lunes, 26 de diciembre de 2005

Zapatero es una mierda


Cuando desde la oposición, es decir desde el PP, se hace alguna adjetivación ruidosa del “bobo solemne”, la feligresía más progre del Gobierno, es decir, María Teresa Fernández de la Vogue, sale para que se abra el cielo y caigan chuzos sobre los crispados que osan tocar a su protector, escudándose en todo ése rollo prosaico de que el que descalifica se descalifica… La modelito gubernamental no quiere enterarse de que las mayores “calificaciones” que se han dicho de Zapatero y desde luego las más afortunadas, han partido de las filas del propio PSOE, de los que bien lo conocen porque tienen razones para conocerlo. ¿Cambia el apelativo según quien lo diga? Si, pero para peor, porque no es lo mismo que desde la oposición Rajoy tilde a Zapatero de “bobo solemne” a que lo haga, como así fue, Alfonso Guerra. Si, porque Rajoy en este caso se limitó a recoger la andanada que el ex vicepresidente le envió: “¿Que qué opino de Zapatero?¡Es un bobo solemne! Ya antes lo había tildado de “bambi” y cuando el tema trascendió, pretendió arreglarlo con un “bambi de hierro”.

Pero si Alfonso Guerra demuestra poco/nada respeto por Zapatero, lo de otros insignes compañeros roza lo escatológico. Felipe González lo denomina directamente como “una mierda”. La frase completa fue: “El Estatut es una cagada y Zapatero una mierda”, pero hasta ahora, la maniquí oficial de Gobierno no ha salido para replicar a los epítetos del ex presidente ni del ex vicepresidente. Para los anales quedan otras calificaciones no menos despreciativas, como la definición que de Zapatero hizo Ernest Lluch: “Zapatero es la nada más absoluta”. Y eso que el ex ministro no sabía que aquella “nada” que el definía, iba a buscar su escapatoria apostando por el compadreo con los que le pegaron un tiro en la nuca:ETA. Cada día está más claro que en España seguimos pagando el atentado del 11-M.
¿Cómo podemos adjetivar la ausencia de Zapatero del Congreso Nacional de Víctimas del Terrorismo? Durante el mismo se han dado muchas definiciones, desde cobardía hasta entregado. A mi, por aportar algo, sólo se me ocurre una definición: gilipollez. Los gestos de complacencia de Zapatero hacia ETA no tienen nada que ver con los gestos que ETA devuelve, todos envueltos en paquetes bombas. Esperar la salvación personal y política, intentando caer simpático a los del tiro en la nuca, no es propio de un “bambi”, ni de un “bobo solemne” ni de “una mierda”, ni de “la nada más absoluta”. El calificativo que ése señor me merece no cave en esta columna, pero es exactamente el que ustedes están pensando.

sábado, 3 de diciembre de 2005

Asesinatos a precio de saldo


En Europa no nos entienden. No debe extrañarnos que algunos países pregunten al Gobierno español si deben seguir manteniendo a Batasuna en el listado de asociaciones ilegales. Lo que ocurre es que no nos entienden, porque la España que parecía haber salido de la larga noche de la dictadura franquista, que usaba un lenguaje internacional poco ortodoxo y menos diplomático, después de casi treinta años de normalidad, vuelva por sus fueros oscurantistas y parece distanciarse, otra vez, de lo que se entiende por normalidad democrática. No entienden que salga un general para encender las sirenas de alarma por el acoso del nacionalismo separatista; no entienden que el Gobierno de España tenga por aliados a los que dicen sentirse incómodos en España y buscan la independencia; no entienden el talante cordial entre el presidente del Gobierno español y los que celebran sus fastos quemando ejemplares de la Constitución española o negociando con ETA la territorialidad para sus asesinatos; no entienden que el Gobierno preste más audiencia a un partido separatista con 300.000 electores que a la alternativa con 10.000.000 de votos; no entienden las contradicciones en el seno del propio Gobierno y tampoco entienden que se acuerde dar más a los que más tienen, rompiendo cualquier principio de solidaridad.

¿Cómo pueden entender en Europa que un terrorista como Henri Parot, con 82 asesinatos en su haber, pueda salir en libertad tras pasar en la cárcel cuatro meses y dos días por cada asesinato? Si no lo entendemos nosotros ¿cómo la van a entender en Europa? ¿Cómo pueden entender que en España se condene a un tiparraco a cumplir 4.799 años de cárcel y que a los 20 esté camino de la libertad, porque la fiscalía del Tribunal Supremo le da la razón al terrorista y se opone al criterio de la Audiencia Nacional, que cree que no debe salir de prisión hasta el 2.037? ¿Cómo pueden entender por ahí arriba que la viuda de una víctima de ETA, a la que mataron con dos tiros en la cabeza, tenga que soportar el escarnio de ver a los verdugos de su marido cada vez que sale de casa, porque ha puesto un negocio de cristalería en el bajo del mismo edificio dónde vive hace treinta años? Tampoco entienden que la directora de una cárcel pueda manifestar que “los presos de ETA son gente honrada y que de ellos se puede aprender mucho, ni que después de decirlo siga ocupando el puesto. Por no entender, tampoco entienden algo tan fácil como que en una comunidad española se persiga el idioma español, ni que los terroristas puedan concentrarse impunemente, ni que el portavoz político de ETA los arengue y hable de mesas de negociación y de victoria “para nuestra causa”. Tampoco son capaces de entender que la estrategia prioritaria del Gobierno español sea esperar el agua bendita de una tregua de ETA, que lo sabe y se hace querer, rogar y suplicar.

¿Por qué no entenderán en Europa que el presidente del Gobierno haga apología de la desobediencia civil, con la justificación de que en España hay leyes muy restrictivas para los terroristas? En Europa no se enteran y por eso no entienden que al día siguiente de participar algunos obispos en una manifestación, la vicepresidenta del Gobierno salga para anunciar las rebajas presupuestarias de la Iglesia, ni que la Iglesia se apresure a aclarar que la manifestación era de otros. Son tan cernícalos los europeos de por ahí arriba que no calibran nuestro talante y les parece mal que en un pedazo de España se subvencionen oficialmente ayudas para los asesinos que se niegan a sus víctimas, ni que se haga mofa de las sentencias de los tribunales y que otros tribunales acaben dando la razón a los que las hicieron. En Europa por no entender, tampoco entienden que en el preámbulo de un estatuto de autonomía se conceda de alguna forma la credencial de nación y que en ella ya se estén repartiendo pegatinas con el mapa de la península ibérica en tres colores, marrón para Portugal, verde para España y naranja para la nación catalana. Es que los europeos no se enteran y por eso no aciertan a comprender que cuando el presidente del Gobierno visita un rincón español, como es Ceuta o Melilla, el embajador de Marruecos hable de “visita impertinente” y el gobierno español guarde silencio. Son tal lelos los europeos que andan intrigados porque no saben interpretar los silencios del Rey

¡Lo que le pasa a Europa es que no tiene talante!

domingo, 20 de noviembre de 2005

La ensaladilla rusa


Durante el franquismo, intentaban erradicar o maquillar ciertas palabras para que se utilizaran las menos veces posibles y así, las medallas que conseguía la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) en los Juegos Olímpicos, la prensa española se las apuntaba a unos indefinidos “países del este”. Pero el colmo del ridículo era que a la ensaladilla rusa se la llamaba “ensaladilla imperial” y que se propagara desde los mentideros oficiales que el vodka era una bebida que debilitaba las paredes del estómago y producía úlceras sangrantes. A todo lo bueno que llegaba de Rusia se le ponía sordina, pero cualquier noticia negativa ocupaba portadas y editoriales. El tema era bastante ridículo pero a base de insistir, insistir e insistir, todo lo ruso tenía connotaciones peyorativas . ¿Qué por qué cuento todo esto? Pues porque finalmente todos los regímenes totalitarios, incluso los que tienen raíz democrática, acaban usando el mismo manual de las tonterías. Es ahora el caso de la traída y llevada enfermedad de Rodríguez Ibarra.

Ibarra tuvo un percance, del que parece estar completamente recuperado, pero aquello en los medios del régimen ocupó un espacio incluso superior al de la muerte de Juan Pablo II. Algunos, en su afán de testimoniar a Ibarra “lealtad inquebrantable” abrieron sus páginas para que el pueblo expresara sus sentimientos y durante días presenciamos atónitos el cortejo de las lágrimas impresas, los pasos de la intervención quirúrgica y los comentarios de los expertos. Pero finalmente, Ibarra se recuperó y desde el mismo día el PSOE/Junta comenzaron a acusar al Partido Popular de utilizar la enfermedad del secretario general de los socialistas y presidente de la Junta ¿Y cómo se utiliza semejante asunto? Eso no lo dijeron nunca porque infartados los hay a millares y por millares se pueden contar los que después del percance retorna a su trabajo, sin más complicaciones de las que exige algo de control. Yo tengo infartados en mi familia, entre mis amigos y compañeros y, afortunadamente, salvo la limitación de algunos excesos, como el tabaco o las grasas, en nada se les nota el trance. Por poner un sólo ejemplo, Mariano Gallego, diputado autonómico y alcalde de Don Benito, sigue en el tajo después de un trasplante y ni física ni mentalmente se aprecia en él disminución alguna. Así es que la marisabidilla Pallero, que cobra por sus grititos estrafalarios, debería explicarnos cómo se rentabiliza electoralmente un infarto.

Bueno, pues erre que erre, andan en el PSOE todo el día con la misma matraca de la utilización y ahora, como con aquello de la ensaladilla rusa por la ensaladilla imperial, resulta que no se puede decir que la Junta está enferma y agotada, porque eso atenta a no sé cuales principios éticos y morales y se traduce por una “utilización vergonzosa de la enfermedad de Ibarra”. No se puede decir que algo está enfermo, porque se desvía hacía Ibarra y salen las plañideras y los plañideros, abriendo los cielos por el dolor que les produce la vergonzosa utilización. La conclusión que se saca es que desde el PSOE/Junta buscan la conmiseración del electorado para, efectivamente, rentabilizar la enfermedad de Ibarra. Ibarra, lo ha dicho él, está perfectamente, pero los de su entorno no dejan que nos lo creamos, porque en su torpeza creen que se vende mejor presentándolo enfermito. ¡Déjense de mamoneo con la enfermedad, señores del PSOE! Ibarra está bien y yo, además de creérmelo, me alegro.

miércoles, 2 de noviembre de 2005

Necedad o chapuza


Yo no creo que haya en Extremadura ni un sólo crédulo que acepte como buena la explicación, tardía y rocambolesca, del consejero de Agricultura, respecto a la compra de los 284 monitores TFT. Por no creer tampoco creo que haya nadie en el PSOE que sea capaz de digerir semejante trola, sin algún purgativo galáctico y desde luego no creo que lo acepte nadie de la Junta, sin reírse para adentro, como hacía el perro pulgoso de la tele. Es más, me pregunto qué pensará Ibarra de los procedimientos que usa su Gobierno, de su consejero de Agricultura y por dónde va a salir de éste enredo imbarnizable, capaz de salpicarlo a él y a toda la Junta, por el módico precio de 144.777´52 euros, porque lo cierto es que en el camino se han perdido ó regalado unos 15 millones de pesetas. Vayamos por partes, por si regurgitando el enredo logramos algo de luz, al margen de las infumables explicaciones del consejero. Unas explicaciones que nos obligan a elegir entre la necedad, la chapuza o algo peor.


En el DOE publica la adquisición, por parte de la consejería de Agricultura, de 284 monitores TFT, Samsung, de 17 pulgadas, por un importe de 509´72 euros la unidad. Como el precio pagado duplica el del mercado, se inician las indagaciones oportunas y resulta que la propia casa suministradora, APD, los mismos monitores por los que la Junta paga 509´72 euros, los vende a 255 euros. Se supone que cualquier negociador, que no esté completamente pirado, comprando 300 unidades lograría una rebaja considerable, pero resulta que la Junta, mientras más cantidad compra, más paga, llegando hasta el absurdo de duplicar el precio de la unidad y, además, para negocio tan ruinoso tiene que irse a Madrid, ninguneando al comercio de Extremadura.


¿No resulta extraño todo esto? Para la Junta no. La primera respuesta de la Junta fue esgrimir la legalidad de la compra, saliendo por peteneras e implícitamente, aceptando la necedad como premisa. Y he significado lo de “primera respuesta”, porque luego ha habido otra, todavía mas desternillante.


Cuando la Junta se ve cogida, porque la necedad no está reñida con la legalidad, hacen salir al consejero de Agricultura para que redondee el enredo, intentando justificar lo injustificable, aún al precio de, sin salir de la necedad, caer en las genuinas hazañas de Pepito Chapuzas. Resulta que como el precio pagado era desorbitado, la empresa suministradora, para compensar el desequilibrio y de tapadillo, ha regalado a la Junta 166 monitores, con lo que el tinglado ya queda compensado. Razona la Junta que si a los 284 monitores le sumamos el regalo, el asunto ya queda en tablas porque el resultado se ajusta al precio de mercado. ¡Ni en Uganda utilizan semejantes procedimientos!


¡Esto desprende un olor pestilente por todas partes, porque si se reconoce abuso en el precio, lo normal es devolver lo mal cobrado, el exceso, y no caer en regaletas bananeras. ¿Para qué quieren 450 monitores si sólo necesitan 284? ¿Por qué no dijeron lo del regalo en la primera respuesta?¿Cómo es posible que el regalo se comunicara a la Junta un día después de la denuncia pública? ¿Por qué se recurrió al excepcional procedimiento restringido, de adquisición directa, que evita la publicidad, el concurso o la subasta? ¿Para qué utilizar el Sistema de Adquisición Centralizada, que enreda todo el proceso, si lo más fácil, rápido y económico es acudir la tienda de la esquina? ¿Por qué se va la Junta de Extremadura fuera de Extremadura, menospreciando a los suministradores extremeños que pagan sus impuestos en Extremadura? ¿Es normal, como se ha dicho por parte de la Junta, este chalaneo? Cuando lo de las “vallas del paleto” se nos dijo que sí y ahora parece que lo ratifican.


Creo que para explicar todo esto, en principio inexplicable, no sirven las faenas de aliño y debe ser el propio Ibarra el que salga para aclarar el cotarro, para desautorizar al consejero de Agricultura o para ampararlo. Mientras tanto tendremos que elegir entre la necedad, la chapuza o algo peor. O las tres cosas a la vez.

jueves, 20 de octubre de 2005

La ley del silencio


El tío del talante, también conocido como “el bobo solemne”, en feliz expresión de Alfonso Guerra y después de Rajoy, en esta cruzada que inició para modernizar España, ahora va a desempolvar una ley franquista para colocar de nuevo el bozal a los medios de comunicación, a semejanza de la ya aprobada en Cataluña. Zapatero, para que no hay una plataforma desde la que se le pueda decir “bobo solemne” quiere un Consejo Audiovisual Estatal, elegido por el Parlamento, para controlar, inspeccionar y sancionar a los operadores de radio y televisión que no se ajusten a los “principios de objetividad y veracidad en las informaciones. O sea, se dice lo que a ellos les interesa y lo que quieren que se oiga, o imponen la ley del silencio a la que tan aficionados son todos los dictadorzuelos, sátrapas y vendepatrias. Si, porque qué es eso de “el Parlamento”? El Parlamento debe ser algo más que una disculpa, es algo más que el PSOE y sus socios nacionalistas-separatistas y otros “istas”, pero como allí el que manda es un tío, Carod Rovira, que tiene el respaldo de 300.000 catalanes, todos los demás se han convertido en mera tropa a su servicio. Zapatero, pobre de él, pobre de nosotros, es un títere en manos de los que lo tienen cogido por ahí mismo y como carece de casi todo, prefiere seguir aunque el mundo se hunda.


¿Se supone el amable lector la que hubieran montado si semejante ocurrencia la propone el PP?. A estas alturas de la película ya se sabe quien es el bueno, quien es el feo e incluso quien es Pérez Rubalcaba, como encargado de manipular los guisotes de la cocinilla de Zapatero y sus desvaríos. Los de arriba hacen el pedido y él, con la ayuda de todos los separatistas, logra el milagro de que el Congreso, que está para garantizar la pluralidad, se convierta en un órgano censor socialista. Y hablando de listas y socialistas, acabo de oír a la doña Teresa Fernández de la Vogue asegurar que la Ley mordaza que quieren aprobar servirá para garantizar la pluralidad y la veracidad en radio y televisión. ¡Y se ha quedado tan pancha!


Si te taponan la boca es para permitir que hables, si descuartizan a España es para garantizar su unidad inquebrantable y si paralizan el AVE es para acelerarlo. ¿Alguien entiende algo? De momento toda la prensa europea está prestándonos ojos y oídos, porque algunos ya vaticinan que España tendrá un antes y un después de Zapatero. Mientras tanto en Cataluña ya distribuyen un mapa de la Península Ibérica con tres naciones perfectamente diferenciadas: Portugal, España y Cataluña. Sobre el País Vasco, Canarias y Galicia han colocado un signo de interrogación. El mismo que yo tengo sobre la cabeza de Zapatero.

domingo, 2 de octubre de 2005

El viejo truco de Ibarra


Ibarra es ilusionista de un solo truco, aunque hay que reconocerle que lleva explotándolo 23 años y tiene cierta maestría en el escenario para reeditarlo sin que se note mucho. ¿En qué consiste? Se inviste de solemnidad y, por ejemplo, un martes sale para anunciar algo tan sorprendente como que el día siguiente será miércoles y el miércoles sale de nuevo para vender su acierto del día anterior, algo así como “ayer dije que hoy sería miércoles y miércoles es ¿llevo o no llevo razón?” Y después llega la orquesta y el coro y recrean la misma partitura: “gracias a Ibarra hoy es miércoles” ¿Dice la verdad Ibarra? Sí y Perogrullo también. Eso es exactamente lo que está haciendo con el Estatut de Cataluña. Cuando se sabe que el PSOE está dispuesto a ceder al chantaje de los republicanos separatistas del insigne Card Rovira y aceptar en el Preámbulo el término de nación para Cataluña a cambio del apoyo que Zapatero necesita para poder seguir, Ibarra sale y como si el asunto dependiera de él dice, con toda seguridad, que el término de nación no figurará en el articulado del Estatut. O sea, que tras el martes llega el miércoles y si lo apuramos mucho incluso es capaz de vaticinar que después vendrá el jueves. En una ocasión dijo que Extremadura había logrado su arzobispado bajo su mandato y en otra aseguró que estando él de presidente de la Junta los medios de comunicación habían iniciado un importante cambio tecnológico, luego... Si algún día toca la lotería en Extremadura, ya sabemos a quien se lo debemos.

Pero lo que Ibarra decía, y ahí están las hemerotecas, es que el PSOE jamás reconocería a Cataluña como nación, porque la única nación que tenemos es España, aunque hoy utiliza la misma solemnidad para aceptar lo contrario, refugiándose en que el reconocimiento no irá en el articulado. Es decir, Cataluña SOLO será nación en el Preámbulo de su texto, con lo que Ibarra ya se da por satisfecho. Pero es que si se incluyera el reconocimiento de nación en el articulado, Ibarra nos vendería que gracias a él va en el artículo tres, pero no en el primero, como querían los catalanes. El Estatut, es un cuerpo único y si se reconoce en su Preámbulo que Cataluña es una nación, se está cediendo al chantaje de los separatistas y se está reconociendo, implícitamente, que en la Península Ibérica hay tres naciones: la portuguesa, la española y la catalana, de momento. Luego llegarán los vascos, los gallegos, los canarios, los de Utrera, los de Villaconejo... y acabaremos reconociendo el principado independiente de Villafranco del Guadiana. ¿Es esto catastrofismo? ¿Duda alguien que el camino de Cataluña lo va a transitar inmediatamente el País Vasco? Y el mismo escenario está montado en Galicia ¿Cediendo al chantaje de ERC o de ETA, se resuelve el problema del separatismo? Es como matar moscas engordándolas con miel.
El problema es de tal calado que, lamentablemente, no se resuelve arrestando a un teniente general. Jiménez de Parga, catedrático de Derecho Constitucional y que hasta hace poco ha sido presidente del Tribunal Constitucional, dice que el preámbulo de un texto constitucional es el que marca la filosofía esencial del texto y, por tanto, si se considera nación a Cataluña en el Preámbulo de su Estatut, a todos los efectos se le considera nación. ¿Qué se consigue sacando la consideración del artículo uno y llevándola al Preámbulo? Se consigue el aplauso de los separatistas, hacer el ridículo y dividir a España. ¡A este paso ya veremos si doña Leonor logra ser reina de Bollullos del Condado!

Así de sombrío está el panorama y así se explica el interés de Zapatero para que el Estatut lograra el necesario voto del Congreso de los Diputados. Allí se nos dijo que en la Ponencia sería corregido y, efectivamente, eso es lo que se ha hecho, porque ya no se reconoce a Cataluña como nación en el artículo primero, sino mucho antes, en el Preámbulo, que en opinión de los constitucionalistas es mucho peor, porque las leyes se corrigen en su articulado pero no en su filosofía. Así es que aunque Ibarra quiera vendernos la diferencia, practicando el viejo truco de siempre, la única diferencia es que, como siempre, antes decía una cosa y ahora acepta la contraria. Sería para reírse, si el asunto no fuera tan grave.

Ernest Lluch calificó a Zapatero como “la nada más absoluta”, Felipe González lo tilda poco menos que de “pirado” y fue Alfonso Guerra el autor primigenio de “bobo solenme”, que después rescatara Mariano Rajoy, pero, además de calificativos despreciativos ¿no hay nadie en el PSOE que diga “¡ya basta”? Desde luego, no Ibarra .

sábado, 1 de octubre de 2005

El Club de los Histriones


NO hemos vuelto a saber nada de la 'Plataforma Cultura contra la Guerra', que para el abrevadero mediático tras el 11-M se inventaron unos cuántos filósofos, pensadores e intelectuales de la farándula (perdónenme si me río) y que presidió la pacifista Pilar Bardem, mamá del nene Bardem, puño en alto vociferando a los cielos contra Aznar, contra el PP, contra el electorado popular, contra la guerra, contra Bush... ¿No lo recuerdan? «¿A-se-si-nos, a-se-si-nos, a-se-si-nos!». Montaron manifestaciones ilegales ante las sedes del Partido Popular el día de reflexión y ese mismo día llamaron a las puertas de todos los medios para lanzar consignas previas al día electoral. Se organizaron con tal celeridad que bien parece que lo tenían todo previsto, y a la de "¿ya!" tomaron la calle, sacaron consignas, pancartas, tenderetes y hasta tuvieron tiempo para ejercer la democracia interna y elegir a la Bardem como presidenta de los super-extra-mega-hiper-cabreados intelectuales. En apenas 24 horas ya tenían todo un programa de actividades, con sus correspondientes contactos y entrevistas en los medios afines, que, claro, les prestaron altavoz. ¿Qué indignación la de todos ellos en pie, manos abiertas contra la ignominia de un gobierno lleno de asesinos, chupasangres y mataniños! Doña Pilar asumió del libreto el papel de 'madre coraje' y con cara de dolorosa se paseaba por todos los tinglados llevando el dolor en el alma. ¿Cómo sufría esa mujer! Gritaba tanto que algunos temíamos que se le desencajara la mandíbula, pero por fortuna tenía siempre cerca a Javier Gurruchaga, otro intelectual de pelo en pecho que le tomaba el testigo para exigir que se abrieran los cielos y por el hueco se descolgaran los ángeles exterminadores.


Desde lejos, viendo que se le escapaba el carro del oportunismo cultural, que él va por libre, don Pedro Almodóvar montó su propio club para denunciar un 'golpe de Estado' que impediría que se celebraran las elecciones y otros conocidos miembros del pensamiento nacional, como Miguel Bosé, insigne autor de 'Amante bandido', se apresuraron a declarar que habían estado secuestrados en la España de Aznar. ¿Qué mal lo habían pasado ellos y ellas, enterrados durante ocho años en un zulo por ser progresistas, intelectuales y amantes de la paz universal! Pero si hasta la niña Anita Obregón, megaestrella, hiperguionista, superpija y bióloga señaló la causa/efecto como algo incuestionable.


¿No lo recuerdan? El motivo de tanta furia mal contenida, la causa de aquel 'Fuenteovejuna' de cartón piedra fue la guerra de Irak, en la que no participó ni un solo soldado español pero que, siguiendo lo escrito en el imaginario libreto de la representación, desencadenó el sangriento atentado del 11-M. Luego los culpables del atentado no fueron los terroristas sino el gobierno de Aznar, que los había empujado a perpetrar una respuesta legítima, por participar activamente en una guerra en la que no se había participado. La foto de las Azores la esgrimieron como una bandera y, aunque España no participara de ella, hicieron toda una declaración de principios.


Bueno, pues el caso es que de la tal Plataforma 'Cultura contra la Guerra' no se ha vuelto a saber nada y ninguno de sus egregios intelectuales ha reclamado al gobierno de Zapatero que explique su colaboración activa con Bush. Se sabe de una fragata española, la 'Álvaro de Bazán', bien pertrechada de tecnología bélica, que está sirviendo de apoyo logístico a un portaaviones norteamericano mientras bombardea Irak, e incluso se distribuyen fotografías y entrevistas con marineros de la tripulación, pero la señora Bardem todavía no se ha repuesto del quebranto que le produjeron aquellos tres días de intensa actividad y, además, anda ahora muy ocupada con la fatigosa interpretación de la serie que tiene en TVE. Y, por favor, que nadie vea en esto relación causa/efecto. Ella está ahí porque es muy buena actriz. Sí, la Obregón también.


Cuando Felipe González ordenó al Ejército español participar en Kosovo, sin ONU y sin Congreso, aquello estaba justificado por la etnia intelectual de los 'culturetas', porque era una «guerra para la paz», pero no es lo mismo participar en la guerra con Felipe que no participar en la guerra con Aznar, porque Aznar, en todo caso, siempre será culpable. ¿De qué? Eso da igual, es culpable y ya está. La Plataforma de la Bardem, su nene y Gurruchaga montó su propia página 'cultura-contra-la-guerra', que está desactivada pero no enterrada porque no hay que descartar su resurrección si vuelve al gobierno algún sanguinario, como Rajoy.


Mientras tanto, y a la espera de ser necesitados de nuevo, como un retén de bomberos (pero de los que ponen bombas fétidas), la cultura oficial está agazapada y haciendo el agosto. ¿La verdad os hará libres? ¿Qué risa!

lunes, 26 de septiembre de 2005

El gallinero se alborota


Nuestra página va a más y parece que empieza a ser visitada incluso por la progresía más florida del pesoismo galopante. Se la pasan de unos a otros, la escanean, la fotocopian, la comentan y con ella en el regazo sufren de espasmos y soponcios. El pasado lunes escribí sobre la inutilidad de algunas subvenciones que finalmente se dedican al autoagasajo pesoista. Me referí a la mal llamada Asociación de Mujeres Progresistas que, entre otras mandangas, tiene establecido un premio para regalar a los de la cuerda y como ejemplo y evidencia, ponía encima de la mesa a los dos únicos premiados por las tales: Rodríguez Ibarra y Rodríguez Zapatero ¿No resulta sospechoso? Yo esperaba que salieran a desmentirme, que dijeran que era falso lo que había escrito e incluso que apuntaran el nombre de algún otro que no fuera “mas de los mismo”, pero parece que no lo han encontrado y para ofenderme, que gracia, les da la sofoquina y me llaman “machista”.¡Que sofocón se han llevado algunas de las progres!. En fila india, todas han iniciado el paseíllo para llamarme “machista”, porque las que carecen de argumentos, chupan del momio oficial y tienen a la ignorancia como base doctrinal, resulta que también andan huérfanas de vocabulario y todo lo que vuela lo llaman “machista”.


¿Pero no es verdad que reciben subvenciones dispares de la Junta? ¿No es verdad que han caído en la desvergüenza política de premiar, agasajar y reconocer exclusivamente los extraños méritos de Ibarra y Zapatero? ¿No es verdad que a semejante ceremonia acudió la Delegada del Gobierno, que recogió el premio en nombre de Zapatero? No estaba también el Consejero de Cultura y la directora general de la Mujer? ¿No es verdad que la señora esposa del consejero de Cultura ha sido presidenta de las tales en Badajoz y que también son del mismo signo político la presidenta regional, la presidenta de Mérida, la presidenta...? Y finalmente, ¿no es verdad que el grueso de ésa organización es pesoista? Nada desmienten y como único argumento dialéctico, me llaman “machista”. ¿Para ofenderme? ¡Vaya gilipollez! Estas progres están muy perdiditas y no saben que a mi me es indiferente que cuatro retrógradas apesebradas me llamen “machista” por despreciar el cotarro que tienen montado.


La directora general casi pide mi excomunión. Hay una que incluso, toda ofendida, sale en defensa de la honestidad de la esposa del consejero de Cultura, como si eso se hubiera cuestionado. A la tal le traiciona el subconsciente, porque bien parece que es ella la que contrapone honestidad y pertenencia a la asociación de las progres. Otra incluso reprimió las lágrimas ante las cámaras de televisión y con una ira mal contenida me amenazó con el juzgado. Incluso ayer mismo, en un pleno de la Asamblea, un diputada machorrilla me llamó machista para seguir la consigna de la manada. ¡Uff, que miedo! ¡Pero si sólo tienen que decir que es mentira, que yo me lo invento todo, que no hay premio ni premiados, que no reciben subvenciones, que ellas no tienen nada que ver con el PSOE y que sus cargos directivos están al margen de políticas de partido y políticos! El gallinero se alborota y resulta divertido. ¡Cacaracaa, cacaca, cacaracaaa!

jueves, 15 de septiembre de 2005

Impudicia de dictadores


Sin solución posible, los tics de todas las autocracias se repiten y da igual que hablemos de la Manila de Marcos, la Cuba de Castro, la Rumanía de Ceaucescu, el Chile de Pinochet, el Peru de Fujimori, la Venezuela de Chávez o la Extremadura de Ibarra. Todos las autocracias concluyen por tributarse homenajes, honores y reconocimientos dispares y para envolver la idiotez todos hacen lo mismo: se inventan asociaciones, academias o corales que son las encargadas de reconocerles los honores que nadie, salvo ellos mismos han visto ni valorado.

Aquí, en Extremadura, tampoco en esto somos diferentes y con el dinero de todos, la Junta se monta sus propios tinglados para el auto aplauso para colgarse medallitas en la pechera. Esta misma semana nos hemos enterado por los medios del régimen, con gran despliegue de entrevistas y programas monográficos, que la Asociación de Mujeres Progresistas, es decir ellos mismos, que el pasado año concedió un premio a Rodríguez Ibarra, este año se lo concede a Rodríguez Zapatero. ¿Quien recogió el premio en nombre del camarada? Doña Carmen Pereira, que estaba acompaña en el acto por la directora general de la cosa y el consejero de Cultura, esposo de la mandamás de las Mujeres Progresistas. ¡Que bochorno!

La desvergüenza de estos/as progresistos y progresistas les permite legitimar con solemnes escenificaciones, actos de absoluta impudicia como el que relatamos. Pero así están las cosas. El dinero del contribuyente se utiliza para la autocomplacencia de un montón de energúmenos y energúmenas, que se reúnen bajo la advocación del progreso. Ellos se lo guisan y ellos se lo comen, aunque la minutan la pagamos todos los demás. Lo que no sé y me lo pregunto continuamente, es si han llegado a la desvergüenza total y se sienten satisfechos por los reconocidos méritos; se ríen cínicamente o en el fondo sienten vergüenza de tener tan poca vergüenza.

sábado, 10 de septiembre de 2005

¿Extremadura o Fantasilandia?


Como me niego a creer en la perversión por la perversión a secas, me esfuerzo en aceptar que la Junta hace lo que sabe y lo que puede y que cuando cae en la contradicción y el disparate, es por ignorancia, por desinformación o porque son incapaces de distinguir entre continente y contenido. Pero finalmente ignorancia o perversión, son la única explicación para tanta fatuidad y tanto desparrame mental. ¿Tenemos lo que merecemos o tenemos lo que queremos? Son cosas distintas. En la Junta, como en la casa del nuevo rico, creen que, por ejemplo, cultura es comprar libros y modernidad tener muchos ordenadores. Es decir, creen en lo tangible, en lo que se ve, lo que se puede enseñar, lo que ocupa espacio y puede tocarse. Creen en lo fácil, que es anunciar, creen en la publicidad vacía y como son fervorosos de la ley del mínimo esfuerzo, se limitan a cacarear, pero sin poner el huevo. Creen en lo que se compra y no exige orden ni planificación. Pero en pocas ocasiones se hace tan verdad aquello de “dime de qué presumes y te diré de qué careces”. Es como si la Junta no creyera en la Junta y estuviera persuadida de que la mejor planificación es la que no hace y lo mas provechoso es la chispa verbal, la ocurrencia y la improvisación de cada día. ¿Qué de qué hablo?

Por ejemplo, ¿no los han oído presumir de bibliotecas? Dicen los muy que Extremadura es la comunidad con más bibliotecas y más libros por cabeza de España. Y lo dicen orgullosos, muy ufanos, como convencidos de que el dato, por cierto, es irrefutable muestra de eficacia. Llega después la estadística y resulta que Extremadura, con tanta biblioteca y tanto libro, es la comunidad donde menos se lee. Tener un libro no es leerlo, pero para la Consejería de Cultura, es más importante el libro que el lector y no se quieren enterar de que el libro sin lector se convierte en un ladrillo inservible. Son incapaces de fomentar la lectura, de hacer una planificación real en las escuelas, en los institutos, en la Universidad, pese a que para este menester tienen en nómina a un montón de lángaros del sistema. Optan por lo fácil, como el rico nuevo que compraba libros por metros lineales. ¿Cómo envuelven el bochorno? Comprando libros y estantes, haciendo alardes y almacenes de papel impreso que inauguran con el nombre de bibliotecas. ¿Más?

¿No los han oído presumir de ordenadores, de nuevas tecnologías, del ciberespacio o de la sociedad de la imaginación? Pues han hecho como con las bibliotecas. Compraron 60.000 ordenadores, los diseminaron por todas las aulas y salieron a presumir por toda España, hablando de la revolución tecnológica que estaban haciendo en Extremadura. E incluso son exportadores de un sistema, el Linex, que la propia Junta no utiliza. Hasta Zapatero ayudó a propagar la especie de que lo que se estaba haciendo aquí había que hacerlo en toda España. Pero, como en las bibliotecas, luego llega el dato estadístico y resulta que Extremadura es la Comunidad con menos conexiones a Internet de toda España y, pese a ser la que más ordenadores tiene por alumnos, es también la Comunidad donde los alumnos tienen un conocimiento más precario de la red. ¿Qué es un ordenador en lo alto de una mesa? Igual que el libro sin lector un estorbo, un bulto que ocupa espacio.

¿Hablamos del paro? Como con los libros, igual que con los ordenadores, Extremadura es pionera en inventos para reducir el paro y la precariedad laboral. Aquí llevamos 23 años de experimentos. Siete planes de empleo, acuerdos, firmas y convenios de distinto pelaje, incluso coincidiendo 15 años con gobiernos del mismo signo. Puestos a inventar hasta somos los pioneros universales en algo tan prometedor como la Sociedad de la Imaginación y el Gabinete de Iniciativa Joven, que preside Felipe González, Ana Patricia Botín y otros cuantos relumbrones más. Los relumbrones sirvieron para acaparar titulares y vender, vender, vender... ¿Y qué? Pues como con las bibliotecas o los ordenadores, siendo los que más programas y planes hacemos, somos también la comunidad con más paro de España y la que más empresas, casi tres mil, ha perdido en un año... ¿por culpa de la herencia recibida? Somos la única comunidad que no ha bajado sus índices de paro en los 23 años de ibarrismo benefactor... Parece que los demás no recibieron una herencia tan duradera y pertinaz.

¿Nos pasamos al turismo? Pues las promociones horteras, con visos de galopante corrupción y vayas del paleto incluidas, sitúan a Extremadura, que tanto tiene para enseñar, fuera de todos los circuitos y a la cola de visitas y pernoctaciones. Aquí lo que hacemos bien, pero que muy bien, es anunciar, vender y bla,bla,bla. Aunque tampoco se nos da mal comprar kilómetros de libros, planes de empleo, ordenadores a go-gó y vallas paletas, con errores ortográficos incluidos. ¡Algunos, después de 23 años, están más lejos de Extremadura que de Fantasilandia!

lunes, 5 de septiembre de 2005

Los jóvenes huyen de Extremadura


Según el Instituto de la Juventud, que para más señas dirige una extremeña, 7000 jóvenes abandonaron Extremadura en un solo año. En eso queda la Sociedad de la Imaginación, el Gabinete de Iniciativa Joven y los multiplanes de la Junta para paliar el paro juvenil y atajar la sangría que cada año se nos va, buscando una oportunidad que en Extremadura no encuentran. Además, la mayoría de los jóvenes que se van llevan alguna titulación bajo el brazo, lo que resulta absolutamente esperpéntico, porque Extremadura aporta el dinero para la formación que finalmente aprovechan otras comunidades. ¿Y por qué se van? Porque no hay salidas para ellos. En esta Extremadura que tanto gasta en publicidad y propaganda paleta, apenas queda un espacio que no sea la Junta, la Gran Hermana que todo lo vigila, todo lo supervisa y todo lo controla. La gran panacea para la juventud extremeña es lograr una silla como funcionario de la Junta, que es la empresa de las empresas, la que más crece y donde más garantías de supervivencias hay. Al final, triste final, 23 años de ibarrismo sólo han servido para asentar nuestros males de siempre: el paro y la emigración.

No ha desaparecido el caciquismo, aunque haya cambiado de orilla. Siguen imperando los abusos del amo, aunque lleve marchamo de demócrata. La clase pudiente, que es la mandante, está aferrada a los mismos vicios de siempre. Está establecido el mercado del euro y, como siempre, el que paga manda. Se ha propiciado la ojeriza y el rencor. Se persigue al que no piensa como los situados. Se excluye al discrepante. Se manipula la verdad para, con el dinero de todos, favorecer a la familia, al clan o a la manada. Se ha impuesto la ley del silencio y el sumo pontífice no se corta un pelo a la hora de enviar avisos a navegantes, porque es él el que da la subvención, el crédito, la credencial, la suscripción o la concesión de los nuevos canales de televisión y radio. Ya todos saben que el que queda fuera del redil tiene poco recorrido en esta Extremadura de las oportunidades para unos pocos y en la que no se valora ni capacidad ni mérito, porque la mejor referencia es pertenecer al gremio. Se premia a los del gremio, se contrata a los del gremio, se tolera a los del gremio en la misma medida que se rechaza todo lo demás.

La mediocridad y la penuria intelectual de los asentados, queda reflejada en el gobierno de una Junta incapaz de dar respuesta a los retos que la sociedad demanda y para suplir la ineficacia y la incapacidad, todo lo basa en la publicidad, en el cartel, en el gesto histriónico, en la frase grandilocuente. ¿Conoce alguien a los consejeros/as de la Junta? Ibarra es el gran cardenal y todos los demás son monaguillos intercambiables, que lo mismo rezan en un bautizo que en un funeral. Veintitrés años de ibarrismo han amuermado aún más a Extremadura, perdiendo todos los trenes, todas las oportunidades, odas las rampas de salida y en lugar de esa publicidad estúpida para vender más humo, deberíamos colocar a la entrada “Silencio, entra Ud. en Extremadura” ¿Quién habla aquí, quien protesta? Sindicatos, Universidad, patronal, academia, asociaciones... ¿todos están contentos? Dicen que el que calla otorga, pero pese a tanto apesebrado, como cantaba Pablo Guerrero, “hay señales que alumbran que la fiesta se acaba” Tiene que llover a cántaros.

jueves, 25 de agosto de 2005

Con la refinería al fondo


En el Partido Popular no hay 'prietas las filas', bocas selladas, mandato imperativo ni libreta de condenados; por eso es posible opinar sin que nadie se vea colgando de una cuerda. ¿Quiere esto decir que en el PP hay disidencias y discrepancias? No, sencillamente hay gente que piensa. La suerte o la desgracia que tienen en el PSOE, donde Ibarra piensa por todos, por suerte o por desgracia no la tenemos en el PP. Pero no debe entenderse con ello que el Partido Popular carece de criterio y de unidad porque en cada una de las cuestiones que afectan a Extremadura se posiciona claramente. ¿Y en la refinería también? Sí, en la refinería también. Desde hace muchos meses venimos diciendo que será nuestro presidente regional, Carlos Floriano, quien indique a este respecto la postura determinante y determinada del PP como partido. Y cuando eso ocurra todos estaremos detrás, al margen de los criterios individuales.

Yo sé que despejado el 'quién' la exigencia inmediata es el 'cuándo', y para no caer en el cinismo, que también en esto hay que marcar distancias, lo voy a responder con toda sinceridad: cuando nos dé la real gana. ¿Otras razones? Haylas: cuando lo consideremos oportuno, cuando calibremos las informaciones que nos han llegado, que nos están llegando y que nos llegarán, y, finalmente, cuando estimemos conveniente salir sin hacerle el juego ni a unos ni a otros. Porque resulta curioso que los del 'sí' y los del 'no' esgrimen el mismo argumento para desacreditar la postura del contrario: la falta de información. Viéndolo así, la única postura sensata es esperar. Y ésa es la postura del Partido Popular, que no ha querido entrar en la contienda, en el pugilato de disparates ni en el recuento de los réditos electorales que parecen obsesionar a los señores del PSOE. Porque si queremos ser serios, pero serios de verdad, habremos de recordar que desde hace casi tres años Ibarra viene vendiendo la panacea del proyecto refinero como una idea personal. En cada una de sus intervenciones dentro y fuera de Extremadura sigue 'erre que erre', hasta el punto de que casi todo el mundo está en la creencia de que el Grupo Gallardo va de su mano y por su mano. Si además no se respetan las formas y se cometen errores de bulto, si median supuestos intereses políticos/familiares y se recurre incluso a la descalificación, la amenaza de que se vea el fantasma del favoritismo es casi una lógica consecuencia. Aunque los fantasmas sean fantasmas.

¿Ha beneficiado esta descarada politización al proyecto? A la vista está que no. Incluso podríamos asegurar que Ibarra, con su actitud, su empecinamiento y con su torpeza, es el peor enemigo de la refinería, que de amor también se mata. A ningún otro líder político con un mínimo de mesura se le ocurriría montar una manifestación utilizando todos los resortes de la Junta; a ningún otro se le ocurriría utilizar la refinería como tapadera para ocultar las corruptelas de un consejero, y sólo Ibarra es capaz de espolear hasta la sangre un proyecto por el que, presuntamente, tiene tanto interés. Lo mismo le pasa con Extremadura, que la quiere tanto que no la deja crecer. Llamar a CC. OO., UGT y otros para escenificar el 'acuerdo universal' o traer a Villafranca de los Barros a la Federación Española de Municipios y Provincias para que su presidente, Paco Vázquez, nos entusiasme con los beneficios del proyecto, no son más que torpezas e inequívocas muestras del 'fuenteovejunismo' que Ibarra exige para todos sus arrebatos. Personalmente creo que a la refinería y a Alfonso Gallardo le iría mucho mejor si Ibarra no pusiera tanto empeño y no los quisiera tanto.

En el Partido Popular no nos hemos dejado tentar por la facilidad que la ocasión nos brindaba. Así de claro. Hemos escuchado a todo el mundo, pero no nos hemos dejado empujar por los que nos animaban a ocupar la orilla opuesta. Sabemos que el PSOE se habría tirado en plancha y se hubiera comido las gambas crudas, pero nosotros entendemos que hay que ser serios y no hacer politiquería con la política y a cualquier precio. Por supuesto que recordamos la campaña contra la central nuclear de Valdecaballeros y sabemos de la rentabilidad que de allí sacaron los entonces ecologistas del PSOE. Todavía hay pintadas delatoras de la campaña estrafalaria del 'Prestige' y no hemos olvidado las manifestaciones ni los ladrillazos del celebérrimo y celebrado 'día de reflexión' tras el 11-M, pero ¿se puede exigir que todos hagamos lo mismo y nos comportemos de la misma forma? No, no estoy insinuando que el PP sea un partido arcangélico donde cada militante lleva dos alitas blancas pegadas a la espalda, pero es evidente que es de otra forma y busca metas diferentes. Para gustos están los colores y los olores, y el que quiera seguir perfumándose con la esencia 'Más de lo mismo' sólo tiene que votar como hasta ahora. Nosotros sabemos que las vendas, por mucho engrudo que las sostenga, acaban cayéndose. Nuestro proyecto tiene tiempo y no está en la UVI política.

Hace unos días, Juan Sillero, consejero delegado de AG, se lamentaba resignado del grado de crispación que suscita la refinería cuando muy cerca, en Huelva, se está proyectando algo similar sin que apenas tenga reflejo en los medios de comunicación. Y se dolía, creo que con mucha razón, de que algunos hagan de Alfonso Gallardo, otra vez, su personal saco de entrenamiento. Tampoco es el caso del Partido Popular. Nosotros respetamos a Alfonso Gallardo, reconocemos su obra y su apuesta por Extremadura, aplaudimos su capacidad de riesgo y creemos que son las actitudes de otros las que desvirtúan sus reconocidos méritos. Para apuntárselos y aprovecharse de ellos.

lunes, 15 de agosto de 2005

Presupuesto 2006


El consejero de Hacienda ha presentado los Presupuestos de la Junta para 2006, en un ritual que se repite todos los años en el fondo y en la forma. Con los documentos del Presupuesto, que es una previsión de ingresos y gastos, se presenta también la Cuenta General del ejercicio anterior, 2004, es decir, se presenta la liquidación o ejecución tanto de los ingresos como de los gastos. Sé que todo esto es bastante engorroso para la mayoría pero, por su importancia, sería conveniente que hiciéramos un esfuerzo. La información que proporciona la Cuenta General es de absoluta trascendencia, porque nos sirve para determinar el grado de ejecución y para constatar si los anuncios, proyectos e inversiones previstas en el Presupuesto se convirtieron en realidades. La Cuenta General es el mejor reflejo para distinguir entre la política de ficción, tan abundante en Extremadura y la política de realidades.


Por eso entendemos que, a pesar de la importancia de la Cuenta General, el Consejero pasara de puntillas de ella porque, pese a su parafernalia teatral, es un auténtico fraude. Y como se que la aseveración es fuerte, voy a intentar justificarla:


1º.- ESCASA EJECUCIÓN DE LAS INVERSIONES


Es un fraude hablar de “contundente apuesta por la inversión”, porque en el ejercicio anterior se quedaron sin gastar 190 millones de € que estaban presupuestados para inversiones. Es un fraude porque la liquidación provisional de 2005 nos desvela que, a 30 de septiembre, sólo se había ejecutado un 32.6% de las inversiones presupuestadas (se presupuestaron 912 millones de € y se han ejecutado 297 millones). Por tanto, quedan tres meses para ejecutar 617 millones de €, algo del todo imposible.


Por tanto, el Consejero ha anunciado que la inversión en 2006 ha aumentado en 131 millones de € respecto al año anterior, pero no dice que el año pasado quedaron sin invertir 190 millones de € que estaban presupuestados. ¿Para qué sirve aumentar un 14% la inversión si hasta octubre, sólo se ha ejecutado un 32%? ¿Para qué se presupuesta más si no invertimos lo de años anteriores? ¿Cuántas veces se presupuestan las mismas inversiones? Esto no es crecer, esto es cambiar de nombre las inversiones que no se ejecutan. Esto es engañar.


Ahora nos venden un Plan Extraordinario de Infraestructuras y la inversión de este Plan para 2006 es de 77 millones de € ¿Qué es esto comparado con los 600 millones que se han dejado sin invertir en los tres últimos años? ¿Cuántos planes, cuántas autovías, cuántos hospitales podríamos levantar con 600 millones de €?.


2º.- OTRA MENTIRA: UNA REBAJA DE IMPUESTOS.


El anuncio se efectuó hace cuatro meses y la promesa fue que ésta rebaja se iba a abordar antes de que finalizara el actual periodo de sesiones, Sin embargo, ni en la Memoria, ni en la previsión de ingresos se hace referencia a dicha rebaja fiscal. Es más, los impuestos que iban a estar especialmente afectados por la reducción eran el IRPF, que sube un 22% y el Impuesto de Transmisiones, que sube un 8.2%. O sea, lo de siempre, dicen una cosa y hace la contrario. ¿Cómo harán para subir y bajar los impuestos al mismo tiempo? Esto es tan creíble como cuando afirmaban que paralizaban el AVE para acelerarla.


3º.- NO ABORDA EL PROBLEMA DEL DESEMPLEO.


Los últimos datos sobre el paro y la precariedad laboral lo avalan. 2.200 parados más en un año y la precariedad laboral más alta de España. En España baja el paro, que sube en Extremadura Con estos datos y sin compromisos en materia de empleo porque ni presupuestan el Plan de Empleo, ni lo ejecutan. Sólo en el último ejercicio liquidado han dejado sin ejecutar 36 millones de € en políticas de empleo, que se unen a lo que se ha dejado en el cajón en años anteriores. ¿Podemos permitirnos en Extremadura tener la mayor tasa de paro y al mismo tiempo dejar 36 millones de euros en el cajón? Se ríen, se carcajean de los mismos que los siguen, que confían en ellos y que los votan. Y eso es lo peor.

miércoles, 10 de agosto de 2005

Estatuto de Cataluñá (letra pequeña)


Del Proyecto de Estatuto de Cataluña se sabe poco en Extremadura, aunque lo poco sea mucho más de lo que se sabe del propio Estatuto de Extremadura. No obstante, tengo la sensación de que hay una idea generalizada que puede resumirse en dos aspectos, ciertamente importantes:

- Los catalanes buscan la independencia
- Los catalanes quieren más dinero.


Pero el Proyecto aprobado por el Parlamento de Cataluña tiene 218 artículos, un preámbulo, once disposiciones adicionales, tres transitorias y cinco finales, que engloban toda una filosofía política, apurando tanto los términos y las definiciones, que incluso va más allá de lo que podía ser una constitución. Así es que lo que ha trascendido sobre sus apetencias de "nación y financiación" es sólo el pico de la muleta para desviar la atención de otros aspectos no menos chirriantes, porque, si entrase en vigor la propuesta, a la Generalitat le correspondería en exclusiva la potestad legislativa, la reglamentaría y la función ejecutiva que la Constitución española reserva al Estado.


Es tal el afán de control que en algunas materias sobrepasan el totalitarismo de la Revolución Cultural de Mao: "Corresponde a la Generalitat la competencia exclusiva en materia de tiempo libre". Incluyen el fomento, la regulación y el régimen jurídico de las entidades, públicas o privadas, que tengan por finalidad actividades de tiempo libre. ¿Pobres catalanes, si España cediera a semejante despropósito!


¿Uniones poligámicas?


A jueces, notarios, registradores... y funcionarios de Cataluña se les exige el conocimiento de la lengua catalana, pero no así del español. Regula el matrimonio e incluye la sutileza de "otras formas de convivencia", que deja abierta la puerta a uniones poligámicas de tipo islámico. Regulando el "derecho a una muerte digna" se admite el asesinato piadoso, la eutanasia. Lo aprobado en la Asamblea catalana nos impone a todos los españoles una nueva definición de España como "Estado Plurinacional". Y parece que este nuevo concepto no hiere la sensibilidad de Zapatero, que incluso ha recurrido a las hemerotecas para hacerlo valer. Además de definir hasta el ridículo a Cataluña, ellos, por su cuenta y riesgo, también se atreven con España. Es como si Cataluña fuera la nación y España la que pretendiera independizarse de la nave nodriza.


Cataluña se erige en nación y como tal se reserva la competencia exclusiva en la expedición del documento de identidad y pasaporte, lo que supone un DNI para los catalanes que además dispondrán del español. Con esto se reconoce, según convenga, la doble nacionalidad para los catalanes, pero no así para los demás españoles. ¿Más claro? Los catalanes también son españoles, pero los españoles no son catalanes.


Embajadores propios


En política exterior caen directamente en el esperpento. La acción exterior de España queda supeditada por la Generalitat, ya que sus observaciones serán determinantes. Ellos participarán en la revisión de los tratados, además de arbitrar la distribución de los fondos europeos. Incluso pudiera darse el caso de que España, con el permiso de Cataluña, denunciara un tratado y el mismo, y al mismo tiempo, fuera acogido por Cataluña, que no necesita permiso de nadie. El matonismo del proyecto es tal que, para dejarlo todo muy clarito, la Generalitat se reserva la capacidad de establecer una delegación ante la Unión Europea, al margen de la española y, como parece que eso les sabía a poco, establece que Cataluña sea circunscripción única en las elecciones al Parlamento Europeo. ¿Y fuera de la Unión Europea? Más de lo mismo: Cataluña puede nombrar a sus propios embajadores en el exterior.


Justicia propia


Si todo esto no conlleva un claro propósito de independentismo mal encubierto, en lo relativo a la Justicia aún lo subrayan con más énfasis. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña se establece como el "órgano jurisdiccional en que culmina la organización judicial de Cataluña". Incluso encubiertamente crean un Tribunal Constitucional propio al establecer una sala especial dentro del TSJC. Así, establecen que la Justicia emane de dos naciones distintas, la española y la catalana, y administrada por jueces diferentes, sin respetar la unidad jurisdiccional de España.


En economía, seguridad social, fomento, investigación... Cataluña se separa de las competencias exclusivas del Estado español, pudiendo dirigirlas según su criterio, pero, eso si, "a Dios rogando y con el mazo dando", Cataluña se reserva la participación en la planificación estatal. Una vez más se erigen en supervisores de España, exigiendo estampar el visto bueno en todo, pero garantizándose el libre albedrío catalán para cada uno de sus actos. Bien parece que quieren irse de España, pero llevándose a España con ellos o dejándola bajo su tutelaje protector para que no nos descarriemos más de la cuenta.


El Estatuto se apropia directamente, sin maquillaje, de las cajas de ahorro: órganos rectores, representación de intereses sociales, regimen jurídico, fusión, liquidación, agrupaciones, cuotas participadas... Y en el camino del monte que han elegido, se reserva también la capacidad de las "consultas populares", atribuyéndose la competencia exclusiva en encuestas, audiencias públicas, foros de participación... Es algo puesto como de soslayo y sin intenciones perversas, pero ¿qué tiempo tardarían en inaugurar la nueva competencia exclusiva, preguntando, por ejemplo, sobre la autodeterminación o independencia, para erigirse en Estado? Muy posiblemente Carod Rovira ya tenga fechas.


Como bien dice Trias Sagnier, "el Estatuto rompe con el modelo constitucional de 1978, declara la independencia por la puerta de atrás y, sin preguntar, impone un modelo al resto de España". Y todavía hay más.

viernes, 5 de agosto de 2005

La familia crece



Por fin hemos visto a doña Leonor y nuestro gozo es mayúsculo porque parece una niña como todas las demás niñas. La madre es como todas las madres y el padre, pese a que se le está aflojando la risa como a su hermana Elena, parece un padre más. Es decir, todo normal. Ya son siete las criaturitas que adornan la Casa Real, con un número en la espalda que determina su posición exacta en la sucesión dinástica. Los monárquicos, que son muchos menos que los “juancarlistas”, deben andar frotándose las manos de gozo, porque ahora no será necesario recurrir a ningún príncipe extranjero para que nos salve de la quema republicana, así es que los “amadeos” de turno deben mirar para otro sitio, porque en España tenemos para dar y tomar e incluso podemos exportar realeza a otros lugares. La sucesión al trono, que ya estaba garantizada con el príncipe, las princesas y los alevines reales, queda sellada con la llegada de doña Leonor, una niña “gordita, redondita y llorona en un momento dado”, en feliz descripción de la reina doña Sofía de Grecia. Una niña afortunadamente normal, “con una mezcla de todos”, como las otras 632 criaturas que nacieron aquella misma noche, aunque ésta no nació en un hospital de la Seguridad Social, llegó con el “doña” debajo del brazo y una credencial genética que la legitima para ser en su día jefa del Estado español y capitán general de los ejércitos, recogiendo la antorcha que encendiera en 1.468 la muy católica doña Isabel I de Castilla. Como se ve, todo muy moderno, muy actual, muy acorde con los tiempos presentes y futuros.

Doña Leonor, “que es una niña muy inteligente y viva”, según su bisabuela materna, doña Menchu, ha pegado tal acelerón al llegar que ya ve por el retrovisor a sus primos don Froilán, doña Victoria, Don Juan, Don Pablo, don Miguel y doña Irene, aunque con ésta última podrá compartir pupitre, muñecas y secretillos reales, porque supongo yo que estas niñas, con semejante carga genética, hasta los suspiros los tendrán diferentes, aunque hayan democratizado el color de su sangre y en una renuncia admirable la tengan roja, como todos los plebeyos. Se han democratizado tanto que en un gesto admirable, su mamá, la princesa doña Leticia, se ha sometido a una cesárea, como si fuera una mujer corriente. Incluso parece que tuvo dolores de parto y contracciones, lo que es el sumo de la igualdad y el colmo de la equiparación con las demás mujeres. ¿No es eso acercarse al pueblo? Una señora, experta en estas cuestiones y a la que denominan en las tertulias “analista de Zarzuela”, hacía hincapié en la sencillez del príncipe, al asegurar que “esto es lo más bonito que te puede ocurrir en la vida” y destacaba lo agradecido que tenemos que estar todos los españoles, porque los príncipes habían cumplido con una de sus misiones fundamentales. Para compensar, supongo yo que las “otras misiones fundamentales” deben ser menos placenteras. Además la gestación ha durado nueve meses, como la de las otras 632 criaturas que han tenido la dicha de compartir con doña Leonor la gloria de tan memorable día. Unos padres asturianos, emocionados, se lo contaban así a las cámaras de televisión: “no podremos olvidar este día, porque la historia nos recordará que nuestro hijo nació diez minutos después de nacer la futura reina de España”.

Todavía no se sabe nada de doña Leonor, salvo que pesó al nacer 3´540 kg., que todo el pasillo lo ha tenido lleno de canastillas y flores, que ha recibido la felicitación de la nobleza mundial y que llora, mama y duerme como una niña, pero ya se sabe que hablará perfectamente español, inglés, francés, alemán, griego e italiano. Se licenciará en Derecho, Sociología o Antropología y a los 21 años, tras su paso por las diferentes academias militares, recibirá los correspondientes despachos, como oficial de los tres Ejércitos, porque la criaturita también llega con el añadido de ser jefe o jefa de las Fuerzas Armadas.

Ahora tenemos que hacer un referéndum para modificar la Constitución en lo relativo a la sucesión monárquica, adaptándola para que el nacimiento posterior de un hermanito varón no le impida acceder al trono, como le ocurrió a su tita doña Elena, pero no creo que nos pregunten nada más sobre la monarquía, porque ya se sabe,”los experimentos con gaseosa” Lo importante es que ya tenemos rey padre, futuro rey hijo, dos futuras reinas y la casa llena de nietecillos.

¡Nuestra alegría es mayor que el Palacio Real, la Zarzuela, Marivent y el yate Fortuna juntos!

sábado, 30 de julio de 2005

Nacionalistas y Zapatero


Parece que tienen calculado el desgaste electoral de ceder a las pretensiones excluyentes los nacionalistas y que incluso tienen temporizada la salida del túnel que supone romper con la España que allá por 1460, comenzó a pergeñar Isabel I de Castilla. Para Zapatero y demás voceros adyacentes, lo de España es una entelequia superable y lo importante, por encima de todas estos conceptos y antiguallas, es mantenerse en el poder, aunque sea un poder desmembrador que desgaje a Cataluña, País Vasco, Galicia... Los nacionalistas tienen cogido al Gobierno, zurciéndole el roto de su debilidad parlamentaria y cuando quieren aprietan y ZP se asfixia, lo que supone la asfixia colectiva de todo el PSOE, porque si él cae, el que está en rampa de salida, la alternativa es Rajoy... ¡Y antes que eso el caos, la cesión cobarde, la arbitrariedad constitucional y la venda de España por parcelas autonómicas! O sea, que los nacionalistas catalanes van en esto de la mano de los nacionalistas vascos y gallegos y saben que es la gran oportunidad para dar el salto fuera del redil de España, porque difícilmente encuentren un gobierno tan absolutamente descabezado como el actual. Zapatero vende que todos votan a favor, menos el PP, “que está las antípodas de la tolerancia constitucional” pero ¿quines son todos? A saber: el PSOE oficiando de tonto útil, los nacionalistas gallegos, los vascos, los canarios, los catalanes y los dos de IU sumados a los tres comunistas nacionalistas PSUC. ¡Esos son todos!

Pero mientras se acepta la toma en consideración de un proyecto de Estatut, absolutamente montaraz, el PSOE suelta a sus histriones habituales para que le cubran también la orilla de la contestación. Al singular alcalde de la Coruña, el preámbulo ya le produjo urticaria, pero, prietas las filas, todos los diputados socialistas gallegos votaron a favor. También lo hicieron los andaluces de un Chávez que decía que no pero que al final se quedó en un ya veremos. ¿Y los castellano manchegos del patriota Bono? ¿Y los extremeños de Ibarra, el señor de las broncas, capaz de montar el circo en un baldosín? Todos estos bravos varones son capaces de poner cara de catadores de vinagre ante los micrófonos, pero todos son expertos en el “amén”, todos tienen una larga trayectoria, jalonada de contradicciones y bufonadas, consistente en decir una cosa y hacer la contraria. Y todos se prestan voluntariosos a ser secundarios en esta gran comedia, aún conscientes de que están jugando con un cochecito que no tiene retroceso. ¿España? Según Zapatero el concepto de España admite otras lecturas menos arcaicas y él, que es un moderno, está dispuesto a demostrarlo porque su apuesta es firme: seguir en el poder y dejar de lado la aventura de unas elecciones anticipadas. También es firme la determinación de los nacionalistas, sabedores de que Zapatero es su gran ocasión. Zapatero los necesita desesperadamente y ellos, desesperadamente, necesitan a Zapatero

¿Es que no hay nadie en el PSOE capaz de poner un poco de cordura a semejante sainete? Habla Felipe González, habla Alfonso Guerra, pero finalmente se impone la cuestión de partido y todos aceptan un papel en esta tragedia. Lo demás es tropa obediente y mansa, más preocupada por su estipendio que por las consecuencias de sus desmanes. ¡Pobre PSOE y desdichados todos los que, con las tripas, votaron a un insensato como Zapatero!

miércoles, 20 de julio de 2005

La sorpresa de Zapatero


Zapatero ya ha tenido ocasión de calibrar la fiabilidad del gran fanfarrón. En el Comité Federal del PSOE, Ibarra pretendió ordeñar nuevamente la teta del Estatut, mostrando heroicamente su discrepancia. Zapatero debió restregarse los ojos de incredulidad, porque, según dijo, Ibarra había mostrado su conformidad con la propuesta que le hizo el día que lo visitó en la Moncloa: “Juan Carlos, hace días te enseñé la fórmula para el encaje constitucional de “nación” y estuviste de acuerdo”. Pobre Zapatero si pensaba que vale para algo el acuerdo o el desacuerdo del gran fanfarrón. Ibarra, como buen mesías, va a lo suyo, que es montar el pollo y hacerse oír, aunque no sepa lo que dice ni se acuerde de lo que ha dicho. Él, políticamente se nutre de los numeritos malabares que monta a cada trecho y ya está muy mayor, muy cascado, para reconducir su camino por la senda de la seriedad. A bombo y platillo y con gran fanfarria mediática fue a la Moncloa para sentar cátedra sobre lo que debe o no debe figurar en la propuesta del Estatut. De allí salió, que risa, “con el AVE debajo del brazo” y aceptando la fórmula, que siendo de Zapatero seguro que es magistral, para camuflar lo de “nación” y no cabrear a los nacionalistas. Como había dado su conformidad, Zapatero creía que eso servia para algo y de ahí su sorpresa cuando el gran fanfarrón vuelve por sus fueros y destapa nuevamente su enjambre de avispas oportunistas.

Zapatero no sabe que al gran fanfarrón le pones un micrófono delante, aunque sea de pega, y brama en arameo, aunque al día siguiente, o ése mismo día, diga lo contrario si le acercan otro micrófono. Y para colmo, ahora sale doña Dolores Pallero, que es la consejera de Comunicación, o algo parecido del la Junta de Ibarra, y nos suelta que gracias a él “que ha tirado de la cuerda para otro lado” el Estatut será modificado para que no vulnere la Constitución. ¡Pobre papel el de la señora Pallero, que a buen seguro se muerde la lengua para evitar la risa! ¡Y qué humilde es Dios, que pudiendo ser Ibarra, se conformó con ser sólo Dios!

Se sabe de buena fuente que en el PSOE están hasta el gorro de “Juanito Broncas” y que algunos incluso sueñan con la posibilidad de perder las elecciones para quitárselo de encima, pero, mientras tanto, tienen que soportar sus soflamas, a la espera de que algún día acabe por abroncarse así mismo. ¿Alguien lo ha oído alguna vez desgañitarse por algo de Extremadura? Naturalmente me refiero a algo serio y no por la bobada aquella de “me llevo el AVE debajo del brazo”. ¿Jamás! Extremadura permanece anclada en la cola y con la menor RPC, con la misma tasa de paro después de 23 años de fanfarronerías. Ibarra domina el escenario y procura llenarlo de broncas a go-gó, ante su incapacidad de llenarlo de realidades. Por eso ahora lo del Estatut de Cataluña le viene como caído del Cielo, para permanecer bajo la luz de los focos. ¡Es un artista!

domingo, 10 de julio de 2005

Con el AVE debajo del brazo


El gran fanfarrón no falló en las expectativas que había despertado su visita a La Moncloa. Tras entrevistarse con Zapatero, se situó tras el atril y saboreando su momento de gloria miró con profesionalidad a las cámaras. Habló, pontificó, exageró y mintió como siempre, pero también como siempre, se sacó el titular que llevaba preparado: “me llevo el Ave debajo del brazo”. Los periodistas se miraron atónitos: “¿pero este tió no había venido a reñir a Zapatero por lo del Estatut de Cataluña?” Como no conocen al interfecto, no saben que el tal tiene más caras que la célebre casa de Belmez y que es incapaz de regresar sin haber voceado la engañifla del día. Lo que me estoy temiendo, y eso ya sería peor, es que el pobre tipo se crea sus propias trolas.

“¿Me llevo el AVE debajo del brazo? ¡Qué jeta tiene el muy jeta! Desde que Aznar logró ultimar el acuerdo con Portugal, en la Cumbre de Figueira, y que anunció Carlos Floriano, el gran fanfarrón la ha vendido como logro personal en al menos catorce ocasiones. Nada más conocer el acuerdo, salió diciendo que ése logro podía ser el colofón a su vida política. Después que el AVE era logro exclusivo de sus gestiones con Álvarez Casco. A los pocos días los corifeos salieron con la misma milonga. Gana Zapatero las elecciones (es una forma de decirlo) y se lo trae Mérida para que prometa el AVE, el mismo AVE que ya estaba acordado y firmado entre los gobiernos de España y Portugal. Después se va con CCOO y UGT a ver a la ministra y vuelve con la buena nueva de que ha conseguido... ¡el AVE! Luego montan el tinglado aquel del Consejo de Ministros de Mérida y -¡oh milagro!- el AVE aparece como una aportación original del gobierno de Zapatero a requerimiento del gran fanfarrón. Mas tarde lo vuelve a vender otras dos veces y ahora aprovecha la ocasión del espectáculo de la Moncloa y sale con el viejo chascarrillo de que “Me llevo el AVE debajo del brazo!

¿No se cansará nunca de mentir? Todo lo contrario, cada día miente más, cada día se muestra más desvergonzado, lenguaraz y manipulador. La mentira es consustancial a su persona y yo creo que no dice la verdad ni cuando da la hora. Ibarra es todo mentira, una mentira que crece es espiral, que humea maloliente y de la que no bajará hasta que el electorado, cansado de estar cansado, mire hacia otra parte y lo deje caer con el estrépito de todas sus fantasmadas por el suelo. El gran fanfarrón es sólo eso, sin remedio, un fanfarrón.

martes, 5 de julio de 2005

¿Pero, qué se han creído?


Podemos entender, pero no disculpar, que después de 23 años de mando en plaza Ibarra ya no distinga entre lo público y lo privado e incluso que haya perdido los perfiles básicos de un sistema democrático, porque si el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente, el poder absoluto y sostenido durante 23 años, además, desfigura todas las imágenes convirtiéndolas en espectros fantasmales de la realidad. Lo que está ocurriendo aquí escapa a toda comprensión y tolerancia porque, con tantas vueltas al torniquete del autoritarismo, bien parece que en Extremadura estamos todos en libertad condicional y que en cualquier momento pueden cambiarnos las condiciones y perder la libertad. Por silbar, por gritar, por increpar a un alcalde, por llevar el paso cambiado o por no caerle bien al que manda. ¿De nuevo las dos orillas, los que mandan y los mandados?


¿Hay miedo en Extremadura, tenemos que andar con mucho cuidado, hablando poco y en voz baja? ¿Podemos denunciar abiertamente una situación irregular o de injusticia? ¿Cabe la crítica a la administración autonómica sin que se deriven consecuencias negativas para quien las hace? Si la respuesta es sí, ya comenzamos a acercarnos a un diagnóstico certero sobre la situación particular que vive Extremadura. No es aislado ni casual el hecho de que a un centenar de ciudadanos se les amedrente con sanciones económicas por protestar, «silbar y gritar», que se prohíban concentraciones ciudadanas, que se cercene el derecho constitucional de manifestarse y que para tales fines se utilice a la Delegación del Gobierno.


El uso y el abuso que supone coaccionar a los ciudadanos, para que permanezcan sumisos, silenciosos y resignados ante cualquier decisión de la Junta, no es sino un reflejo del talante autoritario, tribal y caciquil de los que, encima, en su ceguera, se sienten legitimados para dar credenciales de democracia e impartir doctrina sobre 'talante'. La modernísima delegada del Gobierno que nos toca sufrir juzga «primitivo» el recurso de la manifestación un año después de las manifestaciones, incluso en día de reflexión, y el apedreamiento de las sedes del Partido Popular. ¿Aquello era moderno, cumplía todos los requisitos administrativos y llevaba las pólizas correspondientes? ¿Con cuántos euros habría que sancionar a los civilizados que incluso con adoquines atacaron las sedes del PP? ¿Fue muy moderna la manifestación que el PSOE/Junta organizó en Villafranca de los Barros, apenas hace dos meses? ¿Son muy modernos los cortes de calles y carreteras, utilizando a la Guardia Civil para que no puedan pasar los que discrepan?


Resulta grotesco que la delegada del Gobierno en Extremadura, con su trayectoria, caiga en la bajeza de amenazar e insultar a los que no se alinean con los de su entorno afectivo o ideológico. ¿Es normal que esta señora se dirija a los que protestan con un modernísimo «se os va a caer el pelo» y siga vejando el alto puesto institucional de la Delegación del Gobierno? ¿Es normal que se deje utilizar de forma tan desvergonzada y que incluso llegue a calificar de «mala gente» a diputados de la oposición?


Veintitrés años de poder omnímodo han oxidado todas las coordenadas democráticas de Ibarra -si es que alguna vez las tuvo- y hoy sólo acepta la sumisión, el aplauso, la alabanza y el acatamiento ciego, porque se entiende que criticarlo a él es criticar a Extremadura, y eso tiene un alto precio que puede llegar envuelto en una sanción administrativa o en el informe negativo para acceder a una subvención, a una concesión administrativa, o a la jugosa tarta de la publicidad institucional. En Extremadura, el 'talante' significa vencer en lugar de convencer e imponer la razón de la fuerza, porque es más rápido y efectivo ordenar que dialogar, dar razones y conversar. ¿Un nuevo «todo para el pueblo pero sin el pueblo»? Las decisiones se toman manu militari y, más que nunca, el que se mueve no sale en la foto. En veintitrés años de ordeno y mando no han sabido dar respuesta a ninguno de nuestros problemas reales, pero sí han sabido dividir, enfrentar y desunir. Aplastar y machacar también.


Después de veintitrés años, Ibarra ve normal el trueque de inversiones a cambio de silencio, como lo ha pretendido con Cáceres o Azuaga. ¿Es normal el «si os calláis os doy y si incordiais no os doy nada»? ¿Es normal amenazar a los medios de comunicación con el vasallaje de la publicidad institucional o con las licencias y concesiones de nuevos canales de televisión...? ¿Aquí hace falta talante, mucho talante! Y no precisamente el de Zapatero.

miércoles, 29 de junio de 2005

Zapatero, arma arrojadiza


El ataque terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York logró unos objetivos impensables, porque no era previsible que dos aviones chocaran casi simultáneamente contra dos símbolos económicos de EEUU, ni que aquellos cayeran como si sus estructuras fueran de mantequilla. Un horror que aún da escalofrío, pero un horror perfecto, milimetrado, científico, casi perfecto. Como atentado terrorista, el del 11-S fue todo un éxito, porque a la brutalidad habitual de los terroristas, sumó la certeza de que nadie está al margen, reafirmó lo de “torres más altas cayeron” y evidenció que ni en EEUU podían respirar tranquilos. El doble objetivo de matar y atemorizar dejando al desnudo la indefensión de la primera potencia munddial lo cumplieron con creces, pero después del 11-S norteamericano, llegó el 11-M español, en el que aún fueron mucho más refinados y lograron un tercer objetivo.

El ataque terrorista del 11-M fue tan milimétrico como el del 11-S, pero fueron más lejos porque, además, añadieron un conocimiento exacto de los aspectos emocionales que pueden dar vuelco a unas elecciones en España. Midieron los tiempos de acción y reacción del electorado con una exactitud científica y demostraron que no sólo saben poner bombas. Destrozar vidas y mediar en las elecciones para cambiar el gobierno, fueron dos logros indiscutibles, pero había un tercer objetivo más ralentizado, una tercera venganza contra España que entonces no supimos ver: hacer presidente del Gobierno a Rodríguez Zapatero. Es como si los terroristas hubieran dicho “y de postre ahí queda eso”. ¿Lo tenían previsto? El caso es que ocurrió.

A Zapatero el atentado terrorista le puso el Gobierno en las manos y, contra todo pronóstico, aquel chascarrillo electoral en el que no se creía, se vio con una responsabilidad que nadie había previsto. Nadie, salvo los terroristas. ¿Fue una casualidad? Cuando todas las cuentas cuadran, cuando las piezas completan el puzzle, parece poco verosímil creer en casualidades. Hace unos días, Alfonso Guerra, refiriéndose a las promesas de Zapatero, decía: “es lo que pasa cuando se prometen cosas porque no se espera ganar y luego se gana”. Contra criterios maledicientes siempre he defendido la lejanía, la inocencia y la ignorancia del PSOE respecto a aquella locura y, entre otras muchas, muchas, muchísimas razones, porque si hubieran estado al tanto, jamás habrían situado como candidato a un pobre hombre, tan carente, tan indigente y tan insolvente como Zapatero.

¿Es muy aventurado pensar que Zapatero es la lenta venganza de los terroristas, la bomba de explosión retardada que nos dejaron colocada el 11-M? Puestos a volatizar, no se quedaron en los trenes de Atocha. Su previsión y su perversión fue también descuartizar España. En ése capitulo estamos y a la llama le queda poca mecha para lograr su objetivo. Vale.

lunes, 20 de junio de 2005

Ibarra de Calcuta


Ibarra se ha puesto el careto de pacifista universal y pide de forma solemne que cesen las agresiones físicas y verbales. Y lo hace dos días después de tildar a los jueces del TSJE de irresponsables y de llamar inútil al alcalde de Mérida. El mismo día que José Santiago Copión, el alcalde pacifista de Los Santos de Maimona, da manotazos a un miembro de “Refinería NO” y -¡que progre es este fulano!- llama “mariquitas” a los que no piensan como él y, según él, se esconden y no dan la cara. ¿Qué dirá el gran Cerolo de semejante apelativo?

Ibarra ha entrado en trance pacifista y, a partir de ahora, va a ser Ibarra de Calcuta, Ibarra el Pacificador, Ibarra de Asis e incluso Ibarra Gandhi Mandela. Sus 23 años de ofensas “urbis et orbis” quedan en el pasado y ahora se nos aparece con el sayón blanco de los santones del desierto y con cara de comer saltamontes y de beber su propia orina. La sensibilidad de don Vito Corleone que algunos le reconocen no tiene nada que ver con esta nueva etapa que ahora abre. Ahora trabajará más y hablará menos. Ya no dará voces, ni amenazará, ni difamará, ni injuriará, ni ofenderá a nadie. Ya no hará más el ridículo, ya no volverá a vender la Extremadura de los Paletos y evitará humildemente ser la carcajada nacional. El tiempo que le quede será presidente de todos y los fondos públicos los distribuirá equitativamente y al margen del color político. Recibirá a todos, suprimirá el aparato de propaganda personal y los 60.000 euros diarios que gasta en autobombo, pagar silencios y comprar titulares, los usará para mitigar el paro que gracias a su suprema inutilidad ha estado manteniendo durante los últimos 23 años. Ya no enviará avisos a los medios de comunicación, recordándoles que los canales de televisión los dará él y como le salga de los ... y abrirá un proceso en el que todos tendrán su oportunidad.

Tampoco pagará sus rabietas quitando y poniendo suscripciones a los periódicos, dando y retirando publicidad institucional a su antojo y servicio. No perderá más tiempo defendiendo a delincuentes condenados en sentencia firme y llamando delincuentes a los que no le dicen “amen”, además de respetar el Estado de Derecho, la Constitución y los principios democráticos. En definitiva, que se va a dedicar a trabajar en Extremadura y por los extremeños, lejos de la imagen de estos últimos 23 años en los que no ha pasado de ser un diosecillo de barro, con la cabeza de paja y el corazón de un tirano. ¡Viva el nuevo Ibarra Gandhi-Mandela de Calcuta!

miércoles, 15 de junio de 2005

Delegada de la estulticia


¡Ni siquiera el Gobierno de Zapatero merece una delegada como la que tiene en Extremadura! Carmencita Pereira es la mejor candidata para regentar el futuro Hotel de la Risa, salido de la bragueta del Gabinete de Iniciativa Joven. Esta mujer, puro disparate, que nos amenaza a todos con balines de 300 euros, es un remedo, un enredo y un despropósito como delegada del Gobierno. Esta excelencia no sabe absolutamente nada de los fundamentos ni del funcionamiento de un sistema democrático y se comporta como una sicaria a favor de las tesis de su compañero, Francisco Fuentes. Ella, como todos los demás, parece convencida de que por ahí le viene el cargo y se ha empeñado en ejercerlo mirando de reojo a su proponente, para desde la alta representación institucional de la Delegación del Gobierno, hacer todo el juego sucio para aplastar a los que no pensamos como su amigo del alma. ¡Qué amores los de esta señora! ¡Qué corazón tan tierno y apasionado el suyo! La Pereira debe tener muy mala imagen de si misma y como el carguete le viene muy ancho, muy alto y muy largo, lo ocupa para refrendar cualquier disparate que salga del cacumen de su protector, el sin par senador extremeño que dejó de serlo para ser senador del PNV.

¿Qué hay gente que se atreve a increpar a los socialistas? Va la doña y, para abrir boca, les endilga trescientos euros de multa, más que nada para que aprendan a tener cerradita la boca! ¿Qué los hay tan osados que quieren cortar correteras? La doña lo prohibe, aunque después el TSJE lo autoriza. A estas cacicadas, el macho dominante de la manada las califica como “actos de responsabilidad” ¿Manifestaciones? Doña Carmencita dice que eso está muy anticuado, que en la sociedad de la imaginación de Ibarra no podemos dar la mala imagen de recurrir a procedimientos de protestas tan arcaicos. ¿Conclusión? Extremadura no sale de la picota y el cachondeo nacional, porque cuando no es por un él, es por una ella.

Esta señora, doña Carmen, es un abrevadero para el ridículo de Extremadura, porque con ella viene a demostrarse que aquí todo es posible, asumible e incluso permisible. Que lo que en otras Comunidades tienen tapado, a oscuras y de cara a la pared, aquí puede incluso ocupar la delegación del Gobierno, porque los méritos exigibles quedan reducidos a la nada si se está en la órbita de algún capitoste. La Pereira es una perita en dulce para la oposición porque es un chiste muy ordeñable, pero un chiste que le viene muy bien al PSOE, para que no sea sólo Ibarra el que se desgañite diciendo gilipolleces. ¿No se han enterado de la última? El muy refinado llama inútil a Pedro Acedo, porque el alcalde de Mérida no comulga con la Refinería. De atar.

viernes, 10 de junio de 2005

¡Ahí me has pillado!


El Gobierno de Zapatero, a veces olvida de que es gobierno con permiso de los independentistas y estos se ven el compromiso de recordárselo a cada trecho. Así, el sin par Bono, acudió a un acto en Cataluña y con el gracejo que le caracteriza soltó una de sus perlas para la historia: “el término nación, aplicado a Cataluña, queda para la poesía”. Los de CIU, que andaban cerca, lo oyeron y no se anduvieron con sutilezas: “¡Cuidado, ministro, porque tu eres ministro gracias a los poetas de ERC y IC. Si Carod Robira te escucha, antes de llegar a Madrid ya estás cesado!” “¡Ahí me has pillado!”, asintió Bono, en medio de una risotada nerviosa.

Por esta evidencia a voces, no se entiende que Ibarra, uno de los corresponsables de la venta de España por parcelas autonómicas, pretenda seguir ordeñando la teta del patriotismo –más bien patrioterismo- y la defensa de la unidad de España, atacando a los nacionalistas, porque él es uno de los que toman decisiones en el Comité Federal y, por tanto, uno de los que sostiene la conveniencia de que los nacionalistas tengan mando en plaza e incluso más representación, dinero, poder y voto del que logran en su propia comunidad. ¿No fue Ibarra el que le prestó al PNV un senador, Francisco Fuentes, para que pudieran burlar la norma y conseguir grupo parlamentario propio en el Senado? Lo que en el Pais Vasco no logró el PNV, se lo dio Ibarra en uno de sus ataques de coherencia. Ibarra se traga cualquier rueda de molino que llegue con el sello del Gobierno de Zapatero y tiene tal grado de sumisión que es capaz incluso de justificar que a Extremadura le roben el AVE. Èl no está para estas pequeñeces.

¿Ignora Ibarra que el gobierno socialista de Zapatero está “pillado” y que tipos como Carod Robira son los que trazan las coordenadas de los Presupuestos Generales del Estado? ¿Ignora Ibarra que para Zapatero es esencial tener contentos a los separatistas para que no lo separen a él de un zarpazo? Ibarra no ignora nada de esto, pero montado como está en la representación de la comedia que lleva ordeñando 23 años, sigue, porque ya no sabe hacer otra cosa. Lo suyo es pelearse, mucho bla,bla,bla y aullar a la luna. Así nos va.

lunes, 6 de junio de 2005

Soluciones para todo


Se cuenta de un alcalde cacique, frío, resabiado y de colmillos retorcidos, que recibió a un vecino que había sufrido la amputación de la mano derecha por el ataque de un doberman. El hombre, que era albañil, estaba muy abatido porque sin su mano derecha no podía trabajar y en su casa tenía a cuatro hijos, a su mujer y a su madre...Así es que acudía al alcalde para que remediara su situación. El alcalde apenas lo escuchó y cuando concluyó su lamentación, llamó al alguacil para que pusieran en el tablón de anuncios, en lugar preferente, una nota: “CAMBIO PERRO DOBERMAN POR MANO ORTOPÉDICA”.

Pues en la Junta de Extremadura, como el alcalde de referencia, también tienen soluciones para todo y no hay patinazo que no puedan justificar, porque el departamento de prensa y propaganda está de guardia permanente. ¿Tenemos la mayor tasa de paro de España? Se inventan un plan de choque contra el desempleo que ni choca ni resuelve nada, pero que entretiene. ¿Tenemos la mayor tasa de paro juvenil? Se inventan el gabinete de iniciativa joven y para lograr el redoble de tambor, ponen a su frente a Felipe González, que jamás se ha preocupado de semejante invento. El paro juvenil no se resuelve y cada año salen de esta Extremadura de la “imaginación” 7000 jóvenes, pero el invento entretiene, que es de lo que se trata. ¿Somos la región con menor renta per cápita de España? Si, pero Ibarra dice que aquí se vive muy bien, que tenemos unas magníficas puestas de sol y que sale muy fresquita el agua del botijo. En definitiva: cambio perro dobermán por mano ortopédica.

Todo esto, aderezado con boato bananero, una docena discursos, unas cuantas peleas contra los nacionalistas y muchos, muchos, muchos, muchos, muchos millones para taponar la boca de los gorriones hambrientos, dan como resultado que Extremadura siga siendo la región más pobre y atrasada de España y que Ibarra, el artífice del desastre, sea hoy el gobernante mas añejo y casposo de la Península y uno de los decanos de la Unión Europea. ¿Qué como es posible que estando como estamos sigamos teniendo a semejante personaje? Es posible porque estamos como estamos. Peter Sellers dice que “la gente chapotea en la mierda si dentro pones un euro”.

miércoles, 1 de junio de 2005

El día D


Ya pasó el día de Ibarra, ¡aleluya!. Este año, con paraguas de colores que repelían una supuesta lluvia de ideas, Ibarra y sus corifeos, entre los que está el mismísimo arzobispo de Toledo, monseñor Cañizares, han dado el do de pecho, multiplicando los gastos de publicidad, con el contento de algunos medios agraciados que, de alguna forma, le han devuelto el favor en forma de apasionadas loas editoriales. ¡Aleluya! En su día, el jefe supremo se mostró especialmente condescendiente y eligió a un ramillete amplio de medalleados para endilgarle su medalla. Para la próxima edición, el gabinete de sabios que dirige el vicepresidente de la Junta, debe estar estudiando la posibilidad de dejarse de tapujos y poner en la medalla directamente el careto de Ibarra. ¿Por qué no, si son sus medallas? Desde aquí les regalo la idea de que la primera con careto propio se la conceda Ibarra a si mismo y él mismo la cuelgue de su soberano cuello, siguiendo la estela de Napoleón, que se coronó así mismo porque no había para la ocasión nadie tan digno y tan alto como él.

Ibarra, en su día de gracia, montó su habitual numerito, nombrándose “defensor supremo de la unidad de España”, hablando del futuro desde el pasado que representa y tildando de desleales a los que le critican, porque el pobrecito, tan perdido anda, que confunde a Extremadura con su ombligo. Y hasta el mismísimo arzobispo de Toledo le agradeció públicamente su defensa de la unidad de España, aunque el buen pastor olvidó decirnos quienes son los que ponen en peligro la unidad. Tal vez, (por buscar justificaciones) como monseñor Cañizares es foráneo, no sabe que Ibarra es socialista, como Maragall, como Montilla, como Zapatero y que como ellos, también es uno de los capitostes del Comité Federal del PSOE y solidario con la valcanización por la que el buen cura toledano le aplaude. Tengo otras explicaciones pero, de momento lo dejo ahí. ¡Ay, Señor, Señor!.

Por cierto, que para el almuerzo en el Real Monasterio de Guadalupe, presidido por su titular el arzobispo de Toledo, y en el que supuestamente estaban las autoridades religiosas, civiles y militares, no se acordaron del presidente del Partido Popular, Carlos Floriano, que representa casi al 40% del electorado extremeño. ¿Fue un olvido o es que hasta ahí llega la sombra de Ibarra? La mala sombra.