sábado, 24 de junio de 2017

ORGULLO GAY

                                    La calma del encinar
                           ORGULLO GAY

                                                           Tomás Martín Tamayo
                                                           tomasmartintamayo@gmail.com
                                                           Blog Cuentos del Día a Día


La respuesta a la represión suele ser la algarabía, el exceso y la excentricidad. A veces también la ira. Así podemos entender que homosexuales, lesbianas y demás estaciones de diversidad sexual, muestren euforia festiva para celebrar su condición, como si la misma fuera un hecho extraordinario, de los que rompen esquemas, desalambran y abren fronteras. Se sienten orgullosos por ser gais, como si los demás nos avergonzáramos de nuestra condición de heterosexuales. Oyendo a algunos/as, parece que la homosexualidad la han inventado ellos. Después de la tempestad llegará la calma y cuando ser homosexual no sea un signo diferenciador, cesarán estas manifestaciones que en algunos aspectos chirrían.

Me parece normal que, todavía, el desfogue estridente siga siendo como un grito de guerra para ellos, porque durante siglos, con paréntesis muy cortos, han estado perseguidos, señalados, marginados, encarcelados y sufriendo otras medidas más injustas e infamantes, porque hay países donde, todavía,  la homosexualidad se paga con la horca. En España la homosexualidad no estaba penada por la Ley, pero al homosexual, al menor parpadeo, se le aplicaba la “ley de peligrosidad social”, que era una especie de cajón de sastre, donde cabía cualquier conducta que se considerara atípica o contra las “buenas costumbres”, dejando ese juicio al criterio del censor de turno, porque entre los homosexuales también había clases y los que pertenecían a estatus sociales altos, parece que eran menos homosexuales que los del arrabal.
 



No hablo de memoria, he tenido alumnos en la prisión de Badajoz cuyas penas estaban envueltas en la justificación de delitos menores, pero la causa real era su inclinación sexual. ¿Se curaban, modificaban su tendencia después de unos años de cárcel? La pregunta es tan retórica como estúpida, lo sé. Los centros penitenciarios de Badajoz y Huelva, supuestamente, estaban “acondicionados” para el tratamiento de homosexuales, aunque jamás supe en qué consistía el “acondicionamiento”, ni cuales eras las pautas a seguir para el “tratamiento”, aunque, como maestro, yo debía ser uno de los especialistas “capacitados” para modificar la conducta de mis alumnos. Nunca creí en semejante tontería y jamás recibí una instrucción al respecto, lo que viene a demostrar que la de Badajoz y  la de Huelva, eran prisiones como todas las demás, pero con la singularidad de un nombre diferente.

Durante diez días celebrarán en Madrid la Word Pride (capitalidad mundial de la diversidad sexual),  en la que se darán cita  más de tres millones de participantes. No es asunto menor porque el turismo LGTBI mueve más de 6000 millones de euros/año en España y, al margen de esta fiesta mayor, se prodigan reivindicaciones/celebraciones en la práctica totalidad de las comunidades y capitales. En Badajoz tenemos la “Fiesta de los palomos”, que puede considerarse como un ensayo de la del Orgullo Gay. Y al rebufo del movimiento, no dejan de surgir guiños oportunistas y exagerados. En Villanueva de la Serena, van a levantar un monumento para recordar a Paco, “El Chocha”, un homosexual muy conocido porque distribuía la prensa, pero al que no se le reconoce otro mérito extraordinario que el de ser homosexual.

Creo que en España la diversidad sexual está tocando cotas de normalidad y que,  aunque queden refugios carpetovetónicos, no hay discriminación y, si la hay, es positiva porque en algunos sitios se puntúa para acceder a viviendas sociales e incluso para perpetuarse en monumentos. O trabajar en Telecinco.


Y a descansar, en septiembre volveré,  si Dios quiere y con permiso de la autoridad.

sábado, 17 de junio de 2017

CICLISTAS, ALTO RIESGO



                     La calma del encinar
                     CICLISTAS, ALTO RIESGO

                                                          Tomás Martín Tamayo
                                                          tomasmartintamayo@gmail.com
                                                          Blog Cuentos del Día a Día

Dejé la bicicleta poco antes de que la bicicleta me dejara a mí, pero hubo años en los que superamos los ocho mil kilómetros e hicimos hasta cuatro veces  Badajoz –Guadalupe, para bautizar en la fuente a los nuevos “caballeros ciclistas”. Sé lo que es domar el duro cuero del sillín, he oído el silencio del pelotón cuando los repechos se presentan y he disfrutado de esos momentos de llaneo y plenitud, en los que solo habla la cadencia de los engranajes de las cadenas, el aliento y el viento.

Dejé la bicicleta cuando tenía que duplicar el esfuerzo para no quedarme descolgado, aunque sé que hay compañeros que, diez años después, siguen pedaleando a buen ritmo. La bicicleta exige mucha constancia y no perdona ni un kilo, ni una noche de insomnio, ni un exceso, ni una preocupación… ¿Se entenderá que respete tanto a los ciclistas? Los adelanto con delicadeza, para que no les roce ni el soplo al pasar y todavía siento un pellizco cuando los veo, porque me gustaría estar entre ellos, buscando una buena rueda y dosificando las fuerzas, como nos enseñó Vicente Giralt, “El Maestro”. He visto caídas colectivas, estrepitosas, brazos y piernas rotas, cascos partidos contra las peñas, pero todo eso era asumible. ¡Lo de ahora no lo es!
 
El pasado lunes HOY publicaba una viñeta gráfica de Sansón en la que un ciclista, perfectamente equipado, casco ergonómico incluido, temblando se despedía de  su familia, antes de subirse a la bicicleta. Como si fuera a la guerra. Sé que es una caricatura de la realidad, pero las caricaturas, sin son buenas, suelen parecerse al modelo original. El ciclismo deportivo en España está alcanzando cotas de alto riesgo, como evidencia su mortalidad y es un indicativo de que algo estamos haciendo mal, o no estamos haciendo, porque duplicamos los accidentes mortales de Holanda, en la que la bicicleta es un medio de transporte cotidiano. Por cada ciclista en España hay cincuenta en Holanda, pese a que los triplicamos en habitantes.

 ¿Más riesgo efectivo que el toreo, el motociclismo, la Fórmula 1, el alpinismo, el paracaidismo, el surf…? Mucho más. ¿Más del que corren los militares desplazados, los bomberos, taxistas, agentes policiales, especialistas en explosivos…? Sí, a juzgar por los decesos. La racha luctuosa de los últimos tiempos no es producto de la casual fatalidad y algo falla cuando un deporte  tan gremial, pacífico y esforzado, deja tantas cruces en los arcenes. ¿Es también casual que la mayoría de los conductores que propiciaron los arrastres mortales de grupos de ciclistas, dieran positivo en alcohol, drogas o en las dos cosas a la vez?

Cuando comenzaba este artículo, las sirenas de los informativos ululaban de nuevo: “Muere otro ciclista atropellado por un conductor drogado, en Oliva (Valencia)”, “Ciclista atropellado en Navarra”, “Muere un ciclista al colisionar con un turismo en Alicante”, “24 ciclistas muertos en los seis primeros meses del año”. Me resisto a creer inevitable que la muerte de ciclistas atropellados en la carretera, abra portadas e informativos, aunque las licencias federativas se hayan duplicado en los últimos diez años. El ciclista es consciente de su fragilidad y –siempre hay excepciones- no suele exponerse, compitiendo fuera de su espacio. Que en los atropellos medien alcohol, drogas y desalmados que se dan a la fuga  ya es un indicativo. Creo que, además de lamentarnos, hay medidas que esperan. Y ya están inventadas.
______________________________________________________________________________
 *Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.

*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.


sábado, 10 de junio de 2017

ABRIRSE DE PIERNAS

                          La calma del encinar
                          ABRIRSE DE PIERNAS

                                              Tomás Martín Tamayo
                                              tomasmartintamayo@gmail.com
                                              Blog Cuentos del Día a Día

Tan extremas son las feministas iracundas que acaban en la misandria como los antifeministas ceporros que concluyen por rechazar cualquier propuesta, por sensata que sea, que proceda del feminismo. Esta semana ha sido noticia que dos asociaciones madrileñas, “Mujeres en lucha” y “Madres estresadas” han promovido una iniciativa para que los usuarios masculinos del servicio de autobuses urbanos no se “desparramen” en sus asientos y respeten el espacio de los demás. Muy delicado me parece el término de la solicitud, porque el correcto, el que recoge el DRA, es despatarrarse y nada tiene que ver con el machismo ni con el feminismo, porque es un tema que debe circunscribirse al ámbito de la educación, la sensibilidad, la delicadeza y el respeto a los demás.


Ocupar un espacio que no nos corresponde, abriendo las piernas hasta invadir el indeterminado pero lógico de los asientos contiguos, es un acto incívico,  una agresión a los derechos de los demás y da igual que el agredido sea una mujer,  un hombre o que el invasor sea un hombre o una mujer. Lo verdaderamente llamativo es que algo tan lógico tenga que solicitarse desde una pegatina, en la que un muñeco -¿por qué no una muñeca?-, ocupa el asiento propio y parte de los otros dos. ¿Qué tiene que ver esto con el feminismo? Personalmente aplaudo la iniciativa de los dos colectivos feministas, me sumo a ella y hasta me agradaría que siguieran señalando obviedades que, por mal educados, solemos olvidar, porque la invasión del espacio del vecino no solo se da en los autobuses.

¿No se han encontrado nunca en un cine a un mastuerzo que, además de ocupar todo el reposabrazos que debe ser compartido, mete sus codos en los asientos laterales, se tiende en su butaca, abre las piernas  hasta casi ocupar tres asientos y eructa después de deglutir colas y palomitas? Pues que vayan preparando pegatinas porque ese homínido pertenece a una especie muy abundante. Lo mismo ocurre en las salas de espera de las estaciones de autobuses, en los hospitales, en los estadios de fútbol, en los aviones y hasta en los pasos procesionales, en los que ha habido trifulcas con tipos que querían el “tres por uno”.

¿Es también cuestión de decoro, de recato o de pudor? Puede, pero sobre todo lo es de educación y civismo y hemos de reconocer que el despatarre grosero y abusón es más propio en hombres que en mujeres, aunque no hay parto sin sangre. Hace unos días, en el aeropuerto París-Orly, frente a la fila de asientos en la que yo esperaba, una despatarrada, joven y físicamente agraciada, nos mostraba su sonrisa vertical, con las piernas grotescamente abiertas y sin parapeto textil para ninguna intimidad. O sea.

¿Pegatinas también contra los que se tienden en los asientos, dormidos o simulando que duermen, mientras otros usuarios permanecen de pie? ¿Contra los que consideran que su mochila tiene derecho prioritario de asiento? ¿Y los que se sientan al lado, con auriculares a tal volumen que se convierten en amplificadores de feria? ¿Los que comen pipas y escupen las cáscaras, los que comparten sus efluvios de axila, los que regalan sus olores corporales, la suciedad en la vestimenta? ¿Y los que se saltan las colas hasta en el híper…?

No debería ser necesario semejante recordatorio, pero como lo es, celebro la iniciativa y si eso es feminismo, en eso soy un feminista. Mira tú.
_____________________________________________________________________________
*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.

*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.



sábado, 3 de junio de 2017

MENTIRAS DE PATAS CORTAS

                       La calma del encinar
                       MENTIRAS DE PATAS CORTAS


                                                       Tomás Martín Tamayo
                                                       tomasmartintamayo@gmail.com
                                                       Blog Cuentos del Día a Día


Se nos dijo que había sido urgente, vital para España y un acto de patriotismo,  descabalgar a Pedro Sánchez de la secretaría general de PSOE porque su objetivo comenzaba y terminaba en él mismo y que, para lograrlo, estaba dispuesto a apostar por los separatistas de Cataluña, abriendo rutas a los vascos, gallegos, canarios… Que Pedro Sánchez tenía un pacto secreto, que se había cegado y que, en un acto de responsabilidad patriótica, los barones socialistas, alentados por los felipes, guerras, bonos, corcueras, rubalcabas… tuvieron que cerrar filas para cortar de raíz los desmanes de quien no tenía otra meta que  la presidencia del Gobierno, al precio que fuera, incluso pactando con Podemos y cuarteando a España.

Se nos dijo que España no podía seguir con un Gobierno interino, incapaz de tomar decisiones que afectaban a nuestro futuro inmediato y nos costaba millones de euros diarios. Que estábamos desprestigiándonos a nivel europeo, perdiendo cotas de poder y representación. Que en los foros internacionales preguntaban y hacían burlas por nuestra situación, que de un país fuerte y respetado, estábamos pasando a ser el alfiletero de una UE en la que cada día éramos menos creíbles.

 Se nos argumentó que por encima del PSOE estaba España, que el “no es no” resultaba insostenible y que era urgente desbloquear una situación que nos llevaría a las terceras, cuartas, quintas… elecciones, mientras que el país se desangraba. El desastre era tan mayúsculo que el Gobierno interino no podía ni cambiar a los embajadores -¡gran tragedia!-  y que Rajoy se perpetuaría sumando interinidades después de cada consulta electoral, porque sondeos infalibles aseguraban que el resultado de las terceras, cuartas… elecciones no iba a cambiar la situación.

Se nos aseguró que en el PSOE tenían una alternativa infalible,  Susana Díaz,  ganadora nata,  cabeza política privilegiada y con un concepto de España que excluía cualquier veleidad separatista. Que solo ella podía afrontar el reto de sustituir al veleidoso porque, sin salir de Andalucía, ya tenía el 25% de los votos del partido, más otro 60% que arrastraba por su simpatía, trabajo y buen hacer. Vamos, la otra cara de la moneda, la amable y responsable, frente a un Pedro Sánchez, seguro perdedor  y capaz de entregar España a sus enemigos y arruinar al PSOE al mismos tiempo. ¿Y? Mentiras de patas cortas, maldita hemeroteca.
 
Se ha visto que Rajoy no necesitaba al PSOE para lograr su investidura, como no lo ha necesitado para aprobar los PGE, en los que, negociando con otros, ha logrado la mayoría absoluta. Que quitar a Pedro fue poner a Rajoy y que Susana, la ganadora nata, ha perdido frente al nato perdedor. Que Pedro Sánchez se ha posicionado contra los separatistas, ofertando al Gobierno un frente común para evitar una consulta ilegal y que ha desoído los cantos de sirena de Podemos, que le ofreció retirar su moción de censura y su candidato.

Se ha comprobado que la inquina de la baronía y de los poderes fácticos socialistas tenía su origen en que Pedro Sánchez no se dejó embridar,  no fue obediente ni sumiso y quiso mantenerse al margen de puertas giratorias y jarrones chinos. En que no aceptó ser el títere de la presidenta de Andalucía, ni escribir al dictado de medios de comunicación, empresas y multinacionales, que son el verdadero poder en la sombra.

 Hasta aquí lo que ha pasado y lo que pase mañana, mañana lo contaré.

___________________________________________________________________________
*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.

*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.




viernes, 26 de mayo de 2017

CINCUENTA AÑOS NO ES NADA

                              La calma del encinar
                       CINCUENTA AÑOS NO ES NADA




                                                        Tomás Martín Tamayo
                                                        tomasmartintamayo@gmail.com
                                                        Blog Cuentos del Día a Día


Ayer, cincuenta años después, nos reunimos en Badajoz muchos de los que concluimos la carrera de Magisterio en 1967. Celebramos la “promoción de oro” juntos, maestras y maestros, pese a que en aquellos años la separación por sexo nos situaba al margen y, como cantaba Esteso, “los niños con los niños y las niñas con las niñas” aunque, al menos en teoría, habíamos superado esa etapa y nos preparaban para impartir la docencia. La mayoría acabamos ejerciendo nuestra profesión.

 Alumnas y alumnos pertenecíamos a universos diferentes, separados por la frontera de una puerta que ni ellas ni nosotros osábamos cruzar.
En el edificio de la Escuela Normal de Magisterio, ocupábamos  alas distintas y poco o nada sabíamos  de lo que ocurría al otro lado de nuestro “telón de acero”, porque lo único común que compartíamos era la escalinata y la puerta de entrada. Creo que también el profesorado. Difícil de entender en una época en la que, en todas las facultades y escuelas universitarias, la enseñanza era mixta. Tampoco entendí nunca lo de “escuela normal”  porque no era una escuela y lo de normal… ¿Habría escuelas anormales?

Fue un encuentro gratificante. En muchos casos nos vimos compañeros desconectados desde hacía cincuenta años y que, pese a mantener por entonces una relación casi fraternal, habíamos distanciado nuestras vidas, porque la distancia, si no es olvido, se le parece mucho. Algunos no asistieron al encuentro, que en la “promoción de oro”  no es oro todo lo que reluce y los setenta que rondamos todos, tienen sus exigencias. Una docena  fallecieron y nos enteramos ayer, durante el recuento, porque al concluir nuestra carrera, el viento de la dispersión nos sopló hacia a mundos diferentes.

 Tampoco  pudimos invitar a ningún profesor,  la mayoría ya no están y los que están tampoco tienen ánimo de celebraciones. Pero los recordamos a todos, a los buenos, a los regulares, a los indiferentes e incluso a los malos, que de todo tuvimos y alguno “de marías”, nos dejó el ejemplo de lo que nunca debíamos ser como maestros. Otros, la mayoría, nos marcaron, nos enseñaron y nos han guiado durante todos estos años. Como maestros y como personas.

Hace cincuenta años teníamos la vida abierta y sin saber qué hacer con ella, porque al concluir nuestros estudios no nos dieron un manual de instrucciones. Era como subir en un ferial a un tren fantasma, ignorando en qué esquina nos aguardaría el escobazo, el susto o el vaso de agua fría. De todo hemos tenido. Entonces el primer dilema era qué íbamos a hacer con nosotros mismos y cómo atravesar un túnel tan largo, en un tren tan incierto y sin estaciones conocidas.

 En la cabeza y en el corazón se nos amontonaban miles de preguntas, para las que no encontrábamos respuestas. Ahora nos sobran las respuestas y lo que nos faltan son preguntas. Preguntas que tampoco  nos formulan porque, a nuestra edad, se nos considera al margen de toda interrogante.


Cincuenta años no es nada, apenas un soplo que nos ha achicharrado la piel del alma, dejando en nosotros las anillas de los árboles viejos, esos que miran el bosque desde arriba y que han aprendido a respirar y otear el horizonte, soportando las inclemencias del tiempo. No obstante, después del oro, hemos quedado en volver a juntarnos en 2042,  para cuando nuestra promoción se haga de platino. Seguro que para entonces volveremos a tener más preguntas que respuestas.

______________________________________________________________________________

*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.

*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.

sábado, 20 de mayo de 2017

PSOE: ¿Y MAÑANA, QUÉ?

                              La calma del encinar
                              PSOE: ¿Y MAÑANA, QUÉ?

                                                 Tomás Martín Tamayo
                                                 tomasmartintamayo@gmail.com
                                                 Blog Cuentos del Día a Día


A pocas horas para la votación del domingo, nadie señala a un ganador y las apuestas se estancan entre los que creen que el PSOE se romperá mañana por la tarde y los que piensan que va a tener una agonía lenta y dolorosa. Personalmente creo que -quien tuvo retuvo-, al Titánic socialista todavía no se le ha cruzado un iceberg capaz de hundirlo. Lo creo y lo deseo. Con un PSOE fuerte, España no sería el laboratorio europeo de las corrupciones, ni el PP seguiría ocupando el podio en las preferencias de un electorado confuso, perplejo, desnortado y aparentemente desalmado, que se queja de lo mismo que finalmente vota, cayendo en un masoquismo bastante complaciente. Nos va la marcha.  El electorado y la oposición son colaboradores necesarios en la corrupción que asola al PP, porque sin la permisividad indolente del primero y la atonía y división de los segundos, hace mucho que el partido de Rajoy estaría purgando sus penas y lejos del Gobierno.

La estrategia principal de Susana Díaz, para lograr la secretaría general del PSOE, ha sido la de presentarse a sí misma como una ganadora nata, frente a un Pedro Sánchez que pierde incluso el tiempo, por competir con ella. Un grave error porque si mañana no gana –ojo, que hasta el rabo todo es toro-,  ella sola proclamará que no es capaz de ganar ni al perdedor que señala. Ir de triunfadora, marisabidilla y matona le va a restar muchos apoyos, porque los discursos chulescos están muy devaluados. Parece ignorar que su ventaja sobre Pedro Sánchez ha sido de 6.200 avales, pese a que en Andalucía le sacó una diferencia de 15.733. Es decir, que el ex secretario general, perdedor de perdedores, fuera de Andalucía la superó en unos 9.000 avales.

Susana Díaz parece empeñada en ganar esta contienda con el plato único de “huevos  a la flamenca”,  pero sin destapar el frasco de sus esencias y enmarcando sus virtudes en el descalabro electoral de su compañero. Poco programa parece. No lo tiene mejor Pedro Sánchez si gana, porque ahormar un nuevo PSOE, prescindiendo de añoranzas y caciques, taponando puertas giratorias y cayendo almenas cortijeras, no será coser y cantar, aunque siga paseando la resaca del “golpe de mano” y señale a la andaluza por mantener a Rajoy, poner el postre y servirle de telonera. Entre unos y otros… Lo evidente es que C´s está de guardia y en plan socorrista piscinero, Podemos quiso mejor a Rajoy/PP que a Pedro Sánchez/PSOE y que el PSOE de la gestora/Susana, le hizo un puente a Rajoy hacia su investidura. Me recuerdan “El puente sobre el río Kwai”, en el que unos prisioneros ingleses construyeron un puente para que pudiera pasar el ferrocarril de sus adversarios japoneses, con la diferencia de que aquí Rajoy sigue y allí el ferrocarril no pasó.

Más allá de quien logre su secretaria general, el PSOE, o lo que quede de él, tendrá que convencernos de que sigue siendo una opción necesaria para frenar las desigualdades, dinamizar nuestra cada vez más anquilosada democracia, evitar la exclusión de los jóvenes,  siendo asidero de los desprotegidos y presentando un proyecto diáfano para los problemas territoriales. Si no tienen respuesta a los retos que, al menos en teoría, le son propios, se despeñarán con cualquiera de los tres candidatos. ¿Y después del domingo? Será lunes.



                                   

sábado, 13 de mayo de 2017

FRANCO, CHUNDA, CHUNDA

                                        La calma del encinar
                              FRANCO CHUNDA, CHUNDA

                                                     Tomás Martín Tamayo
                                                     tomasmartintamayo@gmail.com
                                                     Blog Cuentos del Día a Día

En el Congreso de los Diputados deberían establecer un par de días al mes para discutir gilipolleces, gansadas, ocurrencias y puestas en escena. Serían las jornadas más lúdicas y concurridas. Además de “puertas abiertas” para los peatones,  los debates retransmitidos en directo y por todas las cadenas, como el mensaje navideño del rey, pero divirtiendo al personal. La comisión parlamentaria de “Enredos, saraos y jaranas” se encargaría de seleccionar y aglutinar las iniciativas dignas de ser debatidas en esos días  de plenos memorables, a los que no faltaría ningún periodista acreditado. Los palcos de invitados se ocuparían por sorteo y ante notario, ya que la demanda superaría a la final de la Champions League.

-¿A qué hora entras mañana a trabajar?
- Mañana me pondré enfermo, no trabajo porque es el día de las gilipolleces en el Congreso y eso no me lo pierdo. Después del debate sobre  “protocolo del gobierno en caso de apocalipsis zombi”, me he hecho adicto y cuento las horas para ese acontecimiento. ¿Viste el morreo que se pegaron el Iglesias y otro maromo? ¡Qué tíos, cómo se lo pasan!



Mezclar gansadas y asuntos serios, debatiéndolos en la misma sesión, es frivolizar lo serio pero sin dar seriedad a las tonterías, que son las que finalmente acaparan titulares. Esta semana, el pleno del Congreso ha vuelto a resucitar a Franco, para sacar sus restos del Valle de los Caídos. 198 votos a favor, uno en contra y 14 abstenciones a favor de la exhumación… ¿Que qué más cosas se debatieron? Solo ha trascendido esa, que debió ser la más importante, aunque a efectos prácticos solo sirve para perder el tiempo o como testimonio, porque no es vinculante y Franco puede seguir en su panteón, posiblemente carcajeándose de que tantos años después su nombre siga ocupando debates y titulares. Franco, como el Cid, sigue vivo después de muerto. Y ganando batallas.
 
¿Habrán averiguado ya que Franco fue un dictador, que nos hizo marcar el paso, que restringió las libertades y salpicó las cunetas de muertos? No lo parece porque en eso están desde hace 40 años, que son más de los que duró su dictadura. Ni los franquistas más recalcitrantes han hecho tanto por preservar la memoria de Franco como los desnortados de una izquierda a la deriva, incapaces de ofertar un proyecto que no sea el recordatorio permanente del dictador, anclados en un pasado que en la calle está superado. Deberían establecer una fecha tope para dejar de ordeñar el tema, porque Franco murió en 1975, cuando no habían nacido la mayoría de los diputados que hoy parecen haber cogido el testigo de sus abuelos.


Que se pongan de acuerdo y establezcan un mes entero para ponerlo a parir, día a día y pueblo a pueblo. Que caigan sobre Franco todas las descalificaciones y epítetos que el diccionario reserva para los monstruos de la humanidad, que durante ese mes hasta los nonatos se estremezcan en sus senos maternos con las felonías del dictador, que no haya ave, planta ni pez que no sepa el mal que hizo, pero que a partir de esa fecha se dejen de monsergas franquistas, que están demostrando que Franco sabía lo que decía y llevaba razón cuando proclamó aquello de “está todo atado y bien atado”. Franco vivo dio cobijo a muchos vividores, pero Franco muerto sigue amamantando a otros muchos, que viven para perpetuar su memoria. ¡Cuarenta años y sin pasar página! ¿Cuándo nos entretenemos con el próximo debate?

sábado, 6 de mayo de 2017

PSOE-PODEMOS


                                       La calma del encinar
                             PSOE-PODEMOS

                                                           Tomás Martín Tamayo
                                                            tomasmartintamayo@gmail.com
                                                           Blog Cuentos del Día a Día

Hace falta ser cínico para estar sosteniendo a Manuela Carmena en el Ayuntamiento de Madrid y, al mismo tiempo, asegurar que “con Podemos no podemos”. Me juego el bigote que no tengo a que, tras las próximas elecciones autonómicas y municipales, la alianza PSOE-Podemos va a ser moneda de uso común en todas las comunidades y municipios donde la suma de los dos supere los votos del PP y aledaños. No hace falta ser un pitoniso de la política, eso está ocurriendo ya en cientos de municipios y en varias comunidades. Aquí mismo, en Extremadura, el PSOE contó con la ayuda externa de Podemos para alcanzar una mayoría suficiente, que no tuvo en las urnas. ¿Con quién se va a entender Vara en junio de 2019?

El rechazo apriorístico de los “susanistas” es porque toca luchar por la secretaría general del partido y la mejor manera de apartar a Pedro Sánchez es demonizarlo ante la militancia por su ambición, “incluso contando con Podemos”. Ahora no pueden dar un nuevo golpe de mano, apartándolo a empujones, como ya hicieron, y tienen que inventarse el frente disuasorio de la radicalidad del ex secretario general para intentar entronizar a la andaluza. Juegos malabares. Pasado el temporal de la cita congresual, con Pedro, con Susana o con Patxi en la secretaría general,  PSOE-Podemos  será tan familiar, pueblo a pueblo, como lo fue PSOE-IU, aunque en Extremadura, un guay y un resentido, decidieron apostar al azul todo el capital que tenía la coalición de izquierdas. El guay, -¿pies para qué os quiero?-, está en Marruecos luciendo chilaba, pero aquí dejó una IU que pasó de ser opción de poder efectivo, a pecio a la deriva. Conclusión: Los inventos con gaseosa.

“Tú apuestas por Pedro Sánchez”, me ha dicho un socialista al que respeto. Apostar por el que pierde es lo normal en mí, pero lamento que así se vea porque me da lo mismo que lo mismo me da, aunque parece que la andaluza se siente victoriosa y ya anda vendiendo la piel del oso. El PSOE de Susana Díaz apuntala el continuismo de sus mentores, Felipe, Guerra, Rubalcaba, Bono, zapatero…y, para bien o para mal, cambiaron el “no es no” por el “sí es sí” para que Rajoy pudiera repetir, pese a que ya era palmaria una corruptela en el PP que ahora ven insostenible.  Lo de  Bugs Bunny: “¿Hay algo nuevo, viejo?”

Podían replantear su estrategia para demostrar un poquito de coherencia, porque por una parte ayudan a Rajoy,  al mismo tiempo que  -¡bla, bla, bla!-, lo rechazan y por la otra rechazan a Podemos, al mismo tiempo que lo ayudan o se dejan ayudar por ellos. Dos preguntas tontorronas: Si gana Susana Díaz y, si como parece evidente, las mayorías absolutas han desaparecido, ¿con quién se van a coaligar, con el PP o con Podemos? ¿A quién van a ayudar, a Podemos o al PP? Son habas contadas, no tienen mucho donde elegir.

En poco menos de un mes habrán dilucidado los socialistas el espinoso tema de su Congreso y  pronto se verá si tengo que afeitarme el bigote o seguir sin él. Que no se miren tanto el ombligo y analicen el retroceso espectacular del socialismo europeo, que ha pasado de gobernar en muchos países, al ostracismo testimonial de las fuerzas residuales. Torres más altas cayeron: Quevedo dixit: “Miré los muros de la patria mía/ si un tiempo fuertes ya desmoronados…”
_____________________________________________________________________________

*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.

*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.





sábado, 29 de abril de 2017

CÁCERES NUESTRA



                               La calma del encinar
                               CÁCERES NUESTRA

                                                  Tomás Martín Tamayo
                                                  tomasmartintamayo@gmail.com
                                                  Blog Cuentos del Día a Día

Tenemos en Extremadura tantos lugares para el sosiego que lo que nos  falta es tiempo para saborearlos, calma para sentirlos y ojos para verlos. No voy a caer en el ridículo de descubrir ahora a Cáceres, pero esta semana he tenido la oportunidad de pasearla tres días seguidos y el reencuentro no ha podido ser más reconfortante. Es difícil encontrar una ciudad tan calmosa, llena de historia, tan mansa,  acogedora y radicalmente bella como Cáceres, en la que incluso el ruido de la calle llega con una sordina que lo hace apacible y lejano, mezclando en armonía el eco del pueblo, que afortunadamente sigue siendo, con el de la gran ciudad que es.

 Hace cincuenta años, siendo apenas un mozalbete con el corazón abierto para los asombros, descubrí su ciudad monumental y, de alguna forma, allí me quedé para siempre porque cada vez que he tenido oportunidad,  Cáceres ha sido mi refugio y el lugar donde mejor se restañan mis heridas. Su calma es contagiosa y recorrerla ayuda a relativizar esos pesares que se aligeran andando por sus calles, como absorbidos por las piedras que nos ven pasar.

La Ciudad medieval hay que recorrerla sin prisa, por la mañana, por la tarde, al anochecer, lloviendo y en la madrugada, porque las luces, los colores y los ecos son distintos en cada tramo del día y hasta las pisadas suenan diferentes.  En Cáceres me casé, en la capilla privada de la Casa del Sol, que nos abrieron para que pudiéramos avivar el recuerdo y hacer recuento de la “foto de familia”, con nuestros padres y amigos, en la que tantos ausentes hay ya… Todo permanece impasible en aquellos sesenta metros de capilla, en los que hasta la penumbra parece quieta y adormecida.

El día de San Jorge, el Paseo de Cánovas olía a flores, Feria del Libro,  un hervidero de gente ante las casetas, casi ocultas por la fronda. Familias enteras,  muchos niños, minifalderas con pirsin y mocitos pintones tatuados, que ojeaban y compraban libros, gritando el contraste entre lo que de verdad es y lo que parece, por nuestros prejuicios. Las presentaciones de libros y autores, perfectamente sincronizadas,  el tiempo medido, no hay más protagonista que el libro. La caseta de actividades llena, gente de pie para escuchar el pausado y selecto desgranar del periodista Juan Domingo Fernández, que presentaba una novela…

Cáceres con un anfitrión entrañable  como Juanjo Fernández Santos, cerveza de charla amena y recuerdos. Y vuelta al centro de la ciudad. En la Plaza Mayor las terrazas llenas, hay bullicio, pero al subir por la escalinata de la Torre de Bujaco hasta las luces se aprudentan. Iluminación adecuada, el suelo brilla como mojado, pisadas, susurros, una guitarra en Santa María ponía un eco dulce y lastimero, “Angelitos negros”,  que rebota de piedra en piedra. Risas apagadas, un tipo achispado canturrea el himno del Sevilla, pero rallado en el “sevillista seré hasta la muerte”. Si las piedras hablaran... En Las Veletas un grupo de ingleses se hacían fotos en cada rincón. San Jorge acoge a una novia de blanco que sigue las instrucciones del fotógrafo, mientras el novio, supongo, guiaba el foco de la antorcha. Bajamos por la Cuesta de Aldana hasta el Foro de los Balbos, que recogía de nuevo el eco de la Plaza Mayor… Fueron tres horas de hondo respiro, volvemos al hotel en silencio. Cáceres nos puede.
_____________________________________________________________________________
*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.

*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.




sábado, 22 de abril de 2017

EL TRAMABÚS, QUÉ GRACIA

                        La calma del encinar
                   EL TRAMABÚS, QUÉ GRACIA

                                                         Tomás Martín Tamayo
                                                          tomasmartintamayo@gmail.com
                                                          Blog Cuentos del Día a Día

Error estratégico de Podemos al poner en un costado de su “tramabús” el careto de Felipe González. ¡Qué parvulitos son! La asignatura de “administración de tiempos” se da en primero de política, pero los podemitas cogen las ideas como moscas y puestos a imitar a los de “Hazteoír” copian incluso sus errores. Si en esta primera serie de su “tramabús”, con figuras señeras de corruptelas, tramas, trinques  pelotazos y puertas giratorias, no hubieran cometido ese dislate, habrían contado con el aplauso, el entusiasmo y la carcajada abierta de un PSOE que se vería contra las cuerdas si después del brindis inicial, en la segunda remesa, ven cómo callejean al ex presidente socialista. Hubiera sido un zasca en toda la cara, pero no, Podemos ha ido al bulto y se ha quedado solo con su gracieta.

¿No saben, a estas alturas, que en el PSOE rinden pleitesía a Felipe González?  Incluso los que lo desprecian por su reconversión acelerada hacia unos postulados que nada tienen que ver con el socialismo, tragan saliva para no señalarlo. Felipe González es una vaca sagrada, una deidad, un icono, el Moisés socialista con el que el partido alcanzó la tierra prometida y haga lo que haga, siempre será disculpado. La sinrazón es la sangre que impulsa los fanatismos y cuando median intereses frentistas, como en Fuenteovejuna, todos a una. Si al PSOE le hubieran puesto el cebo, serigrafiando en el coche a los bárcenas, ratos, rajoys,  aznares… se habría posicionado inmediatamente a favor de la genialidad, defendiéndola en todos los foros, pero eso de poner allí a Felipe González… Eso está feo.

Actitud muy similar a la que tienen los socialistas con su diosecillo de cabecera, tengo unos amigos, católicos y apostólicos acérrimos, que niegan las prácticas pederastas de algunos sacerdotes aunque las afirme el Papa Francisco, al que cada día miran con más ojeriza. Anatematizan todo lo que toque a su confesión y son incapaces de reconocer un solo error en el seno de la Iglesia católica. Pues salvadas las distancias, más o menos, porque en el PSOE también hay mandamientos y “no tomarás el nombre de Felipe en vano” es de los primeros.

No se puede hablar del GAL, pese a las evidencias de las sentencias judiciales que lo afirman,  porque la verdad es mentira si duele.  Y si se habla de puertas giratorias tiene que ser “en diferido” sobre  Aznar o  sus ministros.  A Felipe González le pagó Gas Natural Fenosa 130.000 euros durante cinco años, pero eso está justificado por su inteligencia suprema para la cosa de los gases y nada  que ver con la vergüenza de las puertas giratorias. Si el magnate mexicano, Carlos Slim, le paga 200.000 euros es porque el icono socialista se los multiplica con su trabajo y sus sabios  consejos. ¿Qué su actual esposa gestiona una cuenta en Suiza, a través de una sociedad fantasma radicada en el Pacífico Sur? ¡Por favor, no seamos machistas señalando a Felipe González por lo que hace su mujer! Casos bien distintos son los de Ana Mato, la mujer de Bárcenas o de la infanta Cristina, que esas sí que tenían que saber lo que hacían sus parejas.

Algunos se empeñan en confundir genitales con gitanales:
-Doctor, tengo dolor de gitanales.  
-Querrá decir de genitales.
-Ah, es que como los veo morenitos y con el pelo rizo…
__________________________________________________________________________
*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.

*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.



domingo, 16 de abril de 2017

EL DEDO EN EL GATILLO

                                             







 La calma del encinar
                                               EL DEDO EN EL GATILLO

                                                Tomás Martín Tamayo
                                                tomasmartintamayo@gmail.com
                                                Blog Cuentos del Día  a Día


“Mire, don Tomás, yo le estoy agradecido porque me ha ayudado mucho durante estos años,  pero pertenezco a ETA y si usted fuera un objetivo, le aseguro que no me temblaría el pulso…”

Eso se lo oí a un alumno al que había ayudado y que, al mismo tiempo que me manifestaba su agradecimiento, aclaraba sus disposición a pegarme un tiro si la banda se lo ordenaba. Nada excepcional, por esto teníamos que pasar. La historia de los últimos 40 años en España está plagada de intrahistorias que difícilmente se cuenten, porque son miles de personas, de decenas de colectivos, las que podrían rememorar vivencias similares. Recuerdo a un funcionario al que un recluso de ETA le preguntó amablemente que si se había divertido en la boda de su hermana, celebrada la tarde anterior. ¿Y cómo interpretar la felicitación navideña que la mujer de uno de ellos envió a un jurista de II.PP, a su domicilio particular?  Los familiares de un etarra le dijeron a un funcionario encargado de las comunicaciones: “La próxima vez que vengamos, con un poco de suerte, no lo veremos”…

 Como maestro de II.PP, mi experiencia con los presos de ETA no fue negativa porque eran alumnos que generalmente se esforzaban, no faltaban a clase, no perdían la compostura, tenían una constancia que no era frecuente entre los reclusos y siempre me trataron con respeto y deferencia. No eran muy dados a mantener conversaciones fuera de las estrictamente necesarias y tampoco a demostrar afectos o desafectos, pero un alumno que llevaba conmigo varios años y que tenía muy bien encarrilada su carrera de Derecho, tuvo la “debilidad” de ir a despedirse de mí porque lo trasladaban a la prisión de Martutene . Yo le aconsejé que concluyera sus estudios y se dedicara al ejercicio de la abogacía, que dejara atrás el pasado… Él me miró pensativo, como si estuviera eligiendo las palabras y me dijo lo que señalo al principio… Dos años después de salir de la prisión le explotó una bomba que estaba manipulando. Había conseguido concluir la carrera de Derecho.

España entera estaba en el punto de mira de ETA y daban sus golpes para causar el mayor número de víctimas y el mayor perjuicio económico posible, atentando contra objetivos turísticos en épocas concretas. Del chantaje y la extorsión hicieron su bandera, obligando a cerrar industrias punteras del País Vasco y golpeando a los propios vascos, sin importarles su condición, edad o sexo. ¡Qué sarcasmo lo de aquella madre vasca que en el entierro de su hijo y rota de dolor, gritaba!: “¿Por qué a mi hijo, si él es vasco?”. Tampoco se estremecían por las víctimas colaterales, con decenas de niños mutilados o muertos.

 II.PP COMO OBJETIVO
No hubo un sector que se librara de la mordedura de la serpiente y supieron “colectivizar” la ruina y el dolor, en medio de la estupefacción que causaba su osadía, atentando contra el presidente del Gobierno, la cúpula militar, las fuerzas del orden, políticos, jueces, banqueros, fiscales, periodistas, médicos, funcionarios de prisiones… El miedo también se colectivizó y, como una mancha de aceite, se expandió por toda España, cubriendo el suelo de sangre porque ninguna provincia se libró del zarpazo.

En 1989 los colectivos penitenciarios se convirtieron en objetivo prioritario de ETA. Lo anunciaron solemnemente en un comunicado que, como todo lo que de la banda procedía, ocupaba portadas y titulares. ETA se hacía presente cuando quería y como quería, simplemente enviando una nota a un medio cercano. A partir de ese año fueron asesinados seis funcionarios de prisiones, además de un médico de la prisión del Puerto de Santa María. El secuestro de Ortega Lara todavía produce escalofríos por su refinada crueldad.

Los que trabajábamos en II.PP recibíamos alertas constantes, sugiriéndonos rutas alternativas para llegar a nuestro trabajo, cambiando las matrículas de los vehículos, extremando las precauciones,  mirando debajo de los coches antes de subir a ellos, cediendo la titularidad a algún familiar, ocultando el domicilio, no haciendo públicos nuestros desplazamientos, ni frecuentar los mismos sitios, a las mismas horas… La costumbre hizo que asumiéramos el riesgo con naturalidad, como si formara parte de nuestras obligaciones laborales. Es fácil imaginar cómo vivirían los guardias civiles, policías, militares…

PARÍS BIEN VALE UNA MISA
El primer rey Borbón, Enrique IV, de confesión protestante, para acceder al trono de Francia decidió profesar la fe católica, justificándolo  con una frase que ha pasado a la historia: “París bien vale una misa”. En política se entiende semejante bamboleo como  una muestra de acertado pragmatismo pero, sin tanta sofisticación, se está más cerca del fraile que llevaba una puta al hombro, con la justificación de que “todo es aprovechable en el convento”. Ahora ha tocado ser pragmáticos para sacar rentabilidad  a la supuesta rendición de ETA y unos y otros, incluso los mismos etarras, enarbolan el éxito del “desarme” como una victoria. Desarme no ha sido y rendición tampoco, aunque con eufemismos todo se disfraza. La rendición puede incluso ser un acto romántico, heroico y hasta patriótico, como el que refleja Velázquez en “La rendición de Breda” o cuadro de las lanzas, pero los delincuentes no se rinden, a ellos se les persigue, se les detiene, se les juzga y se les encarcela.

ETA fue y sigue siendo una organización terrorista, utilizada por muchos para alcanzar objetivos que estaban fuera de sus propósitos iniciales. Se prestó a poner el dedo en el gatillo y ejercer de “tonto útil” en estrategias que se ocultaban tras las cortinas de la legalidad. A fin de cuentas, una marioneta, como han reconocido muchos de ellos. Parece que unos y otros se tenían bien repartidos los papeles porque sin la ayuda externa la vida de ETA hubiera sido más corta y menos sanguinaria.

NOGALES Y NUECES
 No olvidemos aquello de que “unos mueven el nogal y otros cogemos las nueces” del presidente del PNV, el ex sacerdote jesuita Javier Arzallus. El gran patriarca del nacionalismo vasco justificaba implícitamente a los que movían el árbol para que otros, como él, pudieran coger los frutos, poniendo sobre la mesa de cualquier negociación los muertos que la banda iba dejando a su paso y, lo que es peor, incluso los muertos futuros porque, como le dijeron al ministro Rosón, “mañana puede ser peor que hoy”. ¿Y lo de Zapatero, llamando “hombre de paz” a Otegui?

Aznar, el mismo que hablaba catalán en la intimidad y tenía certezas incuestionables sobre el arsenal de armas de destrucción masiva en Irak, se refirió a ETA con el eufemismo estúpido de “Movimiento Vasco de Liberación”, poniendo sobre sus testas asesinas el laurel heroico de los que luchan y mueren por liberar a su pueblo, pero  una idiotez no mengua su calibre por salir de la boca de un político oportunista o ignorante. De todos modos la exclusiva de los dislates lexicales no la tiene solo Aznar, porque por la ventanilla de ETA pasaron todos y, el tiempo lo dirá, no me atrevería a asegurar que la banda no ha logrado una parte importante de sus objetivos, altamente representada como está en las instituciones y con serias posibilidades de lograr cotas de poder mayores.

 ¿Miremos para otro lado y aceptemos con piadosa ingenuidad que -qué casualidad-  los terroristas incrementaban sus crímenes cada vez que se aproximaba una negociación entre el Gobierno vasco y el Gobierno de España? No parece arriesgado deducir que ETA movía el nogal en el momento preciso y, no me atrevo a decir que como contraprestación, tenía una importante base de sustento emocional porque, gracias a sus “hazañas”, otros podían hacer caja porque  “París bien vale una misa”.

El pistoletazo de salida, el primer asesinato no planificado de la banda, lo dio un voluntarioso Txabi Etxeberrieta,  que en un control de carretera, en junio de 1968,  decidió acribillar al guardia civil José Ángel  Pardines Arcas. Supongo que por semejante hazaña, porque no se le conoce otra, una avenida de la guipuzcoana  Leioa lleva su nombre, lo que indica agradecimiento y reconocimiento a un hijo de la localidad… ¿Por los servicios prestados? Desde luego no fue por sus publicaciones. ¡Otra vez las nueces!

ETA, sin dejar de ser una banda terrorista tenía empapado de sangre incluso el pasamontañas con el que se ocultaban sus voceros, contó con la comprensión de sectores muy importantes, que la miraban con condescendencia. Una parte notable del clero vasco, aglutinado en torno al obispo Setién, era muy reacia a posicionarse claramente. Setién, durante los funerales prohibía dentro de las iglesias la bandera española sobre los féretros de los guardias civiles asesinados por ETA. El obispo siempre se mostró más comprensivo con los verdugos que con sus víctimas y, con el cinismo que le caracterizaba, llegó a preguntar  que "¿dónde está escrito que hay que querer a todos los hijos por igual?". Mejor huérfano que con ese padre.

VIDAS PARALELAS
Yo inicié mi vida profesional casi al mismo tiempo que ETA su actividad delictiva y, desde el principio, tuve el “privilegio” de  tratar con ellos, porque en mi primer destino, la prisión de Córdoba, ya me encontré con Izco de la Iglesia, condenado por el asesinato del inspector Melitón Manzanas. Fue el  primer acto planificado por la banda.  En ese atentado participó también el Mario Onaindía,  que  tras renegar de su pasado llegó a ser senador del PSE-EE.
 
El colectivo de presos etarras, que fluctuaba entre los 500 y los 800 de los casi 4000 dispositivos que tenía la banda, estaba diseminado por la práctica totalidad de los centros penitenciarios y en la prisión de Badajoz siempre hubo un remanente. Como director de la Unidad Docente, en lo relativo a la actividad académica,  los atendía yo. Es decir, que desde que comencé hasta mi jubilación, cuarenta y dos años después, siempre tuve el “privilegio” al que aludía más arriba. Se puede decir que comencé mi actividad profesional al mismo tiempo que ETA y que la concluí cuando dejaron de matar. Toda una vida. Eso me permitió ver su evolución, sus fluctuaciones, sus contradicciones,  los quebrantos internos  de la banda, que no siempre podía imponer un criterio vertical al colectivo de sus presos y las simpatías con que algunos los trataban.

Recuerdo que en una ocasión un profesor se desplazó hasta Badajoz desde Bilbao, en taxi,  para examinar a un alumno de Filosofía del Derecho. El alumno no quería hacer el examen, porque no había estudiado la asignatura, pero el profesor insistió, insistió, insistió… Al salir le pregunté que si lo había aprobado y me respondió que sí  “porque no sabe filosofía, pero sabe filosofar”. Nunca lo entendí, lo cuento por si alguien lo entiende. Pero el asesinato de 829 personas y más de 5000 heridos y mutilados, deberían impedirnos mirar para otro lado con la soflama del perdón y la reconciliación antes que de la Justicia. Justicia que debería alcanzar a los palmeros que tuvieron.

Hay que recordar los entierros nocturnos de guardias civiles y policías, que salían por las puertas traseras de las iglesias y recibían sepultura de madrugada, teniendo que contratar a sepultureros que no lo eran porque los oficiales se negaban por miedo. Mientras tanto, los terroristas fallecidos disponían de los bajos de la catedral del Buen Pastor de San Sebastián, cedidos por  Setién, sin objeción alguna a las banderas que cubrían los féretros. Sé que recordar esto puede resultar doloroso y hasta inoportuno, pero peor fue el dolor, silenciado y mudo, de las víctimas que se vieron excluidas incluso de la solidaridad del vecindario, mientras sus verdugos eran aclamados y daban nombre a calles, avenidas y plazas. El mundo al revés.  Nunca entenderé por qué el Gobierno vasco pagaba los desplazamientos de los familiares de ETA hasta las prisiones donde estaban sus presos y lo negaban a todos los demás. Si el recluso no era terrorista, su familia no tenía ayuda. ¿Se pagaban así las nueces?



¿ESTUDIAR A LA FUERZA?
Como “París bien vale una misa”, quiero creer que más por miedo que por identificación, sectores como el financiero, el industrial, el político, una parte considerable de sus universidades, profesionales, funcionarios e incluso fuerzas del orden público, sin olvidar un sistema jurídico tan garantista que les permitía llevar siempre la iniciativa, el caso es que ETA imponía su estrategia de terror. Todos los vientos eran favorables para las velas del terrorismo, todo en detrimento de sus víctimas y de la dignidad colectiva de un país que tragaba saliva y, en ocasiones, se ponía de perfil, por temor a que la respuesta de los pistoleros se hiciera aún  más agresiva. En una ocasión Suárez me comentó que había noches en las que se despertaba sudando, después de una pesadilla con atentados.  Tenía que levantarse y echarse agua fría en la nuca para desconectar del sueño y no continuar inmerso en la pesadilla.

Los reclusos etarras tenían, supongo que siguen teniendo, una postura colectiva al margen de los demás presos, con los que procuraban no tener excesivo trato. Disciplinados, unidos en las formas, nunca llevaban el paso cambiado y si decidían una huelga de hambre o de patio (negarse a salir de la celda), lo seguía todo el colectivo, sin fisuras. Por su parte, ETA no los abandonaba, cuidaba de sus familias, a las que incluso les asignaba una cantidad mensual, los atendían, los visitaban, les pagaban  asistencia letrada y, por decisión propia o por imposición de la banda, casi todos estudiaban o al menos se matriculaban.

Muchos de ellos, que entraron en prisión como neolectores, gente joven y sin oficio, salieron con una licenciatura, derecho, psicología y periodismo fundamentalmente, aunque también algún matemático. Bien es cierto que, hasta hace muy pocos años, aparentemente lo tenían más fácil que los demás, porque se matriculaban en la Universidad a Distancia del País Vasco, exclusiva para ellos. Los reclusos vascos que no pertenecían a ETA no tenían acceso a la misma y si querían estudiar tenían que hacerlo por la UNED… ¿Por qué? Buena pregunta. Era detectable cierta tolerancia en la calificación de los exámenes, sin que con esto insinúe complicidad o dejadez por parte de los profesores que los examinaban. Cuando está pervertido el todo, las partes importan poco.

LA INFORMACIÓN ES PODER
Los presos de ETA estaban bien informados de lo que ocurría en la calle, aunque es difícil saber cómo obtenían la información, más allá de la correspondencia, la radio, la prensa y las visitas que recibían de familiares, abogados y profesores. Una mañana, el bibliotecario me llamó porque un recluso destacado, que incluso siendo preso preventivo se presentó a las elecciones autonómicas y consiguió acta de diputado, insistía en que quería hablar conmigo. Nada más verme llegar se acercó a mí, con una pregunta muy lacónica y aparentemente inofensiva: “¿Mañana va Suarez a Jaén?” Yo no sabía nada de los viajes de Suárez y en un principio no le di excesiva importancia, pero pensándolo después… Lo comenté con el director de la prisión y consideramos conveniente trasladarlo al delegado del Gobierno, que hizo lo propio con el Secretario  de Estado para la Seguridad… El revuelo fue enorme porque era verdad que Suárez iba a desplazarse a Jaén y, fuera de un entorno muy reducido,  nadie lo sabía. ¿Cómo lo supo el preso etarra y para qué quiso que supiéramos que él lo sabía? Naturalmente el viaje se suspendió y por prudencia omito otras decisiones que se tomaron.
 
No siempre era fácil el trato con los reclusos de ETA porque, a veces, solían pedir más de lo que les correspondía. Tuve una pequeña discusión con uno por unas redenciones de estudio que no le correspondían. Estaba matriculado, pero no se había examinado de ninguna asignatura y aunque no tenía que aprobar para redimir, yo entendía que al no examinarse quedaba excluido. Pareció aceptar mi criterio, pero lo trasladaron y me dejó un regalo/recado/aviso, que me entregó otro recluso. Envuelta en papel de periódico, sellada con cinta celo, recibí una piedra plana, ovalada, con dos inscripciones  artísticas, hechas con rotuladores de colores. En una cara el nombre de mi hijo y en la otra el de mi hija. Daban donde más dolía, eso sí que sabían hacerlo.