domingo, 22 de octubre de 2017

ESTE TRABAJO,PUBLICADO EN HOY EL PASADO 16 DE ABRIL, HA GANADO EL PREMIO DE PERIODISMO "CIUDAD DE BADAJOZ" 2017

 La calma del encinar
                                               EL DEDO EN EL GATILLO

                                                Tomás Martín Tamayo
                                                tomasmartintamayo@gmail.com
                                                Blog Cuentos del Día  a Día


“Mire, don Tomás, yo le estoy agradecido porque me ha ayudado mucho durante estos años,  pero pertenezco a ETA y si usted fuera un objetivo, le aseguro que no me temblaría el pulso…”

Eso se lo oí a un alumno al que había ayudado y que, al mismo tiempo que me manifestaba su agradecimiento, aclaraba sus disposición a pegarme un tiro si la banda se lo ordenaba. Nada excepcional, por esto teníamos que pasar. La historia de los últimos 40 años en España está plagada de intrahistorias que difícilmente se cuenten, porque son miles de personas, de decenas de colectivos, las que podrían rememorar vivencias similares. Recuerdo a un funcionario al que un recluso de ETA le preguntó amablemente que si se había divertido en la boda de su hermana, celebrada la tarde anterior. ¿Y cómo interpretar la felicitación navideña que la mujer de uno de ellos envió a un jurista de II.PP, a su domicilio particular?  Los familiares de un etarra le dijeron a un funcionario encargado de las comunicaciones: “La próxima vez que vengamos, con un poco de suerte, no lo veremos”…

 Como maestro de II.PP, mi experiencia con los presos de ETA no fue negativa porque eran alumnos que generalmente se esforzaban, no faltaban a clase, no perdían la compostura, tenían una constancia que no era frecuente entre los reclusos y siempre me trataron con respeto y deferencia. No eran muy dados a mantener conversaciones fuera de las estrictamente necesarias y tampoco a demostrar afectos o desafectos, pero un alumno que llevaba conmigo varios años y que tenía muy bien encarrilada su carrera de Derecho, tuvo la “debilidad” de ir a despedirse de mí porque lo trasladaban a la prisión de Martutene . Yo le aconsejé que concluyera sus estudios y se dedicara al ejercicio de la abogacía, que dejara atrás el pasado… Él me miró pensativo, como si estuviera eligiendo las palabras y me dijo lo que señalo al principio… Dos años después de salir de la prisión le explotó una bomba que estaba manipulando. Había conseguido concluir la carrera de Derecho.

España entera estaba en el punto de mira de ETA y daban sus golpes para causar el mayor número de víctimas y el mayor perjuicio económico posible, atentando contra objetivos turísticos en épocas concretas. Del chantaje y la extorsión hicieron su bandera, obligando a cerrar industrias punteras del País Vasco y golpeando a los propios vascos, sin importarles su condición, edad o sexo. ¡Qué sarcasmo lo de aquella madre vasca que en el entierro de su hijo y rota de dolor, gritaba!: “¿Por qué a mi hijo, si él es vasco?”. Tampoco se estremecían por las víctimas colaterales, con decenas de niños mutilados o muertos.

 II.PP COMO OBJETIVO
No hubo un sector que se librara de la mordedura de la serpiente y supieron “colectivizar” la ruina y el dolor, en medio de la estupefacción que causaba su osadía, atentando contra el presidente del Gobierno, la cúpula militar, las fuerzas del orden, políticos, jueces, banqueros, fiscales, periodistas, médicos, funcionarios de prisiones… El miedo también se colectivizó y, como una mancha de aceite, se expandió por toda España, cubriendo el suelo de sangre porque ninguna provincia se libró del zarpazo.

En 1989 los colectivos penitenciarios se convirtieron en objetivo prioritario de ETA. Lo anunciaron solemnemente en un comunicado que, como todo lo que de la banda procedía, ocupaba portadas y titulares. ETA se hacía presente cuando quería y como quería, simplemente enviando una nota a un medio cercano. A partir de ese año fueron asesinados seis funcionarios de prisiones, además de un médico de la prisión del Puerto de Santa María. El secuestro de Ortega Lara todavía produce escalofríos por su refinada crueldad.

Los que trabajábamos en II.PP recibíamos alertas constantes, sugiriéndonos rutas alternativas para llegar a nuestro trabajo, cambiando las matrículas de los vehículos, extremando las precauciones,  mirando debajo de los coches antes de subir a ellos, cediendo la titularidad a algún familiar, ocultando el domicilio, no haciendo públicos nuestros desplazamientos, ni frecuentar los mismos sitios, a las mismas horas… La costumbre hizo que asumiéramos el riesgo con naturalidad, como si formara parte de nuestras obligaciones laborales. Es fácil imaginar cómo vivirían los guardias civiles, policías, militares…

PARÍS BIEN VALE UNA MISA
El primer rey Borbón, Enrique IV, de confesión protestante, para acceder al trono de Francia decidió profesar la fe católica, justificándolo  con una frase que ha pasado a la historia: “París bien vale una misa”. En política se entiende semejante bamboleo como  una muestra de acertado pragmatismo pero, sin tanta sofisticación, se está más cerca del fraile que llevaba una puta al hombro, con la justificación de que “todo es aprovechable en el convento”. Ahora ha tocado ser pragmáticos para sacar rentabilidad  a la supuesta rendición de ETA y unos y otros, incluso los mismos etarras, enarbolan el éxito del “desarme” como una victoria. Desarme no ha sido y rendición tampoco, aunque con eufemismos todo se disfraza. La rendición puede incluso ser un acto romántico, heroico y hasta patriótico, como el que refleja Velázquez en “La rendición de Breda” o cuadro de las lanzas, pero los delincuentes no se rinden, a ellos se les persigue, se les detiene, se les juzga y se les encarcela.

ETA fue y sigue siendo una organización terrorista, utilizada por muchos para alcanzar objetivos que estaban fuera de sus propósitos iniciales. Se prestó a poner el dedo en el gatillo y ejercer de “tonto útil” en estrategias que se ocultaban tras las cortinas de la legalidad. A fin de cuentas, una marioneta, como han reconocido muchos de ellos. Parece que unos y otros se tenían bien repartidos los papeles porque sin la ayuda externa la vida de ETA hubiera sido más corta y menos sanguinaria.

NOGALES Y NUECES
 No olvidemos aquello de que “unos mueven el nogal y otros cogemos las nueces” del presidente del PNV, el ex sacerdote jesuita Javier Arzallus. El gran patriarca del nacionalismo vasco justificaba implícitamente a los que movían el árbol para que otros, como él, pudieran coger los frutos, poniendo sobre la mesa de cualquier negociación los muertos que la banda iba dejando a su paso y, lo que es peor, incluso los muertos futuros porque, como le dijeron al ministro Rosón, “mañana puede ser peor que hoy”. ¿Y lo de Zapatero, llamando “hombre de paz” a Otegui?

Aznar, el mismo que hablaba catalán en la intimidad y tenía certezas incuestionables sobre el arsenal de armas de destrucción masiva en Irak, se refirió a ETA con el eufemismo estúpido de “Movimiento Vasco de Liberación”, poniendo sobre sus testas asesinas el laurel heroico de los que luchan y mueren por liberar a su pueblo, pero  una idiotez no mengua su calibre por salir de la boca de un político oportunista o ignorante. De todos modos la exclusiva de los dislates lexicales no la tiene solo Aznar, porque por la ventanilla de ETA pasaron todos y, el tiempo lo dirá, no me atrevería a asegurar que la banda no ha logrado una parte importante de sus objetivos, altamente representada como está en las instituciones y con serias posibilidades de lograr cotas de poder mayores.

 ¿Miremos para otro lado y aceptemos con piadosa ingenuidad que -qué casualidad-  los terroristas incrementaban sus crímenes cada vez que se aproximaba una negociación entre el Gobierno vasco y el Gobierno de España? No parece arriesgado deducir que ETA movía el nogal en el momento preciso y, no me atrevo a decir que como contraprestación, tenía una importante base de sustento emocional porque, gracias a sus “hazañas”, otros podían hacer caja porque  “París bien vale una misa”.

El pistoletazo de salida, el primer asesinato no planificado de la banda, lo dio un voluntarioso Txabi Etxeberrieta,  que en un control de carretera, en junio de 1968,  decidió acribillar al guardia civil José Ángel  Pardines Arcas. Supongo que por semejante hazaña, porque no se le conoce otra, una avenida de la guipuzcoana  Leioa lleva su nombre, lo que indica agradecimiento y reconocimiento a un hijo de la localidad… ¿Por los servicios prestados? Desde luego no fue por sus publicaciones. ¡Otra vez las nueces!

ETA, sin dejar de ser una banda terrorista tenía empapado de sangre incluso el pasamontañas con el que se ocultaban sus voceros, contó con la comprensión de sectores muy importantes, que la miraban con condescendencia. Una parte notable del clero vasco, aglutinado en torno al obispo Setién, era muy reacia a posicionarse claramente. Setién, durante los funerales prohibía dentro de las iglesias la bandera española sobre los féretros de los guardias civiles asesinados por ETA. El obispo siempre se mostró más comprensivo con los verdugos que con sus víctimas y, con el cinismo que le caracterizaba, llegó a preguntar  que "¿dónde está escrito que hay que querer a todos los hijos por igual?". Mejor huérfano que con ese padre.

VIDAS PARALELAS
Yo inicié mi vida profesional casi al mismo tiempo que ETA su actividad delictiva y, desde el principio, tuve el “privilegio” de  tratar con ellos, porque en mi primer destino, la prisión de Córdoba, ya me encontré con Izco de la Iglesia, condenado por el asesinato del inspector Melitón Manzanas. Fue el  primer acto planificado por la banda.  En ese atentado participó también el Mario Onaindía,  que  tras renegar de su pasado llegó a ser senador del PSE-EE.
 
El colectivo de presos etarras, que fluctuaba entre los 500 y los 800 de los casi 4000 dispositivos que tenía la banda, estaba diseminado por la práctica totalidad de los centros penitenciarios y en la prisión de Badajoz siempre hubo un remanente. Como director de la Unidad Docente, en lo relativo a la actividad académica,  los atendía yo. Es decir, que desde que comencé hasta mi jubilación, cuarenta y dos años después, siempre tuve el “privilegio” al que aludía más arriba. Se puede decir que comencé mi actividad profesional al mismo tiempo que ETA y que la concluí cuando dejaron de matar. Toda una vida. Eso me permitió ver su evolución, sus fluctuaciones, sus contradicciones,  los quebrantos internos  de la banda, que no siempre podía imponer un criterio vertical al colectivo de sus presos y las simpatías con que algunos los trataban.

Recuerdo que en una ocasión un profesor se desplazó hasta Badajoz desde Bilbao, en taxi,  para examinar a un alumno de Filosofía del Derecho. El alumno no quería hacer el examen, porque no había estudiado la asignatura, pero el profesor insistió, insistió, insistió… Al salir le pregunté que si lo había aprobado y me respondió que sí  “porque no sabe filosofía, pero sabe filosofar”. Nunca lo entendí, lo cuento por si alguien lo entiende. Pero el asesinato de 829 personas y más de 5000 heridos y mutilados, deberían impedirnos mirar para otro lado con la soflama del perdón y la reconciliación antes que de la Justicia. Justicia que debería alcanzar a los palmeros que tuvieron.

Hay que recordar los entierros nocturnos de guardias civiles y policías, que salían por las puertas traseras de las iglesias y recibían sepultura de madrugada, teniendo que contratar a sepultureros que no lo eran porque los oficiales se negaban por miedo. Mientras tanto, los terroristas fallecidos disponían de los bajos de la catedral del Buen Pastor de San Sebastián, cedidos por  Setién, sin objeción alguna a las banderas que cubrían los féretros. Sé que recordar esto puede resultar doloroso y hasta inoportuno, pero peor fue el dolor, silenciado y mudo, de las víctimas que se vieron excluidas incluso de la solidaridad del vecindario, mientras sus verdugos eran aclamados y daban nombre a calles, avenidas y plazas. El mundo al revés.  Nunca entenderé por qué el Gobierno vasco pagaba los desplazamientos de los familiares de ETA hasta las prisiones donde estaban sus presos y lo negaban a todos los demás. Si el recluso no era terrorista, su familia no tenía ayuda. ¿Se pagaban así las nueces?



¿ESTUDIAR A LA FUERZA?
Como “París bien vale una misa”, quiero creer que más por miedo que por identificación, sectores como el financiero, el industrial, el político, una parte considerable de sus universidades, profesionales, funcionarios e incluso fuerzas del orden público, sin olvidar un sistema jurídico tan garantista que les permitía llevar siempre la iniciativa, el caso es que ETA imponía su estrategia de terror. Todos los vientos eran favorables para las velas del terrorismo, todo en detrimento de sus víctimas y de la dignidad colectiva de un país que tragaba saliva y, en ocasiones, se ponía de perfil, por temor a que la respuesta de los pistoleros se hiciera aún  más agresiva. En una ocasión Suárez me comentó que había noches en las que se despertaba sudando, después de una pesadilla con atentados.  Tenía que levantarse y echarse agua fría en la nuca para desconectar del sueño y no continuar inmerso en la pesadilla.

Los reclusos etarras tenían, supongo que siguen teniendo, una postura colectiva al margen de los demás presos, con los que procuraban no tener excesivo trato. Disciplinados, unidos en las formas, nunca llevaban el paso cambiado y si decidían una huelga de hambre o de patio (negarse a salir de la celda), lo seguía todo el colectivo, sin fisuras. Por su parte, ETA no los abandonaba, cuidaba de sus familias, a las que incluso les asignaba una cantidad mensual, los atendían, los visitaban, les pagaban  asistencia letrada y, por decisión propia o por imposición de la banda, casi todos estudiaban o al menos se matriculaban.

Muchos de ellos, que entraron en prisión como neolectores, gente joven y sin oficio, salieron con una licenciatura, derecho, psicología y periodismo fundamentalmente, aunque también algún matemático. Bien es cierto que, hasta hace muy pocos años, aparentemente lo tenían más fácil que los demás, porque se matriculaban en la Universidad a Distancia del País Vasco, exclusiva para ellos. Los reclusos vascos que no pertenecían a ETA no tenían acceso a la misma y si querían estudiar tenían que hacerlo por la UNED… ¿Por qué? Buena pregunta. Era detectable cierta tolerancia en la calificación de los exámenes, sin que con esto insinúe complicidad o dejadez por parte de los profesores que los examinaban. Cuando está pervertido el todo, las partes importan poco.

LA INFORMACIÓN ES PODER
Los presos de ETA estaban bien informados de lo que ocurría en la calle, aunque es difícil saber cómo obtenían la información, más allá de la correspondencia, la radio, la prensa y las visitas que recibían de familiares, abogados y profesores. Una mañana, el bibliotecario me llamó porque un recluso destacado, que incluso siendo preso preventivo se presentó a las elecciones autonómicas y consiguió acta de diputado, insistía en que quería hablar conmigo. Nada más verme llegar se acercó a mí, con una pregunta muy lacónica y aparentemente inofensiva: “¿Mañana va Suarez a Jaén?” Yo no sabía nada de los viajes de Suárez y en un principio no le di excesiva importancia, pero pensándolo después… Lo comenté con el director de la prisión y consideramos conveniente trasladarlo al delegado del Gobierno, que hizo lo propio con el Secretario  de Estado para la Seguridad… El revuelo fue enorme porque era verdad que Suárez iba a desplazarse a Jaén y, fuera de un entorno muy reducido,  nadie lo sabía. ¿Cómo lo supo el preso etarra y para qué quiso que supiéramos que él lo sabía? Naturalmente el viaje se suspendió y por prudencia omito otras decisiones que se tomaron.
 
No siempre era fácil el trato con los reclusos de ETA porque, a veces, solían pedir más de lo que les correspondía. Tuve una pequeña discusión con uno por unas redenciones de estudio que no le correspondían. Estaba matriculado, pero no se había examinado de ninguna asignatura y aunque no tenía que aprobar para redimir, yo entendía que al no examinarse quedaba excluido. Pareció aceptar mi criterio, pero lo trasladaron y me dejó un regalo/recado/aviso, que me entregó otro recluso. Envuelta en papel de periódico, sellada con cinta celo, recibí una piedra plana, ovalada, con dos inscripciones  artísticas, hechas con rotuladores de colores. En una cara el nombre de mi hijo y en la otra el de mi hija. Daban donde más dolía, eso sí que sabían hacerlo.







sábado, 21 de octubre de 2017

LA LAPA

    La calma del encinar
                    LA LAPA

                                                    Tomás Martín Tamayo
                                                    tomasmartintamayo@gmail.com
                                                    Blog Cuentos del Día a Día

La define el diccionario como “molusco gasterópodo  de concha cónica, que vive adherido fuertemente a las peñas de las costas”. Figuradamente abunda en casi todos los estamentos pero de forma preeminente en política, donde ha encontrado un hábitat adecuado para desarrollarse y vivir de forma parasitaria, sin esfuerzo alguno, acunada por el movimiento del agua y la protección de una peña, un jefecillo o un alcalde desprevenido. La lapa perdura indiferente a las mareas porque la ola pasa y la lapa queda. La lapa siempre queda, ahora de concejalilla, diputada, senadora, directora de algo… y hasta de alfombra o trilera si la ocasión se le presenta. El caso es sobrevivir, garantizarse la mamandurria cada mes y, sea de aquí, de allí o de los dos sitios a la vez, llevarse la pitanza y estar en la pomada, cerca de alguien que la proteja  y le ayude a permanecer adherida a un cargo al que poder ordeñar. (Nota para las feministas furibundas: lapa es femenino, pero por el uso correcto del genérico, también me refiero a los “lapos”)

La lapa “politícense” no tiene obra buena ni mala porque lo suyo no es obrar, no puede fracasar porque por donde pasa no deja memoria ni huella, no trabaja, no gestiona, no arriesga una opinión que no sea la de trepa que asiente, aunque es capaz de morder cualquier mano que deje de darle aceite y pan, porque la lapa (o el lapo, con perdón) no pierde el tiempo con lutos que no le aportan nada. Como molusco parasitario se esmera en elegir la roca a la que se adhiere porque sabe que tiene que vivir aferrada a ella. Las rocas cercanas no le importan, no las mira mientras no las necesite, pero siempre tiene una alternativa para saltar si a la que está adherida pierde nutrientes y no puede alimentarse con el simple bamboleo que le prestan las olas.

La lapa política  practica la peor de las corrupciones que es la maledicencia, llevar y traer chismes, inventar, difamar, desacreditar a los cercanos para aislarlos todo lo posible de la roca madre, que es la que a ella le interesa tener en exclusiva. Pero no menospreciemos sus dotes para la supervivencia porque conocemos lapas que se han jubilado con la cuenta corriente muy saneada y sin salir del pesebre de los eternos enredos. En rampa de salida, podemos señalar a una veintena de lapas, sin salir de Extremadura, que llevan camino de agotar su ciclo laboral sin haber cotizado media hora fuera de la política. Sus dedos prensiles están especializados para asirse incluso al aceite y logran respirar en cualquier cloaca, porque para la lapa no hay pestilencia que pueda achicar su empeño parasitario.

Lo curioso es que también hay lapas que, a su vez, se dejan parasitar por otras lapas menores, a las que prestan sustento siempre que no intenten asirse a la teta madre, que es algo reservado a las lapas superiores. Nada nuevo. El general romano Cayo Mario, que había abierto las puertas del ejército a las lapas del momento, en detrimento de los verdaderos soldados, que se veían relegados, preguntó en el Senado con evidente ironía: “¿Qué sería de Roma sin los “infra classem”  que, como sanguijuelas, succionan de sus venas?” El senador Gayo Casio le respondió: “Hasta el flujo de las cloacas sería más limpio sin ellos”.
_______________________________________________________________________________

*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.

*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.





sábado, 14 de octubre de 2017

GENTE NECESITADA DE CARIÑO

                       La calma del encinar
                 GENTE NECESITADA DE CARIÑO

                                          Tomás Martín Tamayo
                                          tomasmartintamayo@gmail.com
                                          Blog Cuentos del Día a Día


Tengo un amigo, excelente psiquiatra, que explica con notable sentido del humor la causa de muchas patologías psíquicas. Por su diván han pasado miles de enfermos y eso le ha permitido hacer un listado final del desencadenante de muchos de los males que aquejan a sus pacientes: Falta de cariño. Según sus profundos conocimientos y dilatada experiencia, gente que no se quiere y/o que no se siente querida, concluyen por caer en alteraciones emocionales para las que apenas existen fármacos efectivos, más allá de los dilatados tratamientos presenciales. Además de la falta de cariño, asegura que hay otras dos razones que se repiten mucho en ciertos desequilibrios psicofísicos: No foll… bien y cag… mal.

¿Se entiende que por lo que uno escribe en un periódico alguien acabe odiándote? Pues existen esas personas. No suelen discrepar, no dan réplica, no argumentan ni expresan su criterio, pero guardan en su interior un odio que puede aflorar en cualquier momento… ¿Por falta de cariño? Hace años, mientras tomaba café con un amigo, se acercó a nuestra mesa un individuo al que no había visto jamás. No dijo nada, pero apagó en mi mano un cigarrillo. Su proeza dejó en el dorso de mi mano izquierda una cicatriz que no me permite olvidar aquel triste episodio… ¿Una quemazón de la vida o una cornada de las letras? Se fue rápido, sin darnos tiempo a reaccionar, pero la policía acabó localizándolo y cuando le preguntaron por el motivo, dijo que en una ocasión yo había escrito algo contra la Legión… No recuerdo haber escrito jamás, ni para bien ni para mal, nada de la Legión, pero eso es secundario. El pobre tipo adiaba a alguien por haber escrito algo. Y ya está, tal vez por ahí se supuró la falta de cariño.

Aquel individuo “¿no foll… bien, cag…mal,  no se quería o estaba falto de cariño?” Se lo tengo que preguntar a mi amigo psiquiatra porque en la cicatriz no está escrito. Las trifulcas de cada día siempre nos ofrecen un abanico de posibilidades y está en nosotros elegir las menos dañinas, pero los hay que disfrutan martilleándose los dedos, o apagando un cigarrillo en la mano de otro, y contra eso no hay psiquiatra que valga. El que nace torcido vive torcido, torcido odia y torcido muere. Conozco a una que lleva toda su vida escupiendo al cielo -en la cara le cae-, siempre cabreada, amargada, contra la noche y el día… ¿Responder con crueldad y aplastar su  escasa autoestima? Ganas no faltan, pero cuando me encuentro con gente así, me acuerdo de mi amigo psiquiatra e intento justificar el odio que los oprime en alguno de los tres pilares frecuentes de los “piranoides”. En el caso de la amargada a la que he aludido, creo que se dan los tres, porque no se quiere, no se siente querida y su cara delataba que “no foll… bien y cag…mal”. Me esforcé por entenderla, aunque no pude quererla, ni poner remedio a las otras dos “limitciones”.

Con los años me está creciendo el ecologista que llevo dentro y estoy empezando a considerar que hay que proteger a todas las especies. Las mismas cucarachas deben de tener su cometido y las setas venenosas están ahí para algo, digo yo. ¿Por qué negar la existencia o desear mal a toda esa gente tan necesitada de cariño? Debe ser muy duro no quererse y saber que no te quieren. Y si encima “no foll… bien y cag…mal”…
_______________________________________________________________________



*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.

*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.






sábado, 7 de octubre de 2017

SON NOSOTROS

        La calma del encinar
        SON NOSOTROS

                              Tomás Martín Tamayo
                              tomasmartintamayo@gmail.com
                              Blog Cuentos del Día a Día


Tras las batallas del domingo, lunes, martes, miércoles…, en medio del silencio generalizado y cobarde, esta semana se oyó nítido el mensaje de G. Fernández Vara, pidiendo que no solo se hiciera recuento de las cargas policiales, sino también de las que la propia policía había recibido, vía insultos, empujones, escupitajos y golpes. Me pareció valiente que pusiera un punto de cordura en medio del alineamiento y  la sinrazón y acertado que apelara a la carne y a la sangre de policías y guardias civiles, con un toque de solidaridad castúa: “son nosotros”.  El PSOE había dado un nuevo giro y subiéndose al carro del estrafalario guion de los golpistas,  chapoteaba en las cargas policiales, aparcando el secesionismo, la arbitrariedad, la burla y la brutalidad de unas masas enardecidas desde las propias instituciones. Pretender con esos mimbres acorralar en el Congreso a la vicepresidenta es alinearse y entrar en el juego sucio de los golpistas. ¡Ay, Pedro Sánchez,  os habéis empeñado en perpetuar a Rajoy!

Vamos pasando de puntillas, como si nos llevaran de las bridas, de la raíz del conflicto, para detenernos en el recuento de los palos, ficticios y reales, que se dieron, porque la Generalitat, desasistida de vergüenza y dignidad institucional, daba un “parte de guerra” con más de ochocientos heridos, ocultando que solo dos habían sido hospitalizados. De los policías y guardias civiles ni una palabra, al enemigo ni agua… ¡Qué pena de institución, metida hasta las entrañas en el fango de la mentira y la arbitrariedad! Esos policías y guardias civiles cumplían órdenes judiciales y, por los resultados reales, es evidente que lo hicieron con mesura porque incluso evitaron el órdago de alguna víctima mortal, que parece que era el objetivo de algunos. Sí GFV, ellos “son nosotros” y, entre otras misiones, lo suyo es hacer efectivas las órdenes judiciales y restituir el orden, jugándose su propia integridad física.  

El 2 de julio de 1987, sobre las 14´30, cuatro reclusos de la prisión de Badajoz se amotinaron, exhibiendo tres pistolas. Retuvieron a varios funcionarios y trabajadores del Centro, abrieron las puertas de todos los módulos y lograron que un contingente importante de los reclusos más peligrosos  secundara su huida hacia ninguna parte. Exhibiendo las pistolas, con algún que otro tiro al aire, se hicieron con el control de la prisión y todos los intentos para que depusieran su actitud resultaron fallidos. Después de cada negociación se mostraban más seguros, exigentes y envalentonados. Yo mismo lo intenté, porque el cabecilla, Ruiz Santaella, era alumno mío, pero el resultado no fue diferente. Agotadas todas las fases para un entendimiento, porque las exigencias de los amotinados eran inviables,  enviaron a un cuerpo de elite, el UEI, (Unidad Especial de Intervención)  de la Guardia Civil que, con apenas una veintena de efectivos, haciendo gala de una efectividad admirable, resolvieron el conflicto. ¿Alguien cree que lo consiguieron contando chascarrillos o compartiendo una litrona con los amotinados? Esa fase ya había pasado. No se llamó al UEI para que se dedicaran al bla, bla, bla, sino para que resolvieran. Y resolvieron. Por cierto que Ruiz Santaella fue la única víctima mortal de su aventura suicida. ¿Alguien criticó a la UEI? Solo recibieron felicitaciones.  

 No se puede estar al mismo tiempo a favor de la legalidad y  en contra de sus consecuencias y, sin una estrategia electoral repugnante, no es decente dar oxígeno a unos golpistas a los que, supuestamente, se quiere doblegar. Ya está bien de hipocresías, enredos y disimulos tácticos.
________________________________________________________________________



*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.

*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.






sábado, 30 de septiembre de 2017

DE MAL EN PEOR

                               La calma del encinar
                       DE MAL EN PEOR
                    
                                         Tomás Martín Tamayo
                                         tomasmartintamayo@gmail.com
                                         Blog Cuentos del Día a Día


El lío de mañana tiene detrás unas siglas, CIU, y tres apellidos, Pujol, Mas y Puigdemont, aunque en los títulos de créditos de este sainete figuren muchos secundarios. En Cataluña descendieron de Tarradellas a Pujol -no me refiero a la estatura física- y sin salir del consorcio económico que fue CIU,  siguieron bajando hasta Mas y de Mas pasaron al no va menos de Puigdemont.  Ya deben andar buscando otro peor, aunque no es fácil encontrar a alguien “de la familia” con menos hechura para ponerlo al frente de la Generalitat. Debajo de las baldosas hay poco suelo. Como hasta Oriol Junqueras parece superior, en las manifestaciones de estos días algunos se han acordado de Pep Guardiola, con lo que la escalada hacia la cumbre de la idiocia parece garantizada.

Mañana acaba la etapa de un Puigdemont que está pidiendo que lo detengan para poder entrar en la historia como un Companys del siglo XXI. Toda su gloria la apuesta a pasar la noche en un cuartelillo y salir victimizado, compungido y con ojeras, mientras unos cuantos lo jalean en la puerta, abanicándolo con banderas de la república independiente de su casa…  ¡Que muevan las banderas con cuidado porque romperían el momento mágico si le vuelan el pelucón!

Mas es otra víctima de esta España que roba a Cataluña, cavernícola, franquista, llena de presos políticos, antidemocrática, con jueces y fiscales vendidos, que incluso tienen la osadía de exigirle que pague los más de cinco millones de euros que se gastó en un día de juerga. Si los hubiera fundido en una casa con lucecitas de colores en la puerta, lo entenderíamos mejor, porque los pecados de la carne están entre las debilidades de los mortales, pero él quiso hacerse un “gran capitán”, gastándolos en farolillos, papelinas y matasuegras. Ahora, como Lola Flores, quiere que le ayuden a pagar los platos rotos, después de arrogarse la gloria del aquel otro referéndum de “barrio sésamo”: “Yo soy el responsable de todo, no hay que buscar más culpables”. La Faraona acabó pagando, pero en lo de Mas caben componendas, recursos pactados, negociaciones y tantos “ya veremos” que no creo que pague nunca. ¡Hasta una multa de 40 euros que tengo del Ayuntamiento de Villanueva de la Serena, acabarán cobrándomela antes de que Mas suelte un céntimo!

Y hacia atrás nos encontramos a Pujol, el genial ideólogo intelectual de “España nos roba”, que con su CIU, ahora PDeCat, y su camada de pujolines acaparó talegas con los trinques del 3%, para poner  los huevos en el nido andorrano, según disponía “la madre superiora” del convento. Por ahí sigue el molt honorable  senyor  luciendo indignación, que en la cárcel ni está ni se le espera, hasta ahí podíamos llegar. ¡Qué gracia, que Podemos se alíe con el PDeCAT mientras censura al PSOE que hable con el PP! Genios iluminados.

Al final   la fiesta de mañana hay que pagarla, que después de la borrachera viene la resaca y me temo que harán una quita para que la paguemos entre todos los españoles, tal vez con la excepción de los propios catalanes, que en esto del dinero son muy mirados. ¡De esta juerga sacarán tajada, que nadie lo dude!

“¿Y esto quien lo paga?”, preguntó  asombrado Josep Pla, cuando vio el alumbrado público de  Nueva York. “Esto lo pagan incluso los que no tienen luz en su casa”, le respondieron. Pues eso.


sábado, 23 de septiembre de 2017

BUSCANDO UN MUERTO

                          La calma del encinar
                          BUSCANDO UN MUERTO

                                              Tomás Martín Tamayo
                                              tomasmartintamayo@gmail.com
                                              Blog Cuentos del Día a Día


He estado unos días aislado, física y mentalmente, y al volver un amigo me pone frente al desasosiego de los acontecimientos de una forma muy efectiva y resumida: “Deberías haberte quedado donde estabas”. Pero  uno no puede quedarse indefinidamente en la contemplación de las flores de cactus y, como en el tango, “siempre se vuelve al primer amor”. Me fui con el aberrante disparate de Cataluña y al volver me encuentro con un centenar de energúmenos que, en defensa de su chistoso concepto de la democracia, impiden a la policía cumplir con el mandato judicial de entrar en la  sede/cochiquera de unos pocos, la CUP o parecido, que son los que llevan el timón del independentismo en la sufrida Cataluña. ¿Y Puigdemond? Está colocándose el peluquín para salir más bonito. Todos están buscando un muerto para victimizarse.

 España está en las portadas del mundo por esta “crónica de un golpe de estado anunciado”, como México, lindo y querido, lo está por el nuevo cataclismo surgido de sus entrañas. La diferencia es que el seísmo dio su zarpazo sin avisar, en el mismo sitio y a la misma hora, 32 años después de aquel otro que se llevó a 10.000 víctimas, mientras que los chulapones del golpismo catalán, los ideólogos del viejo fascismo, hoy, todavía, siguen libres, anunciando sus propósitos golpistas, amparándose en la protección de unas leyes que desprecian y quieren pisotear, pero viviendo como dictadores africanos con nuestro dinero. No establezco comparación alguna, es solo temporal, entre un seísmo y otro, pero repugna más la soberbia y altanería de unos tiparracos que juegan descaradamente con las bases fundamentales de nuestro sistema y, al mismo tiempo que desprecian al Tribunal Supremo o Constitucional, acuden a su amparo para que protejan su derecho a dar un golpe de estado. ¿Se puede tener más cara y ser más sinvergüenzas? Pues ahí tenemos a los tribunales estudiando sus demandas.

 ¿Somos unos locos o somos unos locos? Somos unos gilipollas. España, con tantas garantías y proteccionismos, es “Gilipollandia”, un país tan tolerante con los delincuentes de altura y pedigrí, que es capaz de soportar años y años que una comunidad se vea pisoteada y en el desgobierno absoluto por una banda que, después de dedicarse al trinque más descarado, todavía se cabrean porque no los dejamos separarse para poder trincar más. A río revuelto, ganancia de pescadores.  El molt honorable Pujol  y su banda siguen en la calle y protestando indignados porque, pobrecitos, la pérfida España no los deja poner fronteras en lo que creen que es su cortijo. ¿Y a Mas, el otro que tal, le han incautado ya sus propiedades? Ay que me da la risa.

Cataluña lleva muchos años chapoteando en el fango y desasosiego que unos desalmados imponen desde las instituciones, con la colaboración necesaria de otros, tan desalmados como ellos, que al socaire de un estrafalario “derecho a decidir”, son capaces de alinearse hasta con el expeditivo recurso del tiro en la nuca, que no deja de ser también un derecho a decidir del pistolero. Y hablando de los que hablan, no olvidemos a los que callan. ¿Dónde están los pio, pio de las comunidades autónomas, los intelectuales, universidades, las altas cabezas pensantes, alcaldes de capitales, presidentes de diputaciones y todos esos “pepitos grillos” que saltan sobre cualquier ñoñería de la actualidad para lucir palmito y decir “aquí estoy yo”?

Con todo, sigo en el tango: “hoy guardo escondida/ una esperanza humilde/ que es toda la fortuna/ de mi corazón”.




sábado, 16 de septiembre de 2017

EL TÚNEL DE MIRAVETE

                          La calma del encinar
                          EL TÚNEL DE MIRAVETE

                                                Tomás Martín Tamayo
                                                tomasmartintamayo@gmail.com
                                                Blog Cuentos del Día a Día

Hace años escribí que el túnel de Miravete es la frontera entre lo excelso y la mediocridad, porque todo depende de en qué lado del túnel se esté. Si en la parte interior se escribe una novela, pongamos “Aunque sean soberanos los empeños” de Agustín Muñoz Sanz,  “Sin raíces” de Víctor Chamorro o “La agonía del búho chico” de  Justo Vila, como lo han hecho en este coto provinciano que es Extremadura,  apenas trasciende, el eco es mínimo, se ignora incluso entre sus vecinos y en la mayoría de nuestros medios de comunicación. Y a Dios pongo por testigo de que sé de lo que hablo y que no lo hago por mí, que también podría.

Han pasado años, pero la situación sigue siendo la misma y aunque la referencia hizo fortuna en su día, porque son muchos los que acuden a ella y señalan al túnel como frontera, tampoco faltaron papanatas que se sintieron aludidos  porque ellos estaban en  la pomada de manigeros y no podían aceptar que lo que hacían aquí tuviera menos repercusión que lo de la otra parte del túnel.

¿Estoy diciendo que para triunfar en cualquier disciplina es necesario salir de Extremadura? Mejor sí, así lo creo. Desde aquí dentro, salvo la honrosa excepción del dramaturgo Manuel Martínez Mediero, que logró catapultar su obra sin salir de Extremadura, es prácticamente imposible trascender porque incluso nosotros mismos reservamos las alabanzas hacia todo lo que llega de  fuera. Ya se sabe, del túnel para allá, hasta Mozart suena mejor.  Hoy, como excepción puntual, me permito señalar a Jesús Sánchez Adalid, aunque mejor le iría si hubiera dejado el túnel atrás.

Muchos de los  prohombres del panorama literario actual lo son porque están al otro lado. Landero, Cercas  o Carrasco (“Intemperie”, qué maravilla), son lo que son por méritos propios, pero también porque respiran otros aires. Que nadie crea que resto méritos a sus obras, sé que fuera no atan los perros con longanizas y que si no hay un sustento de calidad no se llega pero ¿es suficiente la calidad para triunfar desde Extremadura? ¿Con esas mismas obras hubieran llegado desde aquí? He ahí un dilema doble que yo creo resuelto: No y no.

Desde aquí, por referirme solo a los poetas, incluso los mejores, como Jesús Delgado Valhondo, Lencero, Pacheco, Álvarez Buiza, Ada Salas Plácido Ramírez, Sánchez Pascual, Pérez Walias, Santiago Corchete, Féliz Morillón, José Iglesias Benítez, Daniel Casado…  pasan de puntillas y a  nadie se le ocurriría proponerlos para un reconocimiento tipo “Premio Cervantes”. Y creo que solo Valhondo y Pacheco tienen la Medalla de Extremadura, un galardón que desde que se abrió a propuestas dispares  y de coleguitas, cada día se devalúa más. A este paso el mérito va a consistir en no tenerla.

  Nosotros aplaudimos lo que se aplaude fuera y despreciamos  la obra silenciosa que se hace en esta parte del túnel. Si son vecinos o gente que se toma la caña a nuestro lado… ¡Poquita cosa! Somos muy papanatas y nos dejamos deslumbrar por la cohetería que nos llega. ¡Pero si un alfeñique que vino de la nada, llegó a gobernarnos con Monago! Así nos va.

Algún día, si estoy de humor y viene al pelo, escribiré también de los columnistas extremeños, que esa es otra. Como dice Bart Simpson: “No prometo prometerte que te lo prometeré ahora, pero prometo prometerte que te lo prometeré algún día”. Ese día no ha llegado.




sábado, 9 de septiembre de 2017

CULTURA Y LENOCINIO

                         La calma del encinar
                         CULTURA Y LENOCINIO

                                                        Tomás Martín Tamayo
                                                        tomasmartintamayo@gmail.com
                                                        Blog Cuentos del Día a Día

No creo que nadie preocupado, relacionado o involucrado en la Cultura pueda sentirse satisfecho con nuestra penosa situación actual, porque en ella estancarse es retroceder y, desde luego, este puede ser uno de los momentos culturalmente más sombríos de la etapa democrática. Como si la Cultura fuese una de esas asignaturas consideradas “marías”, la asumió el propio presidente de la Junta que, si con los líos de partido en los que lleva  casi toda la legislatura, apenas tiene tiempo para serenarse, al becerrillo de la Cultura no le da ni un capotazo. Es que ni para disimular. Si el gobierno de la Junta está casi ausente, el consejero de Cultura es que no está de ninguna forma. Ni se le espera. Vara debería quererse menos y cesarse de inmediato.

 No digo que el presidente sea un hombre inculto, pero desde luego en su mundo no está la Cultura ni la Cultura está en su mundo.  ¿Que por qué? No lo sé. Guillermo Fernández Vara es un hombre de alta complejidad, al que hace mucho dejé de traducir porque el bucle de sus piruetas mentales es excesivo para mí simplicidad. Y me mareo. No entendí, no entiendo ni entenderé jamás la doble personalidad y ser diferente dependiendo de si se está en la oposición o en el poder. Sencillamente, con Vara me quedo en el vacío, en la nada metafísica, en la superficie de una profundidad que se me escapa porque, como la línea del horizonte, se aleja si me acerco. Amén.
 
Pero aunque ponga punto y aparte, es un amén de punto y seguido porque se detectan sarpullidos, añoranzas en los  antaño visitadores de mancebías culturales, aquellos que se creían propietarios de la cosa  porque durante un tiempo la administraron con la misma prepotencia que una madama de lenocinio.  Para ellos no hubo ni hay antes y después, porque  toda la gloria quedó en el paréntesis de su paso efímero por una cultureta bien amañada entre amigos, siempre prestos a mojar en el generoso puchero de sus mecenas particulares. Mecenas que disparaban generosamente con nuestra pólvora, claro. Algunos demostraron cierta vergüenza y después de los días al sol pasaron a la sombra sin ruido, pero los cebollinos presuntuosos, los junta letras engominados e incapaces de levantar la vista de su ombligo,  siguen de guardia y andan quejosos porque se ponen la mano detrás de las orejas y solo oyen el ruido de sus tripas. Pero como todo no puede ser malo en todo, la crisis sopló los jaramagos de tanta pobreza intelectual, de tanta pitanza pringosa y hemos de reconocer -¡vaya mérito!- que entre la penuria de hoy y la de los chupópteros ripiosos de ayer algo hemos ganado porque, además de perderlos de vista, hemos dejado de alimentarlos. A ellos y a sus tristes egos. ¡Que sigan rezando al que los puso y maldiciendo al que los quitó, pero que no vuelvan a poner su zarpa en la Cultura! Les va mejor llorar y manifestar su resentimiento.

En la Cultura siempre hay espacios vacíos y medio llenos, porque el presupuesto nunca es generoso y dinamizarla cuesta mucho dinero. Un dinero que no tenemos porque hay sectores más urgentes y prioritarios. Es difícil torear un morlaco tan diverso y resabiado, pero mejor es no perder la esperanza y creer que después de este tiempo, ciertamente sombrío, lo que llegue será mejor. A peor es difícil.
_____________________________________________________________________________
*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.

*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.


sábado, 2 de septiembre de 2017

GESTOS

                           La calma del encinar
                           GESTOS

                                                        Tomás Martín Tamayo
                                                         tomasmartintamayo@gmail.com
                                                         Blog Cuentos del Día a Día

Necesito abrazar a un musulmán”, afirmó Javier Martínez, el padre del niño de 3 años asesinado en La Rambla por el pirado de la furgoneta zigzagueante. Y para dar satisfacción a la necesidad, salió a la puerta de una mezquita y llevando del hombro al imán de Rubí, lo abrazó ante todos los medios. El imán lloraba tapándose la cara y el padre del niño lo consoló”. ¿Conmovedor? Para mí fue un gesto histriónico e innecesario por su exhibición pública. ¿Necesitaba abrazar a un musulmán y, además, necesitaba hacerlo de forma tan  ostensiblemente pública? ¿Un abrazo para que se viera? ¿No servía un abrazo sentido en la intimidad? Entiendo que el dolor puede entorpecer el juicio y empujar hacia estos gestos que lo único que delatan es cierto desajuste emocional. Su buenismo llegó hasta sentirse “solidario con el dolor de los familiares de los terroristas”, recordando agradecido las llamadas de varios alcaldes y de la Casa Real, porque “somos muy, muy, muy, muy personas” (¿?). Después quiso conocer a la forense que había atendido a su hijo: “Que sepas que acabas de hacerle la autopsia a un ángel”. Gestos. Gestos que no censuro, pero que tampoco entiendo, aunque imagino que ese señor estaba roto de dolor. Nuestra educación es expansiva en la gestualidad y quién sabe lo que hay detrás de cada gesto. No somos ingleses.

 Tiberio decretó el destierro de dos senadores porque habían osado interpretar sus gestos: “Solo yo puedo interpretarlos”. Uno de ellos había ido a pedirle clemencia para un hermano que, como recaudador, había “distraído” parte de los impuestos. El senador se comprometió a devolverle al emperador el triple de lo robado por su hermano y Tiberio, benévolo y paternal,  asintió con la cabeza y lo llevó del brazo hasta la puerta. El senador interpretó el gesto como un perdón y fue hasta la casa de su hermano para darle la buena nueva, pero al llegar vio su cabeza clavada en el dintel de la puerta. “Tu hermano era un ladrón y tú un temerario por atreverte a interpretarme, porque el mismo gesto puede indicar una cosa o la contraria, según me parezca”. El atrevimiento le costó el destierro.

¿Cómo interpretamos el gesto del rey, asistiendo a la primera manifestación en la que participa la Corona? ¿Por qué ahora y por qué en Cataluña? Ha habido actos terroristas con casi doscientas víctimas y, aunque nunca faltó la solidaridad de la Casa Real, a la hora de las manifestaciones siempre permaneció al margen. Al respecto, dos preguntas: ¿Hubiera asistido si la manifestación es en Cáceres o Toledo? Una vez inaugurado el ciclo, ¿asistirá el rey a las manifestaciones futuras? Eso apretará mucho su agenda y su tiempo para los imprevistos.

¿Y el gesto de Rajoy, supuestamente serio, cuando afirma con rotundidad que no habrá referéndum en Cataluña? ¿Indica que no habrá referéndum o con su negativa está afirmando que puede haberlo porque, en no pocas ocasiones, sus negativas son afirmaciones y sus afirmaciones, negativas? Como Tiberio, solo él puede saberlo.

Otro gesto difícil de entender es el de los aprovechados que, al socaire de una manifestación contra el terrorismo, sacan sus bravatas separatistas, porque les importan menos las víctimas que sus delirios.

Tiberio llevaba razón, los gestos no son interpretables y en el circo,  el mismo movimiento de cabeza puede indicar muerte o perdón. “Eso es según”, decía Machaquito cuando se le ponía en una encrucijada.
 __________________________________________________________________________



*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.

*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.