro que si la Inquisición era santa, por qué no la reina Isabel, que la inventó. Para redondear la faena, después de sacarse de la manga a los terribles tribunales, los puso bajo la jurisdicción de un majarón sanguinario como Torquemada. Además de enfrentarse al Vaticano y poner firme al Papa, se cargó a unos cuantos obispos y ordenó la expulsión de los moriscos...

La verdad es que lo de esta señora es más terrible que las Historias de Santos que nos leía don José, porque allí los santos eran siempre las víctimas, mientras que aquí quieren santificar al verdugo. ¿Preguntará la Iglesia a los que cortó la cabeza?

UN BLANCO PERFECTO


Espero no ofender a nadie al rememorar aquí un mal chiste racista: “¿Qué es un negro en medio de una gran nevada? ¡Un blanco perfecto!” Podíamos aplicar el mismo humor negro a la peripecia del todavía ministro de Fomento, José Blanco, expuesto, en medio de una gran nevada mediática, a las balas de todos los francotiradores, por su presunta implicación en una corruptela. Don Pepiño me cae fatal y nada más verlo aparecer en pantalla busco la ayuda del mando a distancia para librarme de él. Me parece un repipi de libro, cursilón y vano, sin más cimentación académica e intelectual que la que presta el poder a todos los iletrados, pero, como he defendido en otras ocasiones (imputación de la ex alcaldesa de Plasencia), debemos esperar la sentencia de un juez. Una denuncia no es más que el inicio de un largo proceso y la mayoría de las veces concluye sin condena alguna para el denunciado.

PSOE y PP deberían llegar a un acuerdo para no zurrarse la badana cada vez que salta la liebre de una denuncia por corrupción. Conozco a gente admirable, que acabaron con su carrera, con su posición social, con su familia e incluso con su vida, por una denuncia aireada con redobles de tambor, que finalmente concluyó en un reconocimiento de su inocencia. La Justicia es lenta y una sentencia, aunque sea absolutoria, no puede reparar el desprestigio de mucha gente de la que hemos hecho “un blanco perfecto”. Recordemos el caso reciente de la atleta Marta Domínguez. En José Blanco se concitan muchos intereses políticos y muchas ganas personales, pero creo que ni a él se le puede negar la presunción de inocencia. Hasta que un juez no determine la veracidad de la denuncia, no creo que merezca mucha fiabilidad lo que diga, a priori, un imputado por delito fiscal, blanqueo de capitales, fraude, cohecho, falsedad en documento mercantil, alzamiento de bienes… ¡El tipo es una joya! Don Pepiño también.

Es verdad que las hemerotecas son testigo de las tropelías de José Blanco, que no ha desperdiciado ocasión para morder yugulares por hechos más insignificantes que el suyo, pero también es verdad que don Pepiño no es el modelo a seguir. De todo lo que ha trascendido, incluido el pago de los 400.000 euros, lo único que acepta José Blanco es que conoce a su acusador y que es cierto que en una ocasión se citó con él en una gasolinera, donde lo recogió en su coche oficial. Puede resultar rarito ese encuentro, con visos de clandestinidad, entre un ministro y un empresario que no se caracteriza por sus escrúpulos, pero de ahí a cargar la fusilería mediática contra el ministro, en las proximidades de unas elecciones generales...

Estos brotes no surgen de forma espontánea, como las amapolas, y la coincidencia temporal con una cita electoral, como el esperado comunicado de ETA, añade un plus de desconfianza, porque todos tenemos muy presente la precisión en el tiempo del atentado del 11-M, tres días antes de las elecciones generales… ¡Ufff! ¿Por qué no nos dejarán votar sin zozobras?

miércoles, 26 de octubre de 2011

TERRORISTAS EN EL CONGRESO


Juan Manuel Sánchez, doble víctima de ETA y delegado en Extremadura de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, declaraba a HOY uno de sus temores: “Me niego a que los terroristas entren en el Congreso”. Lo siento, pero eso se hará realidad en menos de un mes. No nos lo han dicho, pero lo sabemos. Blanco y en botella. Hay establecida una ruta y se está evidenciando la realidad que hace unos meses anunció Jaime Mayor Oreja: “Aunque lo nieguen, se mantiene abierta una línea de diálogo con los terrorista”. El estrambote judicial del Tribunal Constitucional, torciendo el brazo a una resolución del Tribunal Supremo que denegaba a Bildu la posibilidad de concurrir a las elecciones autonómicas y municipales, era el recorte que faltaba para que los terroristas y sus acólitos verificaran la seriedad de un propósito que no decayó ni con el atentado de la terminal T de aeropuerto de Barajas.

Bildu concurrió a las elecciones y el estridente éxito de la operación abrió la puerta a la posibilidad, ya no tan lejana, de que los violentos, o sus ramificaciones, “transformaran la realidad desde dentro”. Lo que ETA no logró en cincuenta años y con ochocientas veintinueve víctimas mortales, puede hacerse realidad a medio plazo con esta pantomima de su “rendición”. Dentro de unos años veremos quien se ha rendido a quien. Después de que el Gobierno moviera ficha, facilitándole a Bildu la escalada a las instituciones vascas, le tocaba a ETA hacer algún gesto grandilocuente y, desde hace muchos meses, se esperaba que la banda terrorista, se moviera en la misma dirección, siguiendo la hoja de ruta establecida y buscando una rentabilidad electoral que se materializará el próximo 20-N. (Sí, sí, apúntenlo ustedes: “¡que se materializará el próximo 20-N!”). No voy de pitoniso, pero tampoco hacen falta muchas artes adivinatorias para saber que ETA y su gente serán la gran revelación de la inminente cita electoral. Los diputados que salgan elegidos, tendrán que compartir escaños bajo el mismo techo que los terroristas. Codo con codo.

Uno de los mejores trabajos periodísticos que recuerdo de HOY lo firmó Manuela Martín, poniéndole cara a cada uno de los 56 extremeños que ETA asesinó. Esa fue nuestra aportación, nuestra cuota de sangre, a la cerrazón de unos criminales que, ahora, exigen a los gobiernos español y francés, abrir una vía de diálogo para “superar el conflicto”. ¿Cabe más diálogo que permitirles, a la chita callando, que gobiernen instituciones fundamentales en el País vasco, y el abordaje al Congreso de los Diputados? ¿Qué más pueden pedir si entre todos les estamos montando el andamiaje para que escalen, subiendo por las espaldas de nuestros muertos?

¿Hay que acabar con la violencia? Sí, pero no creo que se consiga poniéndoles alfombras a los violentos. La columna principal de un Estado de Derecho es la igualdad ante la Justicia y si esta se hace, o la hacemos, acomodaticia y relativista, tendremos que concluir que la democracia de la que presumimos es también relativista y acomodaticia. ¿Qué es un primer paso? Sí, eso me temo.

sábado, 22 de octubre de 2011

SENSATA ANTICIPACIÓN


Mucho antes del pasado 22 de mayo, se conocía con bastante aproximación lo que iba a salir de las urnas, pero el Gobierno de Zapatero y el PSOE de Zapatero siguieron aferrados al timón, sin querer ver los saltos, los rápidos y las cataratas que estaban formando con sus estupideces. Las urnas cantaron y dejaron las previsiones más fatalistas en pañales porque, en el colmo de los colmos, perdieron también en Castilla la Mancha y Extremadura. El desastre no tenía precedentes, pero ni así tuvieron reaños para exigir una catarsis y, a pesar de todo y teniendo tan claro a los culpables, los socialistas continuaron apiñados en torno al amado líder, permitiéndole incluso que señalara con el dedito al candidato que habría de sustituirlo. Y el amado líder, -¡Oh, sorpresa¡-, volvió a confundirse porque tiene una alianza de sangre con el error y su dedito señaló a Rubalcaba, el segundo mayor quemado, después de él mismo. ¿Qué dijeron los socialistas? Los socialistas, como ovejas modorras, dijeron beeeee.

Personalmente me sorprendió que Fernández Vara, a quien tengo por sensato, fuera uno de los más madrugadores en la aceptación de Rubalcaba, la ruina de candidato que acababa de señalar Zapatero. Vara arguyó algo así como que “Rubalcaba era el mejor situado para representar, aglutinar y sintonizar con el PSOE”. Grave error, porque en unas elecciones generales hay que buscar al candidato que mejor aglutine y sintonice con el electorado. Aún falta mucho para el 20-N (la fecha elegida fue otra estupidez), pero como ocurrió el 22 de mayo, la duda es si la nave socialista caerá a la fosa marina de los cien diputados o los tocará con la quilla. Cien por arriba, cien por abajo, tendrán los socialistas otro motivo para acordarse de Zapatero, de Rubalcaba y de la tropa de ineptos que fraguaron la ruina de España y del partido.

Días atrás, Fernández Vara, con una sensata anticipación, dijo que si el resultado es malo, se impone una revisión a fondo del partido, abriendo puertas y ventanas para que entre la luz con un congreso anticipado. En cierto modo se ha redimido de su error anterior, porque nada de lo que digan y nada de lo que hagan, va a evitar que Rubalcaba se quede en la gatera los cuatro pelos que le quedan. A Rubalcaba, claro, no le gustaron las declaraciones de Vara y le dijo que calladito estaba más guapo, pero, desde fuera, las palabras de Fernández Vara se recibieron como una muestra de cordura y pragmatismo. ¿Es que quieren seguir ramoneando después de la que se avecina? ¿Quieren ponerse de perfil, apretar el culito y aquí no ha pasado nada? Vara ya se ha posicionado.

El PSOE tiene que purgar en las urnas el desastre de estos años de pesadilla, pero es un partido con recursos, con estrategias, con una base social importante y con una militancia aguerrida y capaz de reflotar la nave, pero tiene que abrirse en canal y buscar gente que aporte nueva imagen, ideas e ideales. No deberían enrocarse en el pasado. Perfiles como el de Vara…

viernes, 21 de octubre de 2011

ALEGRÍA CON CAUTELA


Tras la escenificación de la “conferencia de paz” era previsible que ETA moviera ficha en la misma dirección. Los mediadores internacionales llegaron a San Sebastián para, tras una reunión de dos horas, leer las recetas que previamente les habían entregado los convocantes y, posiblemente, los que pagaron las elevadas minutas de tan costosos huéspedes. Era previsible que “el abandono definitivo de la lucha armada” se hiciera público antes del 20-N, para intentar a la desesperada frenar la sangría de votos que padece el PSOE, pero, aún así, es una magnífica noticia que debemos acoger con cautela, porque a lo largo de su dramática existencia, ETA ha hechos muchos comunicados que en poco tiempo sus acciones desmentían.

No parece sensato poner cara de asco a semejante propósito de los terroristas que, aunque sólo lamenten las penurias de su entorno, a falta de un análisis menos apresurado del comunicado, no condicionan su propósito con exigencias y contrapartidas imposibles para que la decisión llegue a buen puerto. Faltan muchos flecos y es necesario saber si ETA tiene realmente la estructura unitaria que parece desprenderse de su comunicado, porque ya se sabe que las serpientes tienen bífida la lengua. Siempre se ha dicho que en ETA hay muchas dependencias y no sería la primera vez que se producen disensiones en su seno. Si ETA abandona su trayectoria de sangre, bienvenida sea su decisión, que no puede quebrar el curso de la Justicia, suponer olvido para las víctimas y borrón y cuenta nueva para sus crímenes.

El daño que ETA ha hecho a España es irreparable y su loco deambular hacia ninguna parte no se puede remediar con un comunicado, porque la guerra sólo habitaba en su cabeza, la lucha armada sólo la emprendieron ellos y la locura y el fanatismo nunca salió de la orilla de los violentos. Se quejan ahora de sus víctimas y eso es un signo inequívoco de que falsean cínicamente la realidad o de que siguen fuera de la realidad, porque en la espiral de la violencia en la que estaban no hay más víctimas que las víctimas de sus desvaríos. ETA es, o era, la que mataba, la que ponía bombas, la que secuestraba, extorsionaba y la que practicaba el deporte del tiro en la nuca.

Si hay alguna contrapartida apalabrada pero no escrita debemos conocerla, porque es mucha la sangre derramada y son muchos los gritos de dolor como para ponerles sordina por un propósito electoral. Ya es bastante extraña la coincidencia temporal entre el comunicado de la banda y el 20-N, porque todavía está muy reciente el vuelco electoral que produjo el atentado en cadena del 11-M. El gato escaldado… España ha madurado en estos ocho años y en mucho tiempo nada va a hacer que volvamos a votar con las tripas. ETA ha muerto, viva la paz

miércoles, 19 de octubre de 2011

VENCEDORES Y VENCIDOS


Tengo un amigo, Javier Ybarra, considerado como uno de los mejores analistas actuales del País Vasco y del terrorismo de ETA. Con frecuencia nos regala sus oportunos análisis bajo la denominación de “Perritos calientes”, en los que predomina la objetividad, el rigor y la ausencia de odio, algo difícil de entender dada su peripecia personal y familiar. ETA asesinó a su padre en 1977. En “Nosotros, los Ybarra”, Javier relata la angustia de su familia, intentando reunir el dinero que ETA exigía a cambio de su liberación, y el dramático desenlace final. Es un libro imprescindible para entender lo que ocurre en el País Vasco y el miedo, la tibieza y la hipocresía, incluso de familiares, que no quisieron prestar su ayuda económica para liberar al que había sido su benefactor. “A un secuestrado no se le puede conceder un crédito”, fue una de las respuestas lapidarias que los hijos recibieron en el entorno de su propia familia, banqueros y empresarios. Bueno, pues a Javier, hombre grande, que escribe mucho y escribe bien, no se le ve ni un atisbo de rencor.

Ahora, con motivo de la fantasmagórica “conferencia de paz”, que se inició en San Sebastián el pasado lunes, los “Perritos calientes” llegan tostados por un fuego más vivo, porque Javier, como todas las víctimas, mira con perplejidad y escepticismo la parafernalia “internacional”, montada por el entorno etarra para visionar que el conflicto es de dos orillas y que los sesudos analistas deben verificar que el proceso de paz llegue a buen puerto, pero sin vencedores ni vencidos. Tablas. Lo curioso es que, como ocurrió durante los agónicos días que ETA concedió para reunir el dinero que podía haber salvado a su padre, Javier Ybarra Bergé, la tibieza, la hipocresía y el doble lenguaje siguen presentes. Los partidos nacionalistas se han subido al carro de la pantomima, a pesar de ser conscientes de que es el submundo terrorista el gran beneficiado de “la conferencia”. ETA y sus diversas ramificaciones, sin rendirse, sin pedir perdón y sin entregar las armas de un conflicto que sólo anida en sus cabezas, pretenden la homologación con el Estado español y los alcahuetes internacionales sirven de mantel para la cena.

El Gobierno vasco se ha puesto de perfil y el Gobierno central también. El lehendakari Patxi López, Zapatero, Rubalcaba, Blanco… son coincidentes en las argumentaciones del rechazo que les produce el protagonismo que se presta a ETA, pero, por aquello del doble lenguaje, uno y otros caen la desfachatez de seguir poniendo velas en todos los altares, porque al mismo tiempo que “rechazan” la iniciativa, “comprenden” la presencia de los socialistas vascos en el teatro. Ellos no respaldan la convocatoria de lo que consideran una “conferencia espectáculo”, pero el PSE, se ha prestado para figurar como conmilitones oportunistas en la foto de familia.

ETA, Bildu, Amaiur, Sortu, Otegi, Batasuna, la conferencia de paz, es lo mismo. Los mismos perros y los mismos collares, pero el socialismo es bifronte y los guiños a los etarras son constantes, incluso desde el propio Gobierno vasco. Hay que arrancar a ETA, como sea, un comunicado que pueda influir en el 20-N. Asco

sábado, 15 de octubre de 2011

MÁS ERES TÚ


La legislatura arrancó rarita, porque Monago, desde el primer día, comenzó a comportarse como si dispusiera de mayoría absoluta. Parece que disponía de claves que los demás ignorábamos, porque Izquierda Unida, con sus tres diputados, se ha dedicado a comprender, a entender y bendecir, con algún cuestionamiento retórico, todo lo que la Junta ha propuesto. Han sido los de IU tan condescendientes con el PP, que cuando surgieron los primeros casos vergonzantes de nepotismo y enchufismo, se limitaron a decir que eso estaba feo… (¡Uy, qué finos nos han salido!) El caso es que desde el primer minuto, el triunvirato del mando absoluto, Monago, la vicepresidenta je, je, je y el presidente de la Asamblea, han ido a lo suyo, impartiendo doctrina y predicando con el ejemplo.

En medio de la nada y con una escenografía de marcado diseño publicitario, porque parece que él único que está en su puesto es Iván Redondo, lo primero que ha trascendido del “gobierno de los mejores” es que los primeros puestos son para la parentela. No es de extrañar que los jefes y jefecillos se hayan apresurado a colocar a sus mujeres, hermanos, hijas, sobrinos, primos… después de ver como Monago colocaba a su cuñado y a dos amigos como asesores de Deportes (ah, si el jefe lo hace…), la vicepresidenta je, je, je, situaba a su pareja y el presidente de la Asamblea (este nos está dando días muy felices), justificaba el nombramiento de su primo y el rechazo a los conductores oficiales, porque él necesita gente de su “absolutisima confianza”… ¡Qué manera más sencilla de liquidar el Cuerpo de Funcionarios Civiles del Estado! ¿Dónde estarán los sindicatos?

Con el triunvirato del poder dando estos ejemplos, el pistoletazo de salida no podía ser diferente y lo primero que ha dado la vuelta al ruedo nacional del nuevo gobierno ha sido la propagación del nepotismo que lo ha salpicado. Pero lo peor estaba por llegar, porque en vez de rectificar, recoger velas, disculparse y desandar el errático camino iniciado, han sacado pecho, se han puesto gallitos y, para justificarse, han voceado el “más eres tú” porque dicen que en la Junta socialista también lo hacían. ¿Lo hacían? Sí, lo hacían y porque lo hacían algunos lo hemos perseguido con saña. Tiene poco sentido criticar al PSOE por lo que hacían y hacer lo mismo cuando gracias a Izquierda Unida y a las fórmulas magistrales de Zapateros llega el PP. ¡Ay, que poco se valora lo conseguido sin esfuerzo!

¿Quién va a poner orden en las escalas inferiores, consejeros, directores generales, ayuntamientos, mancomunidades, diputaciones…? ¿Cómo se justifica el ramplón “más eres tú”, el trueque del rearme moral por el “todos somos iguales” y que estos comiencen como acabaron los otros? Entre los que se fueron y los que han llegado, más de lo mismo, Extremadura vuelve a estar en el punto de mira nacional, porque la única medida de impacto que ha trascendido ha sido el uso y el abuso del nepotismo. Cuá, cuá, cuá. No tenemos remedio, lo nuestro es el yo, mi, me, conmigo. ¡Haz una guerra para esto!

CON SU CARA DE MORITO



Con su cara de
morito
Ha salido el
Manzanito
Para divertir a
la audiencia
Sin pizquita de vergüenza.

A su primo
colocó
Y con toda
seriedad
Nos contó el
Manzanito
Con su cara de
morito:

Que de
absolutisima confianza
Es su primo de crianza,
¡Que el larga
mucho en el coche!
De la mañana a
la noche

Y no quiere, ¡que
risa!,
Que sus charlas
misteriosas
Llenen oídos
ajenos,
¡Que el es mas
listo que memo!

Y para evitar
que trasciendan,
Con su cara de
morito,
Ha buscado a un sordito
Que además es su
primito

Nos ha jodido…
¡Que listo
Ha salido el
Manzanito
Con su cara de
morito!

miércoles, 12 de octubre de 2011

EL TÍO DE LA BATUTA


Yo pertenecí a la anterior Mesa de la Asamblea de Extremadura. Para que ustedes se sitúen, fue, según se ha dicho, la Mesa manirrota, desvergonzada, derrochona y sin conciencia, (en la que algunos no tuvimos que nombrar conductor a ningún primo, porque renunciamos incluso a la bagatela de los coches oficiales) que se gastó miles de euros en comprar botellines de agua mineral. Por aquella Mesa y para su calificación, pasaron muchas solicitudes requiriendo información sobre ciudadanos particulares. Se rechazaron por unanimidad porque no considerábamos reglamentario que se preguntara por los horarios del director de un colegio, que se pidieran datos sobre el sueldo de un jefe de servicio o las bajas laborales de un presunto enchufado. En lo del agua no, mea culpa, ahí merecemos el exilio, pero en eso fuimos muy escrupulosos porque la intimidad y la dignidad de las personas no puede cuestionarse ni supervisarse desde ningún parlamento. Ahora, a la Mesa actual, la que ha cambiado el agua mineral por fuentes, han llegado solicitudes de información sobre un señor, Iván Redondo, conocido como "el octavo consejero", y "el tío de la batuta". Aplicando el mismo criterio, han rechazado las solicitudes. Pero no es lo mismo, ni parecido. Vayamos por partes.

No conozco al tal Iván Redondo, pero parece que es una especie de gran hermano ,omnipresente, que no se oculta, que todo lo ve, todo lo oye y todo lo controla en los aledaños de la Junta. No tiene ningún cargo en el organigrama, pero usa un despacho oficial, recibe en el, da instrucciones, ordena compras, opina, instruye, dirige... Este señor no es un particular sobre el que no se pueda preguntar en la Asamblea de Extremadura. Como individuo a nadie le interesa, pero como individuo que ocupa un despacho oficial, tenemos todo el derecho a saber quien es, que hace allí y cómo se justifica su presencia. Las sedes de las instituciones no pueden ser tomadas por amigos, colegas “francotiradores”o familiares. Si este señor, como personal externo, está al servicio del presidente de la Junta, o del PP, que haga su trabajo desde su oficina particular o desde la sede del PP, pero chirría que disponga de una sede oficial para su trabajo privado o de partido.

Recordemos que por algo parecido se montó un circo en toda España, cuando se supo que un hermano de Alfonso Guerra ocupaba un despacho en la sede del Gobierno Civil de Sevilla. Alfonso Guerra, que era vicepresidente del Gobierno, intentó justificarlo diciendo que su hermano le administraba su agenda cuando iba a Sevilla, pero aquello aumentó la carcajada nacional y Juan Guerra, en medio de una escandalera de miles de titulares, tuvo que irse, después de dos comisiones de investigación y decenas de preguntas en el Congreso y en el Senado. ¿Cual es la diferencia sustancial entre Juan Guerra e Iván Redondo? El hermano de Alfonso Guerra parecía menos siniestro.

Si hay despachos oficiales reservados a los particulares, que se diga, porque seguro que no faltan candidatos. Ya aventuro que habrá lista de espera y yo mismo estaré en ella. Lo público, lo privado, la institución, el partido... Mal asunto no tener claro los límites.

viernes, 7 de octubre de 2011

COSAS QUE PASAN


Explican los que tienen ganas de dar explicaciones, que "la subida de los delitos y de la violencia juvenil, tiene un fuerte componente de frustración y que la situación económica es uno de sus desencadenantes porque desestructura a las familias y anula cualquier visión de futuro". Bien, no es cuestión de llevar la contraria a los que se dedican a analizar estas cosas, pero yo creo que más que investigar las causan que las motivan, lo que conviene es encontrar el remedio para evitarlas, y parece evidente que las terapias que se están aplicando dan poco fruto. No estaría mal que se probaran otros métodos menos sofisticados y más primitivos, como el de alternar la charla con una buena estaca. Parece que la permisividad de unas leyes tan garantistas para los sufridos delincuentes no resulta efectiva. Ahí seguimos teniendo el vergonzoso caso de Marta del Castillo, prácticamente cerrado, sin que se haya podido encontrar su cadáver porque los nenes, sus asesinos, tal vez "tengan un componente de frustración..."

¿Por qué lo hacen, por qué se consiente? Preguntas impertinentes. "Nos gusta ponernos, estar al límite y perdernos sin que nadie se meta en nuestra vida" es la respuesta más repetida entre los jóvenes delincuentes ¡Qué suerte tienen¡ Yo llevo toda mi vida con el eterno deseo de romper un escaparate a pedradas y en algún rincón del subconsciente debo tener colgado el lastre de semejante frustración. Cada vez que paso cerca de una de esas lunas tentadoras miro hacia el suelo, buscando una piedra, pero los años pasan y o me hago de Jarrai o me iré sin el deleite musical del estruendo de los cristales rotos. ¿Y si mi personalidad sufre una mutación síquica? ¿Y si de la continencia se deriva algún proceso patológico irreversible? ¿Y si mi ego se resiente por la apetencia inalcanzable?

Hace unos días, en Barcelona, después de una bacanal, cuatro tíos y dos tías, decidieron darle gusto al cuerpo apaleando a un mendigo que dormitaba entre cartones debajo de un banco. No lo conocían de nada, nunca antes lo habían visto y no había mediado discusión alguna, simplemente lo vieron y al grito de "hijo de puta, hijo de puta" lo apalearon hasta romperle una pierna y tres costillas. Lo hicieron finamente, a patadas. En una cadena de televisión le preguntaron a un mediático psicólogo: ¿Por que lo hacen? El buen señor no lo dudó: Lo hacen porque les gusta, porque les apetece, porque satisfacen así un deseo primario que los impulsa. ¡Acabáramos!. Yo creo que a esos tipos/as hay que tratarlos, o cambiarles las pastillas, pero no me parecería descartado que, como terapia educacional complementaria, se les aplicara un poco de la misma medicina que ellos regalan con tanta generosidad.

Ya sé que no es muy progresista, pero, a veces, los sociólogos, sicólogos, siquiatras, educadores y terapeutas en general tienen poco margen con esta gente, porque el que mejor podía entenderlos es el encargado de la perrera. Una jaula, duchas frías y pan y agua, pueden obrar el milagro de la rehabilitación. Por probar...

LA CONSEJERÍA DEL LLANTO


Todos, unos más que otros, hemos vivido por encima de lo que la sensatez exigía. Parecía que la bonanza artificial en la que estábamos asentados no podía acabarse nunca y el aldabonazo de la crisis nos cogió en pleno dispendio. En las instituciones públicas, por aquello de “la pólvora del rey” se hicieron gastos tan faraónicos que analizándolos hoy nos resultan verdaderas aberraciones. En mancomunidades, ayuntamientos, diputaciones, gobiernos autonómicos y Gobierno central, se hacían piras con el dinero público para divertirse saltando sobre ellas. Campos de futbol iluminados, piscinas climatizadas, plantilla de jardineros, administrativos, letrados, limpiadoras, coches oficiales, locales sociales para cualquier colectivo y hasta cocineros impartiendo cursos, en municipios que no superan los 3000 habitantes. Al rebufo de lo que hacía Zapatero y sus mariachis de la champión league, España, pueblo a pueblo, ha sido durante los últimos ocho años la “C

Extremadura no fue una excepción y sólo la campana de la crisis nos libró de la tontería del Aeropuerto Internacional de Cáceres, algo parecido a los de Ciudad Real y Castellón, el primero cerrado y el segundo abierto para que la gente pueda pasear por sus pistas. La administración ha ido engordando, sin ninguna dieta de equilibrio y hoy es una masa amorfa de funcionarios innecesarios, altos cargos y bajas cargas. Bien, es verdad, esto está muy mal y con el PSOE o con el PP, la costosísima torre de babel tenía que caer por insostenible. Si ha habido temas mayores, el juzgado de guardia es un buen sitio para residenciarlos y el que lo haya hecho que lo pague y lo devuelva, pero algún día la Junta deberá dedicarse a algo más que levantar alfombras y analizar auditorias, porque llevan ya más de tres meses ordeñando la vaca de “lo mal que lo hemos encontrado todo”.

Deberían crear la consejería del llanto para ubicar en ella todos los dolores, mientras los demás se dedican a trabajar. De plató en plató, no encuentran consuelo y las píldoras del dolor las anuncian, las enseñan una a una y, a veces, de media en media. ¿Cuándo van a comenzar a poner en práctica sus soluciones programáticas? La sensación inicial que vendieron es que traían “ungüentos para todo”, pero pasan los meses, han pasado los famosos cien días, y aquí seguimos angustiados en la terraza del llanto. Hasta ahora el único movimiento que se ha visto ha sido el del DOE y el del dedo. ¡Incluso ha recuperado algo tan moderno como la figura de “el cuñadísimo”! Mucho paseíllo mediático, pero ni un solo movimiento en el tablero del paro. Lo del paro está parado, esperando que acaben de revisar las facturas. Es como no barrer la casa con la disculpa de que las escobas están deterioradas.

Ya tenemos “la administración de los mejores” y sabemos que “lo primero es el empleo”, pero ¿cuándo se van a dedicar los mejores en resolver lo primero? El paro ha vuelto a subir y no se va a detener en su escalada con fuegos de artificio. No pueden hacer nada, porque están suspirando. La consejería del llanto puede ser la solución.

martes, 4 de octubre de 2011

POR SI ES NECESARIO


No está este espacio para que lo rellene con pamplinas personales, pero como parece que han tocado el cornetín para que me llegue su eco, voy a intentar dar una explicación generalizada a todos aquellos, incluidos dos consejeros, que me han llamado o me han escrito, descontentos con algunos artículos recientes. Unos los consideran excesivamente críticos con la Junta actual, aunque tampoco me ha faltado el aplauso de otros, que leen con agrado lo que ellos piensan y sienten. Estos últimos pertenecen al PP de conciencia y esencia, a las bases olvidadas. Los otros a la cúpula, asentados en la comodidad de un buen puesto y un mejor sueldo. A todos agradezco el interés y el seguimiento. Es muy gratificante sentirse leído, comentado y analizado.

Sinceramente creo que con la Junta que preside Monago soy excesivamente condescendiente, como se verá un poco más abajo. Escribo lo que pienso, pero, todavía, no me sale la acritud que algunas circunstancias reclaman. Escribo con la independencia de siempre y lo que ha cambiado es que el Gobierno de Extremadura ha pasado del PSOE al PP. ¿Qué sentido tiene seguir criticando a la Junta de Vara? Yo no tengo ningún vínculo institucional, orgánico, afectivo o emocional con el poder. Lo mío es estar en la oposición. Ya es bastante desgracia haber estado treinta años oponiéndome al PSOE y seguir en la oposición cuando, gracias a Zapatero, llega el PP. Nada debo, pero, al menos en el caso de Monago, es mucho lo que me debe. Monago debe tanto que, por prudencia, hasta estar callado debe. De nada.

¿Soy crítico por denunciar que la vicepresidenta y consejera de Empleo lo primero que hizo fue emplear a su pareja? ¿Soy crítico porque me he posicionado frente a lo que se estaba haciendo con la OEx? ¿Y los silencios? ¿He escrito algo sobre la pretensión de Monago de que el impuesto de patrimonio lo recaude el Gobierno y que después se distribuya, primando a los que menos aportan...? ¿No es comentable que Vara, desde la oposición, esté mejor valorado que Monago, desde el Gobierno? La vicepresidenta je, je, je, dijo que iban a suprimir un impuesto que llevaba seis meses suprimido, y no dije nada. Monago, hace una gira televisiva anunciando que va a reducir un 10 o un 20% el Presupuesto y, pese a la in concreción mil millonaria, me limité a sonreír. ¿No se valoran estos silencios?

Por aquello de la afinidad cercana, tampoco he dicho nada de la “austeridad” que supone contratar a los parientes y dejar a los funcionarios de brazos cruzados, ni sobre los clanes familiares, ni de las tres familias que podrían vivir un año con lo que alguno ha gastado en pasajes de avión. ¿He escrito algo sobre que una empresa madrileña de marketing dirija Extremadura? Monago propuso subastar sus zapatillas para darle el dinero a los pobres… Eso no lo superaría ni Gila… ¿He escrito yo algo? Y apenas llevamos tres meses… No escribo de forma diferente, aunque los que ayer me aplaudían hoy, por mucho menos, pidan mi cabeza. Y al revés. Como Raphael, yo sigo siendo aquel.